;
DW

Tras los extremos tsunamis ocasionados por terremotos desencadenados en el océano Índico en 2004 y en Japón en 2011, una serie de películas de desastres como Lo imposible ha representado al fin del mundo a través de escenarios de oleajes apocalípticos.

Este temor a las "grandes aguas”, en el lenguaje del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se reavivó esta semana a causa del tsunami, que hasta ahora ha matado a aproximadamente 1.350 personas en Indonesia.

Unas semanas antes de este último desastre, un grupo de científicos predijeron que los impactos de los tsunamis empeorarían debido al aumento del nivel del mar, relacionado con el cambio climático.

Le puede interesar: Los insectos hambrientos dañarán más los cultivos por el cambio climático

"Nuestra investigación muestra que el aumento del nivel del mar incrementa significativamente el peligro de tsunami, ello significa que tsunamis más pequeños en el futuro podrán tener los mismos impactos adversos que los grandes tsunamis de hoy”, dijo a DW Robert Weiss, profesor asociado del departamento de Geociencias en el Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia, de Estados Unidos.

Weiss fue uno de autores de un estudio, publicado en Science Advances en septiembre de 2018, que, de manera un tanto profética, observó los impactos del tsunami en un mundo donde el nivel del mar está en aumento.

"Un tsunami como el que se originó el viernes en Palu, dentro de 50 años sería peor, porque los niveles del mar están aumentando en esa parte del mundo. Es un área bastante llana, y es probable que ya haya empezado a experimentar un incremento en las inundaciones”, dijo Adam Switzer a DW. Switzer es profesor asociado del Observatorio de la Tierra de Singapur y coautor del estudio titulado Un modesto aumento de 0,5m del nivel del mar duplicará el riesgo de tsunami en Macao.

Así quedó Palu, en Indonesia, luego del terremoto y el tsunami.
Así quedó Palu, en Indonesia, luego del terremoto y el tsunami. Foto: Reuters vía DW.

Conexión con el clima

Durante mucho tiempo, los científicos asumieron que los tsunamis y el aumento de los niveles del mar eran fenómenos completamente separados.

A pesar de monitorear cómo el aumento de los niveles del mar causará inundaciones en las comunidades costeras a causa de las tormentas, especialmente en países insulares de baja altitud, como las Islas Salomón, pocos han intentado entender cómo este síntoma del cambio climático podría exacerbar condiciones climáticas extremas y desastres naturales.

"Realmente queremos ver los extremos”, dijo Switzer, "los peores escenarios”. Usando modelación por computadora de vanguardia que, según Weiss, no estaba disponible cinco años atrás, esta investigación analiza los impactos del tsunami en oleajes extremos.

En ese sentido, ciudades costeras como Macao en China, que están consideradas "seguras ante tsunamis”, no lo serían ya en el futuro si las predicciones del aumento del nivel del mar se mantienen.

"Las áreas que son consideradas como seguras ante tsunamis y que requieren de un tsunami de 2 a 3 metros para inundarse, necesitarán ahora un tsunami de 1.5 a 2 metros”, indicó Switzer.

Tareas de rescate luego del terremoto en Palu, Indonesia.
Tareas de rescate luego del terremoto en Palu, Indonesia. Foto: alliance vía DW.

El peor de los escenarios

El problema se exacerbará aún más, ya que ahora se ha pronosticado que el incremento del nivel del mar será mucho mayor de lo previsto hasta el momento. "Lo que pensamos que era el peor de los casos hace cinco o diez años atrás, es ahora solo una predicción media”, dijo Weiss.

Un gran aumento del nivel del mar conllevará pequeños tsunamis que ocurrirán con mayor frecuencia, pero que serán más destructivos.

Según Weiss, los pequeños terremotos y tsunamis son mucho más frecuentes que el tipo de desastre masivo causado en 2011 por el tsunami Tohoku en Japón. Así, el tsunami desencadenado por el terremoto de magnitud 9.1 podría ser ocasionado por movimientos telúricos más leves en un planeta donde crece el nivel del mar.

Hoy, bastaría un terremoto de magnitud 8.6 para inundar Macao, pero en 50 años, el aumento del nivel del mar causado por el clima significa que un terremoto de 8.2, que es seis veces menos fuerte, inundaría la ciudad.

Como en la típica película de desastres ocasionados por el mar, donde enormes paredes de agua arrasan ciudades costeras, Macao es el tipo de megalópolis que sería más vulnerable en un mundo más caliente.

Indonesien nach dem Tsunami in Palu

Estados Unidos y Europa también vulnerables

A raíz del aumento del nivel del mar, las ciudades costeras podrían ser cada vez más vulnerables a tsunamis que se originan en regiones climáticas distantes. Esto se debe en parte a que los tsunamis pueden viajar a través de vastas áreas. En el 2011, el mega tsunami Tohoku viajó desde Japón hasta California en solo 10 horas a una velocidad de 7.000 kilómetros por hora, según Weiss.

El investigador de la Universidad de Virginia, procedente de Alemania, está empleando modelación por computadora para observar cómo un futuro tsunami podría impactar en California después de un terremoto en Alaska, por ejemplo, o cómo la costa atlántica podría ser inundada debido a gigantes tsunamis desencadenados en la placa tectónica de Groenlandia.

Oleajes de 10 metros, provocados por un tsunami en Groenlandia, podrían también alcanzar la costa de Francia en un último escenario, de acuerdo con Weiss.

Mitigando los impactos del tsunami

Gran parte de esta investigación va a contribuir en la construcción de apropiados sistemas de defensa costeros para proteger mejor a las ciudades y comunidades de los ciclones y las inundaciones. Pero dichas medidas tendrán poco efecto si el incremento del nivel del mar duplica, triplica o hasta cuadriplica la frecuencia e impacto de los tsunamis.

De ese modo, la mejor defensa contra este escenario apocalíptico será la mitigación del cambio climático.

"El aumento del nivel del mar es, en primer lugar, determinado por el uso de combustibles fósiles y nuestra continua producción de dióxido de carbono”, dijo Switzer. "No se pueden desvincular estas cosas; están todas relacionadas”.