;
DW

En el marco de Rusia 2018, la Fundación Konrad-Adenauer recuerda los retos climáticos mundiales. Una ‘competición‘ global en la que existe un solo ganador (el planeta) y en la que cada ‘gol‘ cuenta.

Además del Instituto Alexander von Humboldt de Colombia, la Fundación Konrad-Adenauer (KAS) también está aprovechando la celebración del Mundial de fútbol de Rusia 2018 para llevar a cabo una campaña de divulgación sobre los retos climáticos de los países participantes en este acontecimiento deportivo.

"Gran parte de nuestro trabajo es encontrar cada vez plataformas actuales para la transmisión de nuestros temas y los eventos como el Mundial de fútbol llegan a casi todas las personas”, explicó a DW Christian Hübner, director del Programa Regional de Seguridad Energética y Cambio Climático en América Latina

Puede leer: Pérdida de hielo en la Antártida se triplica en cinco años y aumenta peligrosamente el nivel del mar

Por este motivo, desde el inicio del Mundial y hasta su final, la KAS está llevando a cabo la campaña ‘Gol Climático‘ con la que se pretende dar a conocer los compromisos climáticos de los países latinoamericanos clasificados para tomar parte en la competición deportiva. "En el mes donde sólo se habla de fútbol, no quisimos que nuestros temas de trabajo sobre cambio climático y energía se quedaran atrás, por lo que adaptamos el lenguaje futbolístico a nuestros enfoques”, comentó. Así, mientras que "para los equipos, los goles son lo más importante para ganar los partidos, a nivel climático, los países se trazan metas o ‘goals‘ para cumplir con los compromisos del Acuerdo de París”, aclaró.

De este modo, la iniciativa pretende mostrar "los retos de la política sobre cambio climático en una manera entendible, actual y creativa”, teniendo en cuenta la implementación de los compromisos nacionales (NDCs, por sus siglas en inglés) anunciados en el acuerdo internacional. Para ello, se toman los datos que recopila sobre este tema el Climate Date Explorer del Instituto de Recursos Mundial.

No es la primera vez que la fundación alemana usa el marco de eventos deportivos para llevar a cabo actividades de difusión vinculadas a la sostenibilidad. En los pasados Juegos Paralímpicos de Río 2016, llevó a cabo un taller sobre las experiencias latinoamericanas con respecto a ciudades sostenibles y eventos para-deportivos "en el cuál se discutió cómo la implementación de los Juegos Paralímpicos significa una oportunidad para mejorar la infraestructura de las ciudades en beneficio de las personas con habilidades especiales”.

Asimismo, en el 2011, la organización presentó la publicación "Mega-eventos Sostenibles en Países en Desarrollo: Experiencias e insights en ciudades anfitrionas en Sudáfrica, India y Brasil".

Le sugerimos: La paradoja de los aires acondicionados: una tecnología para enfriar el ambiente que calienta el planeta

Un solo ganador: el planeta

En el caso del Mundial de Rusia, la KAS presenta, mediante gráficos comparativos, el objetivo general de mitigación de cada país cuantificados por toneladas de CO2 en porcentaje comparado a un año base. "Esta comparación no busca indicar qué país es mejor que otro, ya que depende de muchas variables, sobre todo de su responsabilidad histórica en cuanto a gases de efecto invernadero, tomando en cuenta el principio de responsabilidad compartida pero diferenciada”, recalcó Hübner.

La iniciativa deja fuera los objetivos de adaptación porque "no todos los países los han presentado y estos son menos cuantificables, ya que se tratan de medidas de acción”. No obstante, incluyen los "goles climáticos" de los contrincantes de los latinoamericanos en los partidos del Mundial de fútbol como Alemania, Japón, Bélgica, Suiza, Polonia, Arabia Saudita, Egipto, Rusia, Islandia, Dinamarca, Corea del Sur, Francia, Serbia, Croacia e Inglaterra.

Así, la campaña ‘Gol Climático‘ recuerda que mientras en el caso de la Unión Europea se presentó una meta conjunta en la que se compromete a una reducción del 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 en comparación con 1990, el equipo anfitrión, Rusia, tiene previsto limitar las emisiones al 70-75% de los niveles de 1990 para 2030.

Lea también: El llamado de auxilio de Tuvalu, la isla que está a punto de desaparecer por el cambio climático

En este sentido, destaca la eliminación de Alemania, que el pasado mes de junio anunció que no cumplirá con sus metas climáticas previstas para 2020. "Una coincidencia interesante”, apuntó el experto alemán, lamentando dicha noticia. No obstante, ello "no debe frenar a Alemania en su camino a largo plazo para reducir sus propias emisiones. Esto nos debe incentivar a trabajar más en la implementación de medidas de mitigación eficientes”, consideró.

Igualmente, el experto alentó a los países a cumplir con sus compromisos climáticos al margen de los resultados del evento deportivo.