Con el propósito de reducir las emisiones contaminantes y de gases de efecto invernadero, mejorar la calidad del aire y la salud de los colombianos, el Presidente Duque lanzó la Estrategia Nacional de Movilidad Eléctrica y Sostenible, con la que se incentivará el uso de vehículos de cero emisiones. 

Uno de los objetivos, según el gobierno, es incrementar las zonas con calidad de aire óptimas que cumplan con los estándares de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El Primer Mandatario sancionó la Ley 1964, de la cual fue coautor en el Congreso y a través de la cual se promueve el uso de vehículos eléctricos, con lo que se busca que cada vez sea mayor el número de colombianos que adquieran carros con estas características, pues además de ayudar a proteger el ambiente, tiene la posibilidad de acceder a algunos incentivos por la compra y tenencia del mismo. La norma está dirigida tanto a transporte público, como particular. 

Con esta Ley el Gobierno Nacional quiere posicionar a Colombia a la vanguardia del proceso que se viene desarrollando a nivel mundial. Esta es una visión de futuro que apunta a dejarle a nuestras generaciones futuras un aire sano y libre de contaminación. 

La Ley, que entró en vigencia el pasado 11 de julio, determina que, en un plazo de 12 meses, el Gobierno Nacional, los municipios de categoría 1 (con 700.001 hasta 2.000.000 habitantes) y los especiales, exceptuando a Tumaco y Buenaventura, deberán cumplir con una cuota del 30% de vehículos eléctricos que se compren o contraten anualmente.

Le puede interesar: Los 6 temas pendientes para lograr una verdadera movilidad sostenible

De igual forma, las ciudades que cuenten con sistemas masivos de transporte público deberán implementar políticas para garantizar un porcentaje de las flotas con automotores eléctricos. De hecho, la norma establece que para el 2025 el 10% de los vehículos debe cumplir con esta disposición, y para el 2035, el 100 % de la flota debe ser eléctrica.

Para facilitarles a los usuarios la carga de sus vehículos, en los tres años siguientes a la sanción de la Ley se deben garantizar, por lo menos cinco estaciones de carga rápida en los municipios de primera categoría y especiales.  En el caso de Bogotá, el número debe llegar mínimo a 20 estaciones de carga.

Lo que se espera es que los municipios cumplan con lo establecido en la Ley, pues así la oferta de vehículos eléctricos no sea alta, esto no los exime de cumplir con la disposición.

En el marco del lanzamiento de la iniciativa, el presidente Iván Duque, dijo que la meta es que en el año 2030 haya unos 600.000 vehículos eléctricos rodando por las carreteras del país. "Estas decisiones muestran como la transición hacia la movilidad eléctrica puede generar empleos, cadenas productivas y que la industria sea cada día más innovadora y creativa, pues se abre la posibilidad de que muchos emprendedores trabajen para habilitar puntos de carga en diferentes lugares", dijo el mandatario. 

Con este plan de movilidad eléctrica, manifestó Duque, las familias podrán tener un uso más racional y razonable de vehículo porque no tendrán restricciones de movilización en los espacios urbanos. 

Tanto el Gobierno, como el sector privado y el Congreso trabajan con la idea de mejorarles el aire a los colombianos. Frente a este tema, el presidente de la Andi, Bruce Mac Master, ha dicho que todo esto debe ir acompañado de los planes de chatarrización dado que el parque automotor en el país tiene un alto grado de obsolescencia. “Colombia tiene que hacer un trabajo especial porque se hace necesario sacar de las calles y las carreteras esos vehículos con muchos años de uso, para dar espacio a este nuevo parque”.

En el marco del lanzamiento de la política de Movilidad Eléctrica, Duque también destacó los avances registrados en materia de energías renovables no convencionales, al triplicar la capacidad en un año, a la vez que se han generado proyectos para que al año 2022 se superen las 1.400 megas instaladas. A su juicio, esto evidencia una armonía en materia ambiental. 

Estos son algunos de los beneficios por comprar carro eléctrico

1. El impuesto de vehículos automotores se liquidará sobre el 1 por ciento del valor comercial total del automotor eléctrico. Esta tarifa diferencial se encuentra por debajo de lo estipulado, en la medida en que la Ley 488 de 1998 establece que el impuesto de vehículos de combustibles se determina sobre la base de su valor comercial, así: hasta $20.000.000, 1,5%; más de $20.000.000 y hasta $45.000.000, 2,5%, y más de $45.000.000, 3,5%.

2. El Ministerio de Transporte, en un término de 6 meses, reglamentará los lineamientos para establecer un descuento para la revisión tecnicomecánica. 

3. El comprador tendrá un descuento del 10% en las primas del Seguro Obligatorio de Accidente de Tránsito (Soat).

Le recomendamos:  La carrera para usar energías más limpias en el transporte latinoamericano

4. La norma autoriza a las entidades territoriales a desarrollar, promover y ofertar esquemas de incentivos como descuentos en el registro o impuesto de los vehículos, tarifas diferenciales de parqueaderos o, incluso, exenciones tributarias.

5. Estos vehículos no tendrán ningún tipo de restricción a la circulación, como el pico y placa, el Día sin Carro, ni de tipo ambiental.

6. Estos carros tendrán lugares preferenciales de parqueo, debido a que la legislación ordena a las entidades públicas y los establecimientos comerciales deben determinar estos sitios de estacionamiento.