Las apuestas por potenciar el turismo de naturaleza en Casanare comienzan a generar resultadosDurante los dos últimos años, según datos de la Cámara de Comercio de ese departamento, han llegado a este territorio alrededor de 3.000 viajeros, provenientes de países como Suiza, Holanda, Alemania, Inglaterra, España, Francia y Estados Unidos.

El trabajo conjunto de diversos actores para posicionar al departamento como nuevo destino para el desarrollo de este tipo de turismo, mediante un modelo de articulación y cooperación público – privada ofreciendo productos y servicios amigables con el ambiente, ha llamado la atención de los turistas provenientes del exterior.

Con un producto llamado Safari llanero, que recibe el apoyo de la Cooperación Suiza y el programa Colombia + Competitiva, la Cámara de Comercio de Casanare (CCC) y el Clúster de Turismo de Naturaleza de este departamento, trabajan para ofrecer un recorrido por los diferentes paisajes para realizar avistamiento de aves y fauna silvestre, tours ecológicos, cultura, música, gastronomía y viajes de aventura, complementados con un descanso amigable con el ambiente.  

Según Carlos Rojas Arenas, presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Casanare, analizaron los flujos turísticos y potenciales clientes internacionales, las tendencias de mercado donde el turista actual está buscando alternativas que permitan más contacto con la fauna silvestre en su hábitat natural y las culturas vivas. 

La actividad ganadera hace parte de la cultura llanera. Foto: Cámara de Comercio de Casanare

El proyecto, que se puso en marcha hace 18 meses, ha permitido tener una visión común entre los operadores, empresarios y entidades públicas y privadas. Actualmente, 50 empresas se benefician en los distintos eslabones de la cadena turística.

Planes de conservación

La estrategia se ha fundamentado en aumentar el número de áreas naturales que ponen en marcha acciones de conservación de la flora y fauna silvestre, que es la materia prima de esta experiencia.

Actualmente, el departamento cuenta para el proyecto con 30.000 hectáreas que corresponden a seis hatos o reservas de la sociedad civil incluidas. La meta para 2025 es llegar a 100.000 hectáreas con 20 hatos que ofrezcan conservación en el corredor turístico del Safari Llanero. Este destino busca posicionarse como la mayor área de reserva natural, la cual une la vida silvestre y la cultura llanera en una experiencia de turismo de naturaleza.

Las grandes áreas de tierra y la diversidad de aves y paisajes son una buena excusa para que los casañarenos trabajen en este tipo de iniciativas. Una de ellas se registra alrededor de los hatos, muchos de ellos convertido en reservas naturales operadas por la sociedad civil. Por ejemplo, en este plan se unieron los hatos Mata de Palma, Altamina y Montana y decidieron crear el Encanto de Guanapalo, una reserva natural con más de 9.000 hectáreas para explorar, aventurarse y descubrir especies de fauna y flora propias de la región en cientos de paisajes.

Los chigüiros son una de las especies más vistas en los llanos del Casanare. Foto: Pilar Mejía

También se creó un campamento operado por una agencia de viajes que, luego de establecer una alianza comercial con un operador local, le apostaron a la atracción de turistas extranjeros, principalmente, a los cuales les ofrecen experiencias como avistamiento de aves, expediciones y safari llanero, etc.

Su objetivo es llegarle al cliente con un producto especializado y, por ello, los hatos se acondicionaron y se articuló la oferta con los turoperadores locales.

Casanare no tiene parques naturales, pero es el departamento que posee más reservas naturales de la sociedad civil, según Parques Nacionales. El objetivo es que estas tengan una oferta turística. En este momento hay más de 40 reservas registradas en Casanare y otro número similar se encuentra en proceso, lo que permite acercarse a las 200.000 hectáreas de conservación privada.

Más viajeros

La apuesta del departamento, según datos de la Cámara de Comercio, es que al año 2025 lleguen 10.000 turistas internacionales, haya 20 turoperadores especializados y se cuente con 30 planes turísticos para ofrecerles a los viajeros; quienes cada vez valoran más el producto ofrecido por los casanareños. 

La llegada de turistas ha generado un aumento en la ocupación hotelera del departamento. Desde el cuarto trimestre de 2018 ha venido con una tendencia al alza. Para el tercer trimestre del presente año, este indicador repuntó a 51 por ciento, el más alto de los últimos años.

Los datos económicos generales que maneja la entidad indican que la economía de Casanare se encuentra en un estado saludable y en crecimiento, producto de la diversificación de actividades económicas a las que debieron ajustarse sus habitantes luego de la caída del negocio de hidrocarburos, que fue durante años el soporte económico.