Con una original marcha de frutas y verduras frente a la sucursal de la  cadena minorista más grande del país, ubicada en la Calle 134, en Bogotá, la ONG ambientalista Greenpeace instó a la compañía a que se comprometa a eliminar los plásticos innecesarios en frutas y verduras y a que, de manera progresiva, también comience a descartar los plásticos de un solo uso de toda la cadena. 

En el marco de la movilización, los manifestantes le han pedido a la empresa que tomen acciones puntuales y concretas para la eliminación y reducción de estos materiales que tanto daño le hacen al medio ambiente y al planeta. 

Le recomendamos: Inicia el fin de los plásticos de un solo uso 170 países acuerdan reducir su consumo

La crisis causada por la contaminación plástica es cada vez más grave en todo el mundo, y Colombia no está exenta. En promedio, cada ciudadano habrá producido 1,8 toneladas de residuos plásticos a sus 75 años. Éxito tiene en sus manos la oportunidad de ser pionera y ayudar a que ese número disminuya”, manifiesta Tatiana Céspedes, de la campaña Mejor sin plásticos de Greenpeace Colombia. 

Foto: Greenpeace

“No es suficiente disminuir pitillos y bolsas cuando alimentos frescos que tienen cáscaras naturales siguen siendo empacados con plásticos innecesarios que serán desechados casi de inmediato. Por eso, hacemos el llamado a la compañía a sacar de la venta frutas y verduras envueltas en plástico y presentar un plan progresivo de eliminación de plásticos de un solo uso en toda la cadena”, agrega la vocera.

Alto consumo de plástico en Colombia

De acuerdo con datos de la misma ONG, en el país hay un consumo aproximado de 24 kilos de plásticos per cápita al año y los de uso único corresponden aproximadamente al 56% del consumo total. 

Se prevé que a fines de 2019, a nivel mundial, la producción y la quema de plásticos emitirán tantos gases de efecto invernadero como casi 200 centrales de carbón y, además, se estima que para 2050 habrá 12 mil millones de toneladas de residuos plásticos en entornos naturales. 

En este contexto de crisis por la contaminación plástica, la ONG ambientalista asegura que los supermercados tienen un lugar privilegiado para demostrar su liderazgo en la lucha contra los plásticos al reducir la huella plástica en sus propios productos y así influir en otros proveedores.

Ya son más de cien mil colombianos quienes nos están acompañando en este enorme esfuerzo por cuidar a nuestro país de los efectos del plástico. Ahora, es Éxito quien tiene en sus manos la oportunidad histórica de dar pasos claros y concretos contra la contaminación”, puntualiza Céspedes.

Foto: Greenpeace

Que el mundo reduzca el uso de plásticos es una de las preocupaciones de esta ONG ambientalista. Recientemente advirtió sobre las mal llamadas soluciones anunciadas por empresas multinacionales para enfrentar la crisis de que se está generando por la contaminación plástica. En su concepto, las propuestas de pasar a empaques de a papel o "bioplásticos" o adoptar el reciclaje químico no eliminan los envases de un solo uso ni hacen foco en la reutilización, asegura.

"A pesar de la evidencia científica sobre el daño irreversible que el plástico puede causar a nuestro medioambiente y a nuestras comunidades, se prevé que la producción de plástico aumente drásticamente en los próximos años", manifiesta Céspedes.

le sugerimos: Cada semana los humanos ingieren el plástico equivalente a una tarjeta de crédito

 Las compañías multinacionales continúan promoviendo supuestas alternativas sostenibles que en realidad ejercen presión sobre bosques y tierras agrícolas. Para resolver la crisis de la contaminación plástica, las compañías deben repensar cómo entregan los productos a los consumidores e invertir significativamente en sistemas reutilizables y recargables”.

Asegura, que las empresas han ocultado los verdaderos impactos de los empaques detrás de términos de marketing confusos, lenguaje de sostenibilidad y alianzas industriales, con la esperanza de que los consumidores continúen creyendo la falsa promesa de que el plástico puede mejorarse. “Estas afirmaciones engañosas de que un producto es compostable, biodegradable o hecho de plantas, no significan que el producto sea bueno para el medio ambiente o que reduzca la contaminación plástica”, concluye.