* Este es un contenido periodístico de la Alianza Grupo Río Bogotá: un proyecto social y ambiental de la Fundación Coca-Cola, el Banco de Bogotá del Grupo Aval, el consorcio PTAR Salitre y la Fundación SEMANA para posicionar en la agenda nacional la importancia y potencial de la cuenca del río Bogotá y  sensibilizar a los ciudadanos en torno a la recuperación y cuidado del río más importante de la sabana.

Por décadas, los pilares constitutivos del desarrollo sostenible se han concentrado en las dimensiones macro del progreso económico, el desarrollo humano y social, y la preservación del medio ambiente. Sin embargo, la gestión coordinada de los diversos actores que intervienen en la agenda de sostenibilidad, en el orden global, regional, nacional y local, sigue siendo un reto de enormes proporciones.

Le puede interesar: El primer respiro para el río Bogotá llegará en marzo

Es por ello, que la visión corporativa de empresas comprometidas con estos objetivos ha dado un vuelco importante, tras reconocer que la sostenibilidad empieza en casa. Después de contribuir, por años, con la financiación de proyectos de I+D+I, actividades filantrópicas, programas de responsabilidad social empresarial y una disposición propositiva para aunar esfuerzos con el sector público, a la espera de cambios significativos en los principales indicadores del desarrollo sostenible, la apuesta por el mejoramiento de la calidad de vida del talento humano ha pasado al primer punto de la agenda de los tomadores de decisión.

En el caso del Banco de Bogotá se vienen desarrollando diversas iniciativas encaminadas a consolidar una nueva cultura organizacional, bajo la premisa de que los tres grandes ejes de la estrategia corporativa de sostenibilidad -Personas, Prosperidad, y Planeta- están entrelazados por el desempeño de colaboradores y directivos. En tal sentido, su bienestar es requisito indispensable del éxito, y el primer peldaño para escalar en la tarea de construir un mejor país.

Por tal motivo, hemos realizado una inversión sin precedentes, con miras a fortalecer nuestro capital humano. En complemento de las alianzas celebradas con prestigiosas universidades, nacionales e internacionales, para ofrecer oportunidades de formación en habilidades técnicas y blandas, creamos el Centro de Excelencia, a través del cual es posible llevar a cabo una reingeniería organizacional, dando la oportunidad a los colaboradores de reconvertir sus cargas de trabajo en roles cada vez más productivos, gracias al uso de tecnologías como Robotic Process Automation e Inteligencia Artificial.

Le sugerimos: Río Bogotá: ¿A qué le apuestan los alcaldes de la cuenca para recuperarlo?

Con el propósito de mejorar la calidad de vida, por medio del equilibrio entre el ámbito laboral y personal, el Banco ha implementado programas como “Primeros Pasos”, que ofrece licencia extendida a madres y padres y una modalidad de retorno escalonado para que estrechen sus vínculos familiares, durante la etapa de embarazo y el primer año de vida de sus hijos. 

Así mismo, somos la primera entidad financiera en el país en ser avalada con el sello Inclusiones, de la ONG norteamericana ACDI/VOCA, que ejecuta el Programa de Alianzas para la Reconciliación de USAID y FAVLA que busca incorporar en la cultura de la organización y en especial en los líderes del banco conocimientos para promover en los equipos el valor de un talento diverso y dinámicas incluyentes en las prácticas cotidianas. Por otro lado, venimos madurando un plan de intercambios con BAC, nuestra filial en Centroamérica, para enriquecer a los colaboradores no solo con nuevas perspectivas de gestión de diferentes mercados sino con una inmersión cultural para su desarrollo personal.

De todas las estrategias que contribuyen a la generación de grandes transformaciones, deseables y factibles para instrumentar el desarrollo sostenible, el fortalecimiento del talento humano es una de las más efectivas. Aun cuando parezca que sus logros se encuentran delimitados a la esfera inmediata de la corporación, las mejoras del capital humano, además de ser perdurables e irreversibles, brindan la posibilidad de replicar, en escala colectiva, los réditos del conocimiento y la productividad.

Puede leer: Más de la mitad de los ríos urbanos de Bogotá tiene mala calidad de agua

Un país próspero y equitativo se forja construyendo las historias personales de individuos y familias que, encontrando oportunidades para mejorar su calidad de vida, se sienten comprometidos con el bienestar de las generaciones venideras.

  

*Vicepresidenta de Sostenibilidad y Servicios Corporativos del Banco de Bogotá