Los departamentos de Caquetá, Putumayo, Casanare, Vichada, Guaviare y Guainía, se perfilan como seis grandes lugares para el desarrollo del turismo de naturaleza, dada su riqueza en biodiversidad. El país, en total, ofrece unas 11 experiencias alrededor de este tipo de turismo distribuidas en 19 departamentos

Varias comunidades de esas regiones han encontrado en el turismo una alternativa para la consecución de recursos. Dado lo anterior, ProColombia está trabajando en la validación de la oferta en esas regiones con el propósito de acompañar a sus habitantes en la adecuación y promoción de su producto con el fin de darlo a conocer tanto a nacionales como extranjeros.

Lea también: Campesinos de San José del Guaviare cambian la tala por el turismo

Pero, ¿porqué estas regiones tienen potencial para este tipo de turismo? Se trata de zonas del país que pueden ofrecer experiencias en turismo comunitario, ecuestre, senderismo, pesca deportiva y avistamiento de aves y ballenas, además de experiencias turísticas alrededor de áreas protegidas. El país también ofrece, en diferentes zonas, otras experiencias como buceo, hiking, avistamiento de ballenas y trekking, entre otros.

De acuerdo con los análisis que ha realizado la entidad, las oportunidades están dadas para personas provenientes de países como Canadá, Estados Unidos, México, Brasil, Ecuador, Perú, Chile, Argentina, Alemania, Reino Unido, Francia y España. Este tipo de turismo resulta fundamental para los ingresos de las regiones, pues de acuerdo con mediciones que realiza la Adventure Travel Trade Association (ATTA), el turista de naturaleza deja, en promedio, US$3.000 en una estadía promedio de ocho días.

Directivos de Procolombia consideran que este tipo de turismo es clave, pues busca potenciar las fortalezas que tiene el país, más si se tiene en cuenta que es el segundo más biodiverso del mundo. También es el segundo con el mayor número de anfibios, mariposas y peces dulciacuícolas y, como si fuera poco, es el tercero en palmas y reptiles, y el cuarto en mamíferos.  

En cuanto a ecosistemas, tiene el 50 por ciento de los páramos del mundo, siendo el de Sumapaz, ubicado en Cundinamarca, es el más grande del planeta.

Ríos de siete colores

En Guaviare también hay ríos de siete colores. Se trata de Caño Lajas y Tranquilandia ubicados en la Serranía de La Lindosa, un área de 12.000 hectáreas en la cual se aprecian todo tipo de rocas que forman cuevas y puentes naturales, acompañados de una vasta vegetación propia del ecosistema amazónico.

Este departamento también cuenta con grandes cerros a los que subieron tribus indígenas en donde pintaron sobre la piedra animales, cuevas, cultivos, ríos y humanos. Uno de los lugares más reconocidos de la región para contemplar estos pictogramas es Cerro Azul.

En el Casanare, las oportunidades también están servidas. Allí los viajeros internacionales pueden vivir experiencias similares a las que les puede proporcionar un safari en África, pues es posible apreciar animales en su hábitat natural como es el caso de caballos, aves, venados, chigüiros y caimanes.

En esta zona del país, hay un santuario de fauna y flora conocido como La Aurora en donde habitan numerosas especies de aves, reptiles y hasta el conocido güío, un animal parecido a la anaconda.

Inírida, capital del departamento de Guainía, es propicia para el avistamiento de aves, un plan dirigido principalmente a extranjeros. Manakin Nature Tours, es una empresa que se encarga de desarrollar este producto turístico.

Luis Eduardo Ureña, su director, reconoce dos tipos de turistas. El primero es el Hardcore, que tiene experiencia en el avistamiento y usualmente tiene una lista de las aves que quiere ver; y, el generalista, que es menos experimentado y que disfruta más del ecosistema que acompaña el hábitat del ave. Los turistas internacionales que llegan a esta región son provenientes principalmente de Holanda y de Estados Unidos.

Le puede interesar: Valen más mil volando: el enorme potencial del aviturismo en Colombia

Ureña tiene claro que “el avistamiento de aves y el turismo en general dependen del acuerdo de paz, pues permite que el sector pueda reconocer más lugares, como el Putumayo, Nariño, Perijá, Guainía y Mitú”.

Christopher Calonje, fundador de la empresa Colombia Birdwatch, vio posibilidades de ofrecer tures hacia Putumayo, para realizar avistamiento de aves. La ruta de este plan inicia en Cali, pasa por Popayán para visitar el Páramo de Bordoncillo, en Nariño. La siguiente parada es la ciudad de Pasto, en cuyos alrededores están la laguna La Cocha y el Valle de Sibundoy. Después recorre una cordillera que conecta Nariño con Putumayo, para llegar al piedemonte de este último en donde se conocerá Mocoa, su capital.

Experiencia con ballenas 

Sin embargo, estas no son los únicos lugares para desarrollar turismo de naturaleza. El Pacífico brinda la oportunidad de avistar las ballenas jorobadas. Son 8.500 los kilómetros que las ballenas jorobadas –yubarta- recorren desde la Antártida para llegar entre julio y noviembre a las costas del Pacífico colombiano. Allí, en sitios como el Parque Nacional Natural Gorgona (al que se llega desde Guapi en una hora y media en lancha), pueden verse aletas, colas y, a veces, saltos en los que exponen sus cuerpos de hasta dieciocho metros de largo.


En el Parque Nacional Gornona se puede realizar el avistamiento de ballenas.

En esta región, en la que se encuentra el departamento del Chocó, los visitantes tienen las posibilidad de tener contacto con espacios predominantemente selváticos, pero también de apreciar hermosas playas como Nuquí, Bahía Solano o Bahía Málaga, en donde los turistas pueden observar paisajes naturales, algunos aún vírgenes.

En el Valle, por su parte, se encuentra el Parque Nacional Natural Uramba Bahía Málaga, el cual es considerado una de las regiones con mayor biodiversidad del planeta. Se trata de una bahía de aguas tranquilas y profundas donde se reproducen las ballenas jorobadas que llegan de la Antártida. El parque, de 47.094 hectáreas, es hábitat de aves, reptiles y otras especies.

ProColombia trabaja en la promoción de estas experiencias de los departamentos de Chocó y Valle del Cauca en países como Alemania, Polonia, Holanda, Reino Unido o Suiza.

Le sugerimos: 10 paraísos de biodiversidad en Colombia

La oferta de naturaleza colombiana está siendo promocionada en 30 países, entre ellos, Australia, Brasil, Canadá, Argentina, Chile, China, Ecuador, India, Indonesia, Israel, Japón, Polonia, Portugal, Reino Unido, Suiza y Turquía, entre otros.

De esta forma, el país espera consolidar este tipo de turismo como una de las opciones para potenciar un sector que ha venido en constante crecimiento en los últimos años, generando importantes niveles de ingresos para el país.