Las tortugas gigantes de caparazón blando del Yangtzé son una especie en vías de extinción de la cual solo quedan 3; pues el pasado sábado murió en el zoológico Suzhou de China, la última hembra, que se estima tenía 90 años.

Expertos nacionales e internacionales intentaron realizar una inseminación artificial y 24 horas después de realizado el procedimiento el animal murió, sin que se conozcan aún las causas reales que motivaron su deceso; pues las valoraciones realizadas indicaban que se encontraba en un buen estado de salud.

La tortuga ya había intentado ser inseminada en cuatro oportunidades desde 2008, con el fin de preservar la especie; sin embargo, ninguna de ellas tuvo éxito.

Según información del periódico local Suzhou Daily, no se presentaron  complicaciones por el intento de inseminación artificial, por lo que se realizará una autopsia para determinar la causa de la muerte.

La misma publicación indicó que los expertos recolectaron muestras de tejido ovárico para guardarlo en nitrógeno líquido con el objetivo de seguir intentando salvar a la especie en el futuro.

Lea también: Tortuga gigante que se consideraba extinta hace 100 años fue encontrada en Ecuador

La organización Wildlife Conservations Society considera que la tortuga gigante de caparazón blando del Yangtzé es la especie de tortuga en peligro de extinción en mayor riesgo en el mundo, y su desaparición se debe a la caza y a la destrucción de su hábitat.

Solo hay tres animales vivos

Ahora solo quedan tres. En el mismo zoológico de Suzhou hay un macho y los otros dos viven en Vietnam, pero no ha sido posible determinar su género. Ambos habitan en la naturaleza, según un informe publicado por The New Yorker en el pasado mes de diciembre. En Vietnam vivió también otra hembra, que murió en 2016 y sus restos fueron embalsamados y puestos en un templo, pues se vincula simbólicamente con una leyenda que indica que ayudó a proteger al país de los invasores chinos.

Le puede interesar: Talleres para cuidar tortugas

La especie -cuyo nombre científico es Rafetus swinhoei, es una de las tortugas de agua dulce más grandes, puede vivir más de 160 años y tener de dos a tres camadas cada año. 

Una de las causas de su desaparición es que esta especie no fue incluida en la lista que el gobierno chino elaboró en 1989, de los animales en riesgo de extinción. La organización Wildlife Conservations Society considera que esta es la especie de tortuga con mayor riesgo extinción en el mundo, y su desaparición se debe principalmente a la caza y a la destrucción de su hábitat.