El silencio, la tranquilidad y la paz que por estos días se puede sentir en el Parque Nacional Natural Tayrona ha impulsado a salir a la fauna silvestre que habita en este mágico lugar. 

Sin temor, los animales retornan a los árboles, el mar, las plantas. Luego de nueve días de cierre temporal para los visitantes y la prestación de servicios ecoturísticos, esta área natural ha logrado realmente respirar, luego del gran flujo de turistas que recibió entre diciembre y enero. 

Le sugerimos: Lagarto más pequeño del mundo fue avistado en el Parque Nacional Natural Tayrona

Producto de esa calma varias especies se han dejado ver por parte de los guardaparques. Un mono aullador, dos caimanes aguja y un oso perezoso han sido sólo algunos.  


El Parque Nacional Natural Tayrona es una de las pocas zonas del Caribe colombiano en donde todavía es posible observar al  caimán aguja. Foto: Parques Nacionales Naturales. 

Adicionalmente, los guardianes de esta área protegida han aprovechado el cierre para realizar diferentes actividades, entre las que se encuentran la instalación de cámaras trampa en sectores como Bahía Concha y Gayraca para el monitoreo de medianos y grandes mamíferos. 

Le recomendamos: ¡Nacen más de 60 tortugas carey en el Tayrona!

De igual manera, en Gayraca se han realizado jornadas de toma de datos para el proyecto “Sucesión vegetal en bosque seco”, llevado a cabo con el apoyo de la Universidad del Magdalena.


Los guardaparques adelantan labores de monitoreo de varias especies en esta área protegida en pro de emprender estrategias de conservación. Foto: Parques Nacionales Naturales. 

Por otro lado, Orlando Molano, director de Parques Nacionales Naturales, se reunió con el equipo del área con el fin de buscar cómo mejorar los diferentes procesos llevados a cabo para la protección y conservación del parque, así como para escucharlos y conversar con ellos sobre cómo adecuar sus instalaciones y reconstruir un esquema de trabajo que permita mejorar sus condiciones laborales y su calidad de vida.

Le puede interesar: El Parque Tayrona cerrará sus puertas en febrero, junio y octubre

Los pueblos indígenas que habitan en esta región también han aprovechado "el descanso" que les ha dado el turismo para realizar sus pagamentos y trabajos tradicionales en sus sitios sagrados en pro de proteger cultural y ambientalmente el territorio, a partir de la sabiduría ancestral impartida por los Mamos de la Sierra Nevada de Santa Marta.


Los cuatro pueblos indígenas (arhuacos, wiwas, kogis y kankuamos) que viven en la Sierra Nevada de Santa Marta aprovechan por estos días el cierre al tursmo del Parque Tayrona para realizar sus pagamentos en sus sitios sagrados. Foto: Parques Nacionales Naturales. 

Desde Parques Nacionales Naturales recordaron que el Parque Tayrona permanecerá cerrado al público y a los prestadores de servicios ecoturísticos hasta el próximo 15 de febrero. La entidad también resaltó que en el marco de la estrategia #RespiraTayrona se tenían previstos dos cierres temporales más: del 1 al 15 de junio y del 19 de octubre al 2 de noviembre.

Lea también: Recuperan predio de la Nación que había sido invadido ilegalmente en el Tayrona

Esta campaña fue concertada entre Parques Nacionales y los cuatro pueblos indígenas (Kogui, Wiwa, Arhuaco y Kankuamo) pertenecientes a la Sierra Nevada de Santa Marta, cuyo objetivo está encaminado a darle un respiro a la biodiversidad presente en esta área protegida, a permitir la regeneración de los procesos naturales de las playas, de los ecosistemas y de las especies que habitan allí, así como para realizar los procesos culturales de limpieza, sanación y protección ambiental y espiritual.

Esta también es una oportunidad para que Parques Nacionales, los prestadores de servicios ecoturisticos, los pueblos indígenas y los gremios dialoguen, en aras de la mejora continua de los servicios y las actividades ecoturísticas enfocadas a la conservación del parque.


El Parque Tayrona es una de las maravillas naturales con las que cuenta Colombia. Foto: Parques Nacionales Naturales. 

De esta manera, se busca la recuperación natural de esta área protegida creada en 1964 y conformada por 15.000 hectáreas, que alberga 59 especies de mamíferos, 396 aves y varios reptiles como cuatro especies de tortugas marinas (Caretta caretta, Chelonia mydas, Eretmochelys imbricata y Dermochelys coriacea), una serpiente (Boa constrictor) y caimanes aguja (Crocodylus acutus), siendo la del Parque una de las pocas poblaciones presentes en el Caribe colombiano.


En esta área protegida se reporta la presencia de 59 especies de mamíferos, entre los cuales se encuentra el mono aullador, así como el armadillo, el venado colorado, el jaguar, el ocelote, el oso hormiguero, entre otros. Foto: Parques Nacionales Naturales.

Adicionalmente, es posible hallar más de 770 especies diferentes de plantas en los bosques secos, húmedos y nublados que hacen parte del parque. 

En la franja marítima de esta área protegida también se encuentran distribuidas más de 350 especies de algas, al igual que moluscos, crustáceos y corales


El Parque Tayrona se encuentra ubicado a 34 kilómetros de Santa Marta. Foto: Parques Nacionales Naturales.