Cada día se conocen datos más desalentadores en torno a la pérdida de biodiversidad en el mundo y pareciera no haber muchas esperanzas de que la curva pueda revertirse pese al llamado de urgencia que desde diferentes esferas se hace de manera permanente. Organismos multilaterales como la ONU, ambientalistas y científicos, entre muchos otros, llaman la atención de la necesidad de adoptar medidas inmediatas que permitan aplanar la curva de reducción acelerada de los ecosisitemas naturales en el mundo. 

Un estudio publicado en la revista científica Nature indica que si bien este objetivo es difícil de lograr, no es imposible, pero se requiere de mayores esfuerzos para evitar que la reducción de biodiversidad siga avanzando así como la pérdida de sus servicios ecosistémicos. 

La investigación indica que si bien el mundo se ha propuesto metas ambiciosas para cumplir con este propósito; solo alimentar a la creciente población humana hará que esto sea todo un desafío, pues el la cadena alimentaria juega un papel preponderante en lo que sucede con el medio ambiente. 

Le recomendamos: El mundo perdió 68 por ciento de los animales en menos de 50 años

Utilizando un conjunto de modelos de uso de la tierra y biodiversidad para evaluar si es posible y cómo podría la humanidad revertir la disminución de la biodiversidad terrestre, causada principalmente por la conversión del hábitat, los investigadores concluyeron que los esfuerzos inmediatos sustentados en una agenda de sostenibilidad, pero con una coordinación sin precedentes permitirían el suministro de alimentos, mientras se revierte la tendencia de disminución de los ecosistemas.

Los cientiíficos indican que intensificando los comercios sostenibles, logrando una reducción del desperdicio de alimentos y recurriendo a dietas humanas basadas en plantas, se evitan más de dos tercios de las pérdidas futuras de biodiversidad. La mayoría de modelos utilizados muestran que las tendencias de reducción de naturaleza derivadas de la conversión del hábitat se revierten para 2050.

Consumir más alimentos basados en vegetales será clave para ayudar a revertir la pérdida de biodiversidad. Foto: Getty Images

Y si bien reconocen que limitar la pérdida adicional seguirá siendo un desafío en varias regiones ricas en biodiversidad, y otras amenazas, como el cambio climático, deben abordarse para revertir verdaderamente la disminución de la biodiversidad, los resultados de la investigación muestran que los ambiciosos esfuerzos de conservación y la transformación del sistema alimentario son fundamentales para una estrategia de biodiversidad posterior a 2020.

La investigación determina que el cambio del uso del suelo es una de las principales amenazas para la biodiversidad y por ello el trabajo de la agenda de sostenibilidad debe enfocarse en este aspecto, pues factores como la deforestacion, tala y avance de la frontera agrícola son los que motivan la conversión del hábitat, con lo que esto implica para las diversas especies y para la seguridad alimentaria del mismo hombre. 

El objetivo de cambio en la curva de la pérdida de biodiversidad se lograría, según los científicos, "si el mundo decide ampliar la extensión de la tierra bajo una gestión de conservación, de restauración de tierras degradadas y generalizando la planificación de la conservación a nivel de paisaje".

Los cultivos orgánicos serán determinantes en el cambio de hábitos de cosnumo de la humanidad. 

Si esto se hace, las tendencias de la biodiversidad derivadas de la conversión del hábitat podrían volverse positivas a mediados del siglo XXI, según lo evidenciado por las modelaciones. 

Sin embargo, no todos los modelos mostraron aspectos favorables. Algunos de ellos evidenciaron que los precios de los alimentos podrían aumentar y, en promedio en todos los modelos, casi la mitad de las pérdidas futuras de ecosistemas en el mundo no se pudo evitar.

Se requiere aplanar y reducir la curva

Recientemente la Organización de Naciones Unidas dijo que es urgente aplanar y reducir la curva de la pérdida de biodiversidad del planeta para evitar sus efectos perniciosos sobre los seres humanos y toda la vida en la Tierra, como la aparición de pandemias como la covid-19.

Para el secretario General de la ONU, António Guterres, es claro que las soluciones a muchos problemas del ser humano y del mundo están en la naturaleza. "Conservar y gestionar de forma sostenible la diversidad biológica es necesario para mitigar las perturbaciones climáticas, garantizar la seguridad alimentaria e hídrica e incluso prevenir las pandemias”.

“A medida que invadimos la naturaleza y saqueamos hábitats vitales, el número de especies en peligro es cada vez mayor. Eso afecta también a la humanidad y al futuro que queremos. Ahora, mientras intentamos salir de la crisis presente mejor que como entramos en ella, trabajemos juntos para preservar la diversidad biológica”, indicó.

El cambio en el uso del suelo es una de las mayores amenazas para la biodiversidad. 

Los resultados de la investigación publicada en Nature pareciera brindar una luz de esperanza, sin embargo, mientras los gobernantes no asuman el problema con la importancia que tiene, las condiciones no cambiarán y lamentablemente el mundo seguirá perdiendo sus recursos naturales más preciados. 

La explosión del comercio global, el consumo, el crecimiento desenfrenado de la población humana y la expansión urbanística, están provocando una destrucción y degradación acelerada en la biodiversidad mundial, pues la sobreexplotación de los recursos naturales avanza a un ritmo sin precedentes.