;
DW

El mensaje de Greta Thunberg fue contundante e iba dirigido al Ejecutivo de la canciller alemana, Ángela Merkel, que ha retrasado hasta 2038 el cierre de la última mina de carbón de ese país, pese a lo altamente contaminante que es producir este tipo de energía.

De esta manera, la activista sueca se sumó a la masiva iniciativa popular que desde hace años trata de cerrar la mina a cielo abierto de Hambach, en el estado federado de Renania del Norte-Westfalia, considerada una de las tres más contaminantes de Europa.

Le puede interesar: 

"El tiempo se nos viene encima y los gobernantes siguen decepcionándonos", aseguró Thunberg, la promotora de las huelgas estudiantiles de los viernes en todo el mundo. "Ha sido muy impactante, muy desolador y me hace sentirme triste", agregó Greta tras su visita. 

Siguiendo el consejo de expertos, Thunberg agregó que Alemania debería dejar de emplear carbón en su "mix", una de sus principales fuentes de energía en la actualidad, pese al repunte de las renovables, ya que se ha reducido notablemente la nuclear de cara al "apagón" previsto para 2021.

Le sugerimos: Greta Thunberg, la joven ambientalista, se entrevistó con el papa Francisco

La adolescente tiene previsto partir la semana que viene hacia la cumbre del clima de Nueva York en un velero neutral en materia de emisiones contaminantes, ya que se negaba a viajar en avión por el CO2 que produce.