La deforestación y otras afectaciones medioambientales causadas por el hombre a los ecosistemas y la biodiversidad del país, así como el desconocimiento de la oferta turística o “paraísos escondidos” de Colombia despertó la atención de una nueva generación de viajeros que busca aportar a la protección y conservación de los ecosistemas, acercando viajeros, comunidades y naturaleza.

Este es un trabajo que viene realizando la empresa Awake Travel, que en alianza con Usaid y el programa de financiamiento del Reino Unido, UK PACT (Asociación para Transiciones Climáticas Aceleradas), busca medir el impacto positivo del turismo de naturaleza y aportar en el desarrollo de esta actividad, enfocándose en la preservación de los ecosistemas.

De esta forma, la empresa a través de la tecnología une a viajeros y comunidades locales para la conservación de la biodiversidad en diferentes zonas del territorio nacional.

Sus socios fundadores, Miguel Torres, Laura Romero y David Londoño, recorrieron el río Magdalena durante 40 días en kayak, vivencia que los llevó a tomar la decisión de renunciar a sus trabajos y optar por emprender bajo un propósito social: el turismo como una herramienta para el cambio. 

Bajo este lineamiento, Awake implementó un marketplace que busca ofrecer experiencias de viaje, por medio de incentivos a los anfitriones (guías locales) que han venido apropiando el turismo sostenible a sus vidas como vía para la conservación de su entorno y fuente de ingresos legal, dejando atrás la cacería ilegal, cultivo de plantas ilícitas, tráfico de animales en cautiverio, entre otros.

Le recomendamos: Fomentan el turismo de naturaleza pero conservando

“El despertar que tuvimos los fundadores de Awake en un viaje de amigos, frente a lo que tenemos en nuestro país, es la misma experiencia o sensación que queremos transmitir a la nueva generación de viajeros: apropiarnos de nuestra tierra y recursos, actuar y proponer soluciones que contrarresten las múltiples amenazas a los que están expuestos, como el fracking, la construcción del puerto en el Golfo de Tribugá, la explotación minera en el Páramo de Santurbán, monocultivos en los Llanos, los numerosos incendios en bosques del país y del Amazonas, el cual tendrá repercusiones en los ecosistema de nuestro territorio”, afirmó Miguel Torres, socio fundador.

Esta plataforma digital ha logrado involucrar a más de 7.000 viajeros que han aportado a la conservación de los diferentes ecosistemas en Colombia, de la mano de más de 150 anfitriones de comunidades locales, en unos 50 destinos de naturaleza, distribuidos en el Amazonas, Región Andina, Costa Caribe, los Llanos, Medellín, Eje Cafetero, Costa Pacífica y región Suroccidental. 

En estas zonas, los viajeros pueden encontrar desde caminatas, hasta avistamiento de ballenas, expediciones en 4x4, observación de aves, experiencias de inmersión cultural con comunidades indígenas/comunidades locales, montañismo y playas.

“Awake, como empresa que ofrece soluciones a problemas sociales o ambientales, más que un marketplace especializado en ofertar viajes de naturaleza en el país, es un puente que busca empoderar, inspirar y conectar viajeros con anfitriones, por medio del turismo como una herramienta positiva que aporta al desarrollo de los destinos rurales y a la protección de la biodiversidad”, dijo el directivo.

La compañía y sus socios UK Pact y la Universidad del Rosario, decidieron unir fuerzas para combatir la deforestación y medir el aporte del turismo de naturaleza en 39 municipios del país, destinos con gran potencial para promocionar este tipo de turismo, pero al mismo tiempo, lugares con bastantes complicaciones en el cuidado de sus ecosistemas. 

Así mismo, trabaja con el programa Riqueza Natural financiado por Usaid para fortalecer anfitriones en Casanare y Montes de María, que a su vez conservan las sabanas inundables y el bosque seco tropical, dos de los ecosistemas más amenazados en el país. 

Le puede interesar: La naturaleza una de las grandes apuestas del turismo en el país

El trabajo conjunto se enfoca en capacitar a las comunidades locales y dar acceso a una base de clientes más extensa, a través de una alternativa sostenible que les permita aumentar sus ingresos y oportunidades de sustento, promoviendo la conservación de los ecosistemas en lugar de depender de actividades que impliquen deforestación y degradación de la naturaleza.

Gracias a estas alianzas, en unos años estaremos en la capacidad de evaluar y documentar cómo el turismo con propósito contrarresta la deforestación, los ataques a la biodiversidad, contaminación de ríos y mares, entre otros”, concluyó el emprendedor.