El fallo del Tribunal Administrativo de Cundinamarca en torno a la construcción de la Ptar Canoas, genera la garantía jurídica para que el director de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), Néstor Franco,  firme el convenio de cofinanciación para adelantar dicho proyecto, el cual aportará en un 70 por ciento a la descontaminación del Río Bogotá.

Ante este nuevo panorama, de acuerdo con la CAR, antes de que entre en vigencia la Ley de Garantías, estarán suscribiendo el convenio de cofinanciación para la construcción de esta planta de tratamiento que resulta clave para descontaminar el mencionado cuerpo de agua de la capital.

El funcionario había expresado su preocupación frente a dicho convenio, al tener similitudes con el que suscribió para cofinanciar la construcción de la Ptar Chía II por el que en primera instancia, la Procuraduría General de la Nación decidió sancionarlo; pues los diseños de detalle completos, suficientes y actualizados de lo que ha de ser la Ptar Canoas, no están aún disponibles.

Lea también: Descontaminación del río Bogotá otra vez en el limbo

Según una comunicación emitida por la CAR, el Tribunal declara probadas las razones invocadas por Franco en cuanto a la similitud de este convenio con el de la Ptar Chía II, y ordena que, para asegurar el cumplimiento de las órdenes impartidas en la sentencia ejecutoriada, antes de que entre en vigor la Ley de Garantías Electorales, suscriba los convenios de cofinanciación para la construcción de las fases I y II de la Ptar Canoas en el municipio de Soacha y proceda a ejecutar el convenio 1267 para la construcción de las demás Ptar de los municipios de la cuenca del Río Bogotá.

“Firmado el convenio, confiamos en que la Empresa de Acueducto de Bogotá abra el proceso contractual en el segundo semestre de este año, confiando en poder adjudicar este mismo año o en el primer semestre del otro, y a partir de allí corremos tiempos hasta el 2023 para tener lista la primera fase de la Ptar Canoas, con la cual se garantiza cubrir las necesidades actuales de la ciudad en cuanto a tratamiento de aguas cloacales y continuamos con la segunda fase hacia 2025 con lo cual podríamos estar viendo un con un río prontamente recuperado", dice Franco.

Para la firma del convenio de cofinanciación de la Ptar Canoas, la CAR y la empresa de Acueducto de Bogotá cuentan con los estudios técnicos ambientales jurídicos para darle soporte. Actualmente, no se tienen los diseños de detalle de la obra, ya que estos los aportará a posteriori el consorcio encargado de la construcción, aclara la CAR.

Según la CAR, la decisión del Tribunal Administrativo de Cundinamarca marca un precedente frente a la tesis de la Procuraduría General, que sancionó en primera instancia al director de la Corporación.

Le puede interesar: Urgen plantas de tratamiento en la cuenca alta del río Bogotá

La entidad sostiene que esta decisión se dio a pesar de que en el proceso precontractual llevado a cabo para firmar el convenio de asociación que garantizó el cierre financiero de la Ptar Chía II, cumplió con cada uno de los elementos básicos, como la consolidación de los estudios previos, que garantizan saber qué tipo de obra se va a ejecutar, qué dineros se van a destinar, qué plazos se van a cumplir y qué objeto se pretende suplir, entre otros.

Con la decisión se destraba también la firma de los convenios para la construcción de otras Ptar que son clave en el proceso de descontaminación del río Bogotá como es el caso de Villapinzón, Suesca, Sopó y Girardot.