La época de confinamiento no es fácil para nadie y menos para los animales que, además de estar encerrados o deambulando por las calles, no tienen manera de valerse por sí mismos para buscar comida que les permita mantenerse con vida en esta época de aislamiento de los humanos.

Por esta razón y ante las necesidades de miles de especies, la cuarentena, que además coincide con la Semana Santa, es un buen momento para que las personas hagan obras de caridad con estos seres que requieren de mucha ayuda.

Los zoológicos son algunos de los establecimientos afectados por las medidas de aislamiento preventivo obligatorio al que se enfrenta el país para prevenir el contagio de coronavirus. Hoy en día la gran mayoría se dedica a cuidar de animales que han sido rescatados del tráfico ilegal, especialmente. 

Estos lugares suelen financiar sus gastos con los ingresos que les generan la llegada de visitantes, pero actualmente no es posible obtener dichos recursos y la emergencia será peor si el tiempo de confinamiento se extiende.

Las directivas de los zoológicos de Santa Cruz, el de Cali, el de Barranquilla y Santa Fe, en Medellín, no han ocultado su preocupación ante esta realidad. 

Solo en el de Santa Cruz, que está ubicado, en el municipio de San Antonio de Tequendama, en Cundinamarca, habitan 780 animales, la mayoría en edad adulta. Se estima que el funcionamiento mensual de este lugar se acerca a los 204 millones de pesos; razón por la cual sus trabajadores iniciaron a una colecta tendiente a ayudar con el cuidado de los animales durante el periodo de crisis.

Caso similar se presenta con el Zoológico de Cali, que alberga 2.500 animales. Voceros de la institución indicaron que dado el aislamento preventivo oligatorio, no hay presencia de visitantes por lo que ha sido imposible percibir recursos y por tanto se está poniendo en riesgo el mantenimiento y sostenimientodel lugar. 

Le recomendamos: Lanzan SOS por comida para 700 animales del zoológico de Santa Cruz

Este parque no recibe recursos de ningún ente territorial, ni del municipio, ni de la gobernación y menos de la nación. Los costos fijos del lugar son altos debido a que además del importante número de animales, se generan puestos de trabajo para 250 personas. 

La Fundación Zoológica y Botánica de Barranquilla también enfrenta sus propias premuras y por ello sus directivas iniciaron una campaña con le fin de buscar apoyo para el sostenimiento del lugar. Farah Ajami, directora ejecutiva, del zoológico manifestó el objetivo es recolectar fondos para asegurar la supervivencia de los más de 800 animales que habitan en el centro de conservación, para lo que se necesita un promedio de 250 millones de pesos mensuales. La donación se puede hacer en dinero o especies, a través de la cuenta bancaria destinada o las plataformas tecnológicas.

Por su parte,  el director del Parque Zoológico Santa Fe, Jorge Abaud Echeverri, expresó su preocupación por la situación tan difícil a la que se enfrenta este lugar que alberga 960 especies, entre los que destacan: leones, tigres, osos, cebras, hipopótamos y distintos monos, reptiles y aves.

Al mes este parque requiere más de 400 millones de pesos que se destinan a cubrir los gastos de alimentación, insumos y nómina, que normalmente son cubiertos con la entrada de unos 280.000 visitantes que reciben cada año.

Jaguar habitante del Zoológico Santa Fe. 

Ante las circunstancias, iniciaron una campaña en redes sociales para recaudar donaciones y también han tocado las puertas de autoridades en busca de recursos. "Realmente necesitamos encontrar apoyos", dijo el directivo. 

El Parque Zoológico Santa Fe se encuentra desde este año en un proceso de reestructuración que cambiará su vocación de lugar de exhibición a conservación, a pesar de que desde hace un tiempo viene realizando esta última labor.

SOS por los animales en condición de calle

Los animales que habitan en la calle tampoco la tienen fácil en estos dias de cuarentena. Por esta razón el Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal de Bogotá, invitó a ser parte de la red ciudadana para la alimentación y el cuidado de animales en condición de calle y vulnerabilidad durante la temporada de aislamiento. 

Para vincularse solo debe ingresar la información en este Formulario de datos de contacto e informar en qué lugares ha identificado animales en condición de vulnerabilidad, que requieran ser alimentados y atendidos durante el periodo de cuarentena. Una vez ingresados los datos, el equipo especializado del Instituto se comunica con la persona para validar de qué manera puede ayudar a estos seres. 

Por su parte, el ministerio de Ambiente, Conservación Internacional (CI) y las corporaciones autónomas regionales se unieron en una campaña nacional bajo el lema #NoEstánSolos con la idea de brindar acompañamiento a estos animales.

De forma individual las CAR adelantan proyectos y programas para cumplir con este objetivo. En las calles de Villavicencio, Cormacarena, por ejemplo, instaló con el apoyo de la Gobernación del Meta, comedores callejeros para perros y gatos. El objetivo es que las personas brinden apoyo con concentrados y otro tipo de alimentos para que estos seres no aguanten hambre y hagan más llevadera la falta de presencia humana. 

En Villavicencio se han establecido comederos para perros. Foto: Cormacarena

Le sugerimos: La fauna silvestre ahora se toma las ciudades de Colombia en confinamiento

Por su parte, Cornare, Corpourabá, Corantioquia, Corponor, CAM Y CVS han diseñado acciones de protección animal en sus territorios, con el fin de garantizar la manutención de todos los animales y continuar con la atención en hogares de paso.

En Medellín, particularmente, hay  unos 1.000 perros y 300 gatos en condición de calle y vulnerabilidad y por ello la Alcaldía de la ciudad realiza jornadas con el objetivo de alimentarlos. 

Son varias las entidades que han unido esfuerzos para alimentar a los más desprotegidos; sin embargo, cualquier aporte adicional que los particulares quieran realizar es bienvenido, pues al no haber claridad en torno a cuánto puede durar el aislamiento preventivo, los alimentos que se pueden requerir son bastantes y el objetivo es que en ningún momento estos animales se queden sin comer.

En Barranquilla la Fundación Pinky hace lo propio y, con el apoyo de la Seccional de Protección y Servicios Especiales brindan ayuda a los caninos que debido a la emergencia sanitaria han quedado desamparados, pues son los comerciantes y propietarios de restaurantes, locales ambulantes y distribuidores de comidas quienes normalmente los cuidan.

Rosalba del Carmen Carrillo Rodríguez, directora de esta fundación, hizo un llamado para que la comunidad se vincule realizando donaciones ya sea en especie o en efectivo y de esta forma brindarles apoyo a centenares de animales que se encuentran en la calle y requieren de manos amigas que les permitan acceder a su comida diaria.  

Alimento para habitantes de los refugios

En los refugios y hogares de paso, sus habitantes también pasan necesidades. Por esta razón en Pereira trabaja Querendona Cívica, una organización que reúne colectivos y personas animalistas, cuyo trabajo se centra en tres frentes, uno de los cuales es la recolección de donaciones para alimentar animales que se encuentran en este tipo de instituciones, así como aquellos que habitan en la calle. Manuela García, integrante de esta organización, explicó que en una primera etapa de donaciones en la que recaudaron un millón de pesos compraron alimentos para perros, gatos y caballos que habitan en refugios.

Ahora están en una segunda etapa y en menos de dos semanas han recolectado 542 kilos de alimentos que les han permitido brindarles comida a 660 animales de 12 fundaciones y hogares de paso de Pereira.

De igual forma, trabajan motivando el interés de habitantes del centro de la ciudad para que alimenten perros y gatos en condición de calle y lo hagan al frente o cerca de sus casas, para que de esta forma los animales pasen los días de cuarentena en unas condiciones dignas. García extendió la invitación para que quienes tengan la posibilidad ayuden a continuar realizando este ejercicio ciudadano de solidaridad con los que no pueden cuidar de sí mismos. En caso de ser un aporte económico, puede hacerse en Bancolombia, Davivienda, Daviplata, Nequi y PayPal. Si la donación es en especie la organización cuenta con puntos para recibirlas. Para apoyar esta iniciativa puede contactarse con el número 3137844200. 

En Bucaramanga son varias las iniciativas. Una de ellas es Huellas Solidarias, una campaña creada para llevar comida a animales de albergues y también de calle. Alejandra Prada, es la gestora de esta idea y su objetivo es que los animales que habitan en la calle tengan la posibilidad de acceder a comida por lo que trabajan en la fabricación e instalación de comederos en áreas que están determinando como de mayor afluencia de perros y gatos, pero las personas también se pueden sumar donando comida para gatos y perros que habitan en distintos albergues de la ciudad. 

Prada dice que en Bucaramanga y su área metropolitana han identificado por lo menos 40 albergues que requieren del apoyo de las personas para mantener el alimento, pues cada uno de ellos puede tener, en promedio, entre 50 y 60 animales. Su objetivo es que, además de recibir el apoyo de particulares, poder conseguir grandes patrocinadores que ayuden a garantizar la manutención de los mismos. Si tiene interés de apoyar este proyecto puede ponerse en contacto con el número 3102616716. 

En la capital de Santander también desarrolla un labor importante la Fundación Damas Colombia, una iniciativa creada en defensa de animales maltratados y abandonados de este departamento. En este albergue se provee a los peludos alimentación, cuidado y un hogar para que puedan recuperarse de sus enfermedades. 

Este refugio ya tiene su cupo completo por lo que sus fundadores requieren alimento para gato y perro, vacunas, purgas, vitaminas, esterilizaciones, implementos de aseo y consultas veterinarias para casos graves de animales que llegan en estado crítico al refugio. Para apoyar esta iniciativa puede comunicarse con los números: 3224205994 y 3122020630.

Como estas, son muchas las iniciativas con las que las personas interesadas en ayudar a los animales pueden colaborar ya sea en especie entregando concentrado o alimento o con dinero en efectivo.