Una reducción de 5,4% registró la siembra de cultivos ilícitos en los Parques Nacionales Naturales del país, durante el año anterior, de acuerdo con información entregada por esta entidad. 

La información se sustenta en los entregados por la Oficina de lucha contra las Drogas y el Crimen de las Naciones Unidas, a través del Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (SIMCI), los cuales fueron dados a conocer por el presidente, Iván Duque y el representante de Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, Pierre Lapaque.

Según Parques Nacionales Naturales de Colombia, la totalidad de hectáreas de coca sembradas en las áreas protegidas disminuyeron al pasar de 8.273 en 2017 a 7.844, en 2018.

Es de resaltar que en el 47% de cultivos ilícitos que según el informe están en las zonas de manejo especial que incluyen resguardos, consejos comunitarios, zonas de reserva forestal y Parques Nacionales, el 5% se encuentran en los Parques Nacionales. 

"La disminución de las cifras, significa que estamos avanzando de manera positiva junto a otras instituciones del Estado colombiano, en la sustitución de cultivos ilícitos en nuestros Parques Nacionales, de manera que quienes allí han cultivado coca, puedan cambiar estas actividades por otras que no afecten la conservación de nuestras áreas protegidas" Julia Miranda, directora de Parques Nacionales.

Le recomendamos: 

Es de recordar que el pasado viernes se dio a conocer el informe parcial de lo sucedido con los cultivos ilícitos en el país y si bien se evidencia una ligera reducción; no es una cifra significativa pues de 171.000 hectáreas sembradas en 2017 se pasó a 169.000 en el periodo anterior.

El informe indica que prácticamente cinco por ciento del territorio del país tiene el mayor número de áreas sembrada. Por un lado, están  los territorios con muchas hectáreas por kilómetros cuadrados sembrados con estos cultivos y que en su mayoría involucran comunidades vulnerables como ocurre en Cauca y el Bajo Cauca Antioqueño y, por otro, están los cultivos industriales que tienen los grupos delincuenciales. 

El informe evidencia que las cifras han caído en al menos ocho departamentos. Sin embargo, los que tienen el mayor número, sigue en ascenso y presentan los episodios más dramáticos de violencia. En su mayoría, acentuada por el mismo fenómeno, de acuerdo con información publicada en Semana.