Antioquia es el cuarto departamento más afectado por la deforestación en Colombia, después de Caquetá, Guaviare y Meta. Según el Ideam, en 2017 concentró el 9,3 por ciento de la pérdida de bosque nacional, con más de 20.500 hectáreas arrasadas por la motosierra.

Aunque la cifra de deforestación en 2018 aún no es revelada, todo indica que Antioquia siguió en los primeros lugares. En los informes del Instituto del año pasado aparecieron ocho municipios antioqueños entre los más afectados por la tala indiscriminada: Segovia, Tarazá, Chigorodó, Mutatá, Murindó, Dabeiba, Frontino y El Bagre.

A diferencia de otros sitios del país, donde la deforestación es detonada por el acaparamiento de tierras y ganadería extensiva, en Antioquia el flagelo está ligado a la minería ilegal de oro, actividad que no solo acaba con la vida de los árboles sino que contamina cuerpos de agua, suelos y hasta la salud de las personas por el uso del mercurio.

Antioquia es el cuarto departamento más afectado por la deforestación en Colombia. La minería ilegal de oro es el principal motor de la pérdida de sus bosques. Foto: Séptima División del Ejército Nacional

Un estudio de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito y el gobierno, indicó que de las 83.620 hectáreas con explotación de oro de aluvión identificadas en 2016 en el país, más de 30.900 hectáreas hicieron parte del territorio antioqueño (37 por ciento del total), cifra que lo convierte en el segundo departamento minero después de Chocó.

Sin embargo, según el informe, Antioquia aporta 41% de la producción nacional de oro, es decir el líder absoluto en el territorio tricolor.

Cálculos de la Dirección de Carabineros arrojaron que para sacar un gramo de oro es necesaria la participación de cuatro personas y una retroexcavadora, para así remover seis toneladas de suelo con bosque y construir una piscina artificial. Allí aplican 1.000 litros de agua por segundo y cinco gramos de mercurio. Pero en Antioquia, esta cantidad puede llegar hasta los 10 gramos de mercurio para sacar un gramo de la pepa dorada.

Garrote a la ilegalidad

Con el fin de controlar esta hecatombe ambiental causada por la minería, la Séptima División  del Ejército Nacional adelantó una operación militar contra las mafias ilegales en el Bajo Cauca antioqueño.

Con el apoyo de la Armada Nacional, Fuerza Aérea, Policía y Fiscalía, tropas de la Séptima División desmantelaron un centro para la explotación ilícita de yacimientos mineros en el río Nechí, en territorio rural de los municipios de El Bagre y Nechí.

En nueve puntos estratégicos de la zona, las autoridades destruyeron siete excavadoras, seis dragas y tres motores dedicados a conseguir el oro en el río, material que según el Ejército está avaluado en más de $10.300 millones.

Inteligencia militar indicó que el grupo armado organizado conocido como Los Caparrapos estaba detrás de las operaciones. En el lugar se extraían al mes más de 20 kilos de oro, material que representaba ingresos criminales superiores a los $2.300 millones.

Aunque la operación militar no arrojó personas capturadas, el General Juan Carlos Ramírez Trujillo, Comandante de la Séptima División del Ejército, aseguró que fue un duro golpe a los  grupos armados organizados de El Bagre y Nechí. “Seguiremos neutralizando las rentas ilegales de la minería o explotación ilícita de yacimientos mineros. Más de 100 veredas de la zona están siendo influenciadas por este delito, que genera mayores rentas para los bandidos que las del narcotráfico”.

Grupo armado organizado conocido como Los Caparrapos estaba detrás de las operaciones mineras en zona rural de El Bagre y Nechí en Antioquia. Foto: Séptima División del Ejército Nacional

Este punto de minería ilegal afectó más de 430 hectáreas de la zona, entre  fuentes hídricas, flora, fauna y bosque, cuya recuperación tendría un valor superior a los $43.000 millones, debido al uso indiscriminado de maquinaria e insumos químicos como cianuro y mercurio.

Por su parte, la Fuerza Aérea Colombiana informó por medio de aeronaves del Comando Aéreo de Combate No. 5 fue posible dar con la ubicación de la maquinaria usada para esta actividad ilícita en el área del río Nechí, el más caudaloso del departamento de Antioquia.

En 2018, la Séptima División realizó siete operaciones militares en el Bajo Cauca antioqueño, con resultados la captura de 71 personas y el hallazgo de 16 retroexcavadoras, 15 dragas y 18 motores.

Entre tanto, la Brigada Contra la Minería Ilegal del Ejército Nacional realizó 23 operativos de control a la minería ilegal en todo el país el año pasado, de los cuales tres fueron en los municipios de El Bagre, Nechí y Buritica.

*Este es un producto periodístico de la Gran Alianza contra la Deforestación. Una iniciativa de Semana, el MADS y el Gobierno de Noruega que promueve el interés y seguimiento de la opinión pública nacional y local sobre la problemática de la deforestación y las acciones para controlarla y disminuirla.