Enfrentar la crisis climática, proteger la estructura ecológica principal y reverdecer la ciudad, son las tres principales apuestas que la Alcaldía de Bogotá tiene proyectadas para salvaguardar los recursos naturales de la capital durante los próximos cuatro años.

Así lo contempla el Plan de Desarrollo 2020-2024: contrato social y ambiental, el cual, si es aprobado, destinaría más de un 1,3 billones de pesos para el sector ambiente, conformado por la Secretaría de Ambiente, Jardín Botánico, Instituto Distrital de Gestión de Riesgos y Cambio Climático (IDIGER) e Instituto de Protección y Bienestar Animal (IDPYBA).

Le puede interesar: “El río Bogotá será monitoreado cada tres kilómetros”: director de la CAR

Carolina Urrutia, secretaria de Ambiente de Bogotá, manifestó que este presupuesto para la lucha ambiental representaría un incremento de 20 por ciento en relación con el anterior plan de desarrollo, cifra que cataloga como histórica. “El presupuesto para la Secretaría de Ambiente aumentó 14 por ciento, Jardín Botánico 50 por ciento, IDIGER 4 por ciento e IDPYBA 18 por ciento”.

Blindar los cerros orientales será una de las prioridades del Distrito. Foto: Jhon Barros.

Según la funcionaria, esta propuesta busca una ciudad cuidadora, incluyente, sostenible y consciente. “Por eso, como sector que enfrenta la crisis climática, llevaremos a cabo procesos de restauración, le daremos valor a la estructura ecológica principal y desarrollaremos proyectos que lleven a la reactivación económica”.

Una de las metas será plantar 750.000 árboles en espacio urbano y rural, además de consolidar y 5.000 metros cuadrados de jardines en el espacio público y realizar mantenimiento de los que ya existen.

La SDA contempla alcanzar una reducción de 8 por ciento del material particulado generado por fuente móviles. “Para eso, fortaleceremos la red de monitoreo de la calidad del aire, actualizaremos el Plan de Descontaminación del Aire de Bogotá y realizaremos acciones de evaluación, seguimiento y control”, anotó Urrutia.

Sumapaz, el páramo más grande del mundo, hace parte de la estructura ecológica principal de Bogotá. Foto: Jhon Barros.

Cambio de hábitos

Con el propósito de que los habitantes de la capital logren adaptarse y mitigar la crisis climática, la Secretaría de Ambiente le apostará a generar cambios de hábitos ciudadanos.

“La crisis climática es una realidad. Por eso se requiere que consumamos y produzcamos distinto, y que protejamos el agua y la estructura ecológica principal. El ideal es garantizar la protección del agua, páramos, humedales, ríos, bosques y los seres que allí habitan, que las industrias contaminen menos y que los ciudadanos produzcan menor cantidad de residuos, y los reciclen o reutilicen”, apuntó Urrutia.

Le puede interesar: Trabajadores de la planta de tratamiento del Salitre retomarán labores bajo aislamiento inteligente

El cambio cultural en la capital será reforzado en los colegios públicos, planteles que contarán con la estrategia "Bogotá se adapta y se prepara ante la crisis climática", que busca impulsar huertas autosostenibles y crecimiento verde.

Bogotá contará con 226 hectáreas más destinadas para la conservación en zonas de importancia ecológica. “Para proteger la estructura ecológica principal, fortaleceremos la administración de las áreas protegidas, humedales, parques ecológicos de montaña y otras áreas de interés ambiental. También cumpliremos con la sentencia de los cerros orientales”, anotró Urrutia.

Además de seguir protegiendo la fauna silvestre y doméstica, la SDA tiene proyectado la puesta en operación de la primera fase de la casa ecológica de animales domésticos y un Tropicario dentro del Jardín Botánico. “Implementaremos un sistema de incentivos a la conservación ambiental rural, lo que incluirá acuerdos de conservación”.

Así nace el río Salitre en los cerros orientales. Vertimientos y basuras lo agobian en su paso por la capital. Foto: Jhon Barros.

Respiro para el río Bogotá

Urrutia recalcó que el sector ambiental trabajará para que el río Bogotá vuelva a ser un orgullo para la capital. Esto a través de un trabajo de corresponsabilidad entre las entidades y los ciudadanos, quienes deben cambiar sus cambios de hábitos para la recuperación y descontaminación del afluente. 

Le puede interesar: Cuatro humedales bogotanos sucumben ante las basuras, cemento, ruido e incendios

“Con otras autoridades vamos a articularnos para cumplir con las obligaciones del plan de saneamiento y manejo básico de vertimientos, ejecutar un programa de monitoreo, evaluación, control y seguimiento ambiental al recurso hídrico y eliminar conexiones erradas que generan carga contaminante a las fuentes hídricas de la ciudad”.

Los habitantes de la cuenca del río Bogotá son los culpables de su lamentable estado. Foto: Nicolás Acevedo Ortiz.

En cuanto a la reactivación económica debido a los coletazos de la pandemia del coronavirus, la Secretaría de Ambiente promoverá la transición a economías y negocios verdes, subsidios a tecnologías limpias y transiciones energéticas.

“El sistema financiero debe tener en cuenta los riesgos climáticos para financiar proyectos e incentivar la compra local de productos campesinos. Esto nos permitirá prevenir, adaptar y mitigar la crisis climática”, puntualizó Urrutia.

Tingua pico rojo, unas de las aves que aún sobrevive en los humedales de Bogotá. Foto: Nicolás Acevedo Ortiz.

A reverdecer el Valle

La Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC) contará con un presupuesto superior al billón de pesos para salvaguardar los recursos naturales del departamento durante los próximos cuatro años. Así quedó establecido en el Plan de Acción: más cerca de la gente.

70.351 millones de pesos serán destinados en cinco proyectos sobre herramientas del manejo del paisaje, que buscan aumentar la conectividad y proveer de hábitat a la biodiversidad nativa. Una de las metas será sembrar ocho millones de árboles. 

La CVC le apostará a proveer de hábitat a la biodiversidad nativa. Foto: CVC.

Para descontaminar los ríos y humedales, la CVC invertirá 183.219 millones de pesos en la construcción de Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) y Sistemas Individuales de Tratamiento de Aguas Residuales (SITAR).

"Apoyaremos a decenas de familias que hacen una producción sostenible con inversiones por 4.000 millones de pesos. Además, destinaremos 5.700 millones más para proyectos de pago por servicios ambientales", dijo Marco Antonio Suárez, director general de la CVC.

Las comunidades negras e indígenas pondrán en marcha 11 proyectos ambientales, con un presupuesto de 53.000 millones de pesos, y se invertirán 21.164 millones de pesos en ocho proyectos de educación ambiental.

Este es un contenido periodístico de la Alianza Grupo Río Bogotá: un proyecto social y ambiental de la Fundación Coca-Cola, el Banco de Bogotá del Grupo Aval, el consorcio PTAR Salitre y la Fundación SEMANA para posicionar en la agenda nacional la importancia y potencial de la cuenca del río Bogotá y  sensibilizar a los ciudadanos en torno a la recuperación y cuidado del río más importante de la sabana.