En el país el reciclaje sigue siendo una tarea pendiente. Las botellas PET que son empleadas para envasar agua, gaseosa y refrescos, entre otros productos, se han convertido en uno de los objetos de peor disposición, pues generalmente son tiradas a la basura, cuando en realidad pueden ser aprovechadas y entrar en un proceso de economía circular. 

En Colombia solo se recicla la tercera parte de la totalidad de las botellas que se consumen, de tal forma que de 10 de estas que salen al mercado, solo 2,5 o 3 se reciclan, una cifra muy baja. Por esta razón resulta imperioso incrementar el volumen de plástico dispuesto para el reciclaje, con el fin de que no termine tirado en los vertederos de basura, en lugares abiertos o en los mares. 

John Henry Villamizar, country Manager de Apropet, una de las empresas que se dedica a transformar las botellas de plástico en resina reciclable, asegura que la oferta no alcanza para cubrir la demanda generada por la compañías de alimentos y bebidas, que solicitan cubrir 49.000 toneladas de este material al año. 

Las dos empresas que se dedican a trabajar con el PET (Apropet y Enka), solo alcanzan a transformar 31.200 toneladas, 7.200 la primera y 24.000, la segunda, respectivamente, esto debido a que las tasas de recolección de este tipo de material en el territorio nacional son de apenas 30%. En México, por ejemplo, llegan a 60%. 

Le puede interesar: Reciclaje urge ampliar su implementación en Colombia

Este panorama se presenta porque en los hogares no se hace la labor de separación y si bien los recicladores hacen mucho de este trabajo, si los consumidores tomaran conciencia de la importancia de clasificar, sería más fácil llevar a cabo todo el proceso y se evitaría que alrededor de 105.000 toneladas de residuos PET terminaran en los basureros cada año.

Reciclar es un tema que nos favorece a todos. En la medida en que contribuyamos al reciclaje de los materiales, tendremos un medioambiente mejor y se podrán generar proyectos productivos de impacto social,  pero necesitamos que se cumpla la otra parte: disponer bien de los envases”, dice el directivo, para quien la prioridad debe ser aumentar el volumen de acopio, con el fin de que las empresas tengan mayor cantidad de materia prima para transformar. 

Apropet recoge en promedio al día 1,2 millones de botellas, evitando que estos productos vayan a parar a los rellenos sanitarios. Al mes son más o menos unos 42 millones de botellas. “Luego del proceso volvemos a hacer otra contribución importante, pues el PET reciclado genera menos emisiones de gases efecto invernadero”, manifiesta Villamizar. 

Le sugerimos: El 78 de los hogares colombianos no recicla Superservicios

Esta compañía, ubicada en Bogotá y que hace parte del Grupo San Miguel Industrias, conglomerado peruano fabricante de envases por medio de inyección y soplado, recibe en promedio 30 toneladas de botellas PET al día, de las cuales, luego de su proceso de transformación, son entregadas al mercado unas 24 toneladas.

Las empresas que utilizan el reciclado están muy unidas con aquellas que se encargan de transformar el PET, quienes trabajan de la mano con los recicladores, pero se requiere llegar a los consumidores. “La invitación es a que nos unamos porque esta parte de la cadena no tiene aún una interacción importante en este proceso y esto empieza desde cada uno. Es importante unir este eslabón de la cadena”. 

John Henry Villamizar, country Manager de Apropet

Para Villamizar, más allá de pensar en prohibir el plástico, es necesario ver de qué manera se hace mejor la disposición del mismo, pues en el caso de Apropet todo lo que llega a la planta es susceptible de ser reciclado.

Retos importantes del reciclaje

A su juicio, los retos que enfrenta el sector no son menores. Por un lado, está la informalidad, debido a que es una actividad en la que la mayoría de los recicladores son informales, lo cual dificulta los procesos directos con ellos, como, por ejemplo, los pagos. 

A esto se suma que no se cuenta con una tecnología muy eficiente que pueda hacer un negocio más rentable, la logística es costosa y difícil, y la tasa de recolección frente a las capacidades de los transformadores es menor. En el país se recogen en promedio 4.000 toneladas de PET reciclable al mes y las empresas que se dedican a esta actividad requieren más de 5.000. 

Le recomendamos: Crisis mundial por la basura solo el 16 de los desechos son reciclados

En los planes de Apropet está la expansión de su capacidad de operación; sin embargo, esto dependerá de que el acopio de botellas sea mayor, pues el interés de la industria para comprar la resina está ahí.  

La expectativa es que el reciclaje en el país continúe al alza. Mientras en PET se recicla el 30%, en otros materiales este porcentaje apenas es del 10. Se espera que con las obligaciones asumidas por Colombia  en el marco de la Ocde en esta materia, en 2030 el porcentaje total de reciclaje sea de 30%; mientras en PET, la apuesta es que supere el 50%.