En el marco de la celebración del Día Mundial de los Animales, se radica en el Congreso un proyecto encaminado a sacar adelante el Código Nacional de Bienestar y Protección Animal, que recopila una ambiciosa legislación con el fin de defender los derechos de especies tanto domésticas como silvestres, a las cuales de forma permanente se les vulnera su integridad. 

A través de 218 artículos, el proyecto pretende regular la tenencia responsable de animales. Por ejemplo, explica el respresentante Juan Carlos Losada, autor de la iniciativa, se plantea una regulación para el manejo de animales de trabajo, también se contempla una reglamentación para las industrias agroalimentarias, para la reproducción de animales domésticos y para el manejo de diferentes especies en catástrofes naturales, en temas de salud animal, entre otros aspectos.

Se trata de un proyecto ambicioso, con una legislación que demanda reformas a leyes como la 84 de 1989, mediante la que se estable el Estatuto Nacional de Protección de los Animales y la 5 de 1972 por la cual se reglamenta la fundación y funcionamiento de Juntas Defensoras de Animales. La idea, según Losada, es que el país y las entidades responsables o que tienen que ver con la protección animal, tengan herramientas que les permitan hacer una mejor gestión. 

El nuevo Código busca darle "dientes" a las entidades y diferentes dependencias para que de forma coherente se pueda hacer un trabajo articulado en pro de la protección tanto de animales domésticos como silvestres. Aquí se establecen condiciones claras de cuáles son las funciones de cada una de ellas y cuáles son sus responsabilidades frente a las diversas especies. 

Le recomendamos: 231 especies de animales regresaron a casa

El proyecto incluye la creación de un Registro Nacional de Animales con la idea de tener información real sobre la población animal en el país y cuáles son las condiciones en las que habitan. De esta forma, tanto particulares, como asociaciones, fundaciones y demás organizaciones que tengan que ver con la tenencia de animales, deberán dar a conocer la información, para de esta forma poder tener una estadística e información real de lo que sucede con los animales en el territorio nacional.  

El proyecto se radica en la tarde de este viernes y una vez llegue a la Comisión Primera de la Cámara, se comenzará a hacer un trabajo de socialización a través de la realización de audiencias públicas con la idea de conocer también cuáles son las necesidades de los tenedores de animales. 

Esta iniciativa es clave en momentos en que la afectación a la fauna es grave. Según un reciente informe publicado por AFP, en Colombia una de las principales amenazas contra la fauna silvestre es que estos animales son capturados para ser tenidos como mascotas; por eso no es raro enontrar que guacamayas, pericos, tigrillos, hicoteas, iguanas, tayras, micos, pumas o serpientes sean extraídas de las selvas de Córdoba, Chocó o Urabá, para privarlos de su libertad. También hay especies amenazadas o vulnerables como los mono arañas o churuco.

En el informe de la AFP se indica que solo en el Valle de Aburrá las autoridades rescatan al año 5.500 ejemplares y que en 2017 se incautaron 23.600 en toda Colombia, según la policía ambiental. El maltrato animal se ha convertido en pan de cada día. Según la CAR Cundinamarca, solo en este departamento y en Boyacá hay por lo menos 70 especies amenazadas, datos que ponen en evidencia la vulnerabilidad a la que se encuentran expuestos los animales. 

Una realidad mundial

Y es que el panorama en Colombia no es diferente a lo que sucede en el mundo. Las cifras de comercio legal o ilegal de animales a nivel global van en aumento, pues es un mercado que puede mover entre 10.000 y 26.000 millones de dólares. Según la Organización de Naciones Unidas, el tráfico ilegal de especies es el tercer negocio ilícito más rentable del planeta, después del narcotráfico y la trata de personas.

Se estima que en el mundo un millón de especies están en peligro si no se adoptan las medidas necesarias para evitarlo, según el informe del Panel Intergubernamental para la Biodiversidad y los Servicios Ecosistémicos (Ipbes), una realidad que va en contravía de lo que pretendía San Francisco de Asís, en memoria de quien precisamente se celebra este Día Mundial de los Animales.  Para él, el hombre debía comprender cuál es su lugar en la Tierra, ya que el bienestar de el mismo está integrado al de todos los animales y el medio ambiente.

Un estudio publicado en la revista Science indica que más 5.500 especies de aves, mamíferos, anfibios y reptiles son comercializados de forma legal o ilegal, un volumen que es aproximadamente 50% más alto que las estimaciones anteriores.

Le sugerimos: Recursos jurídicos de los humanos también para los animales

El comercio de animales silvestres, se ha convertido en una industria multimillonaria y reconocida como una de las amenazas más graves para la biodiversidad. La investigación de científicos de las universidades de Florida y Sheffield descubrió que las especies amenazadas y en peligro han ido en significativo aumento. 

En general, se comercializan 5.579 de las 31.745 especies de vertebrados, que representa alrededor del 18%. En mamíferos, el porcentaje es  de 27% y se trata de animales se utilizan principalmente para elaborar productos.

Los anfibios y reptiles se venden con mayor frecuencia como mascotas exóticas o a zoológicos, mientras que el 23% de las especies de aves se comercializan tanto como animales de compañía como para su uso en medicina. Los autores predijeron que el comercio futuro, tanto legal como ilegal, agregará 3.196 especies más a la lista, principalmente amenazadas o en peligro de extinción.

"A menudo, las especies se marcan para su conservación solo después de que se documenta una disminución severa", concluyó el estudio. Se estima que en el mundo un millón de especies están en peligro si no se adoptan las medidas necesarias para evitarlo, según el informe del Panel Intergubernamental para la Biodiversidad y los Servicios Ecosistémicos (Ipbes), una realidad que va en contravía de lo que pretendía San Francisco de Asís, en memoria de quien precisamente se celebra este Día Mundial de los Animales.  Para él, el hombre debía comprender cuál es su lugar en la Tierra, ya que el bienestar de el mismo está integrado al de todos los animales y el medio ambiente.