La Corporación Autónoma Regional (CAR) y la Universidad Manuela Beltrán realizarán los estudios de variabilidad genética en las poblaciones donde habita la especie Capitán de la Sabana (Eremophilus mutisii), endémica del altiplano Cundiboyacense, con el fin de evitar su extinción. 

Esta especie es reconocida también por ser parte de la historia de los años XX de la cuenca del río Bogotá y por ello lo que este acuerdo busca es lograr su conservación y posterior reproducción y reintroducción en los ecosistemas acuáticos que son su hábitat natural.

El pez Capitán de la Sabana es una especie nativa en estado de vulnerabilidad, según el libro rojo de peces de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y la resolución 1912-17 del Ministerio de Ambiente, y emblemático del río Bogotá.

La investigación científica, que se adelantará en el marco de este convenio, permitirá obtener información de gran importancia, a partir de la cual se establecerán los parámetros para la reproducción y posterior repoblamiento de la especie.

De acuerdo con los análisis, la pérdida de variabilidad genética puede producir problemas de endogamia, adaptabilidad y supervivencia de las poblaciones naturales de peces y los ecosistemas en general, conllevando a una mayor probabilidad de llevar a la especie a la extinción.

La conservación y posterior reproducción de esta especie hace parte fundamental dentro del proceso de recuperación de la vida acuática del río Bogotá. El proyecto para salvar salvarlo se estableció luego de que la Corporación formulara el Plan de conservación y manejo del Pez Capitán de la Sabana, en el que se diseñaron las estrategias para su conservación en la jurisdicción.