La actividad humana continúa impactando de forma negativa la biodiversidad, pasándoles factura a diversas especies que son clave para mantener el equilibrio de los ecosistemas. Animales como el jaguar, el mono araña, la vaquita marina, el oso polar y los lémures están en alto grado de peligro debido a los efectos negativos generados por el hombre en su hábitat. 

Según datos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) se estima que actualmente más de 5.200 especies se encuentran en riesgo de extinción y es cada vez más común ver otras en diferentes regiones del mundo que entran a engrosar esta larga lista. 

Le sugerimos: Científicos tratan de evitar la extinción del pingüino de Galápagos

Ante esta realidad la ONG Greenpeace, realiza una selección de animales cuya existencia está amenazada por cuenta de factores como la deforestación y, en general, la afectación de su hábitat. 

Jaguar

Foto: Pixabay

La expansión de la industria ganadera y la deofrestación de su hábitat ponen en peligro a este animal, considerado el felino más grande de Latinoamérica, y clave para mantener el equilbrio de los ecosistemas por donde se moviliza, pues sus recorridos pueden ir desde México, pasando por Colombia y llegando hasta el sur del continente. 

De acuerdo con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), el jaguar está prácticamente extinto en países como Estados Unidos, El Salvador y Uruguay. México es uno de las 18 naciones en donde aún sobreviven algunos ejemplares, pero para protegerlos es necesario actuar de manera inmediata, según dice Greenpeace México. 

Oso Polar

Se estima que en el mundo hay entre 22.000 y 31.000 osos polares. 

El oso polar es una especie amenazada, considerada en peligro de extinción y la cuál, según datos WWF, podría desaparecer en el próximo siglo si continúa la tendencia actual de calentamiento en el Ártico.

La población de osos polares que hay actualmente oscila entre 22.000 y 31.000 ejemplares a nivel global. El deshielo de su hábitat debido al cambio climático y a la desmedida ambición por el petróleo hace que el hielo ártico se derrita y sea más difícil para ellos cazar, enfrentándose a largas temporadas de hambre. 

Vaquita Marina

Esta especie, originaria de México, tiene en la pesca su más grande amenaza. En los últimos conteos registrados, se indica que la población de vaquitas marinas es de unos 11 ejemplares, un número que hace que práticamente se encuentre extinta.

Expertos consideran que es importante la conservación de la vaquita marina, puesto que es un depredador cuya función es regular las poblaciones de otros peces. Otra de las problemáticas a las que se enfrenta este animal es que solo se encuentra en una pequeña región al norte del Golfo de California.

Lémures

El lemur está en alto grago de desaparecer. Foto: Pixabay

Estos simpáticos animales, endémicos de la isla de Madagascar, son otra de las especies que se a la lista de especies en peligro de extinción. 

Según datos de  Global Wildlife Conservation los lémures están a punto de desaparecer porque 105 de sus 111 especies están en peligro de extinción, lo que indica que el 95 por ciento deestos animales está en riesgo. Según la misma organización, se trata del primate más amenazado del mundo, debido a la destrucción de su hábitat forestal tropical, causada por la tala ilegal de árboles, la producción de carbón y la minería.

Le recomendamos: Conejos, otra especie en peligro de extinción

De igual forma, estos animales de ojos redondos también son cada vez más cazados por humanos para servirlos como comida exótica en algunos restaurantes, mientras que otro son capturados para el comercio de mascotas.

Mono araña

Foto: Pixabay

Este es uno de los mayores representantes de los bosques tropicales de México, pero también se encuentra en alto grado de extinción. Si bien ha logrado sobrevivir a las operaciones de explotación maderera y a los desmontes de su hábitat, cu permenencia en el planeta está en peligro.

Habita en los bosques que se extienden de México a Brasil, principalmente en la selva amazónica. Vive en la punta de los árboles y solo baja para comer y beber agua. Se alimenta principalmente de raíces, frutas, granos, hojas tiernas, huevos y pequeños vertebrados.