Los resultados arrojados por las estaciones de monitoreo de aire ubicadas en Carvajal y Sevillana, dan cuenta que en Bogotá se concentra la mayor cantidad de PM10 en Colombia.

Esto significa que los habitantes de la capital del país están expuestos a pequeñas partículas sólidas o líquidas como polvo, cenizas, hollín y cemento,  cuyo diámetro aerodinámico es igual o inferior a 10 µm, es decir, un micrómetro, que  equivale a la milésima parte de 1 milímetro. Sin embargo, aunque representan riesgo, no  constituyen un peligro para la salud humana.

Entre tanto, las estaciones Tráfico Sur en el municipio de Sabaneta (Antioquia) y Tráfico Centro de Medellín reportaron las  mayores cantidades de PM2.5, partículas suspendidas de menos  2,5 micras de tamaño,  que pueden llegar a afectar la salubridad de las personas debido a que provienen, en buena medida, de las emisiones de los vehículos diesel.

Al ser 100 veces más delgadas que un cabello humano, estás  fracciones son mucho más fáciles de respirar y, por ende, de penetrar a los pulmones, el aparato respiratorio e incluso al torrente sanguíneo, lo que puede derivar en enfermedades de tipo respiratorio como la bronquitis e incluso afecciones cardiovasculares.

Puede leer: Solo sobreviven 37 kilómetros cuadrados de área glaciar colombiana

De hecho, trabajos  científicos reflejan que a este tipo de partículas, procedentes principalmente del tráfico urbano, se asocia al incremento del asma y las alergias en la población expuesta.

En el informe del Estado de la Calidad del Aire en Colombia  en 2017 que fue presentado por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales  (Ideam), también se estableció que en las estaciones de Las Américas, en Yumbo; Tráfico Centro, en Medellín; Molinos, en Santa Marta y Éxito San Antonio, en Medellín también se presentan altas concentraciones de PM10.


En Bogotá se concentra la mayor parte de partículas PM10 del país. Foto: Archivo 

De igual manera, el estudio realizado a partir de los datos recogidos por el Subsistema de Información sobre Calidad del Aire (Sisaire), señala que en las estaciones de Carvajal-Sevillana, en Bogotá, Universidad Nacional Facultad de Minas, en Medellín y Corporación Lasallista en el municipio de Caldas, reportaron impotantes cantidades  PM2.5.

"Más  allá de la información numérica, este informe nos debe servir para el cumplimiento de las normas hacia el 2030. Además, es un gran aporte para tomar  deciciones que nos permitan mejorar la calidad del aire en Colombia", indicó Willer Edilberto Guevara, viceministro de Ambiente.

Entre tanto, desde el Ideam señalaron que han venido fortaleciendo el control, la vigilancia y el monitoreo de la calidad del aire en el país, a partir de la ampliación del número de estaciones.

"A diciembre de 2016, el país contaba con 163 estaciones de monitoreo, de las cuales 145 eran fijas y 18 indicativas, mientras que a diciembre de 2017, el total de estaciones de monitoreo fue de 204, de las cuales 166 eran fijas y 38 indicativas, esto representa un aumento del 25% en  estaciones", recalcó el informe.

En el 2016 el monitoreo se realizaba en 74 municipios de 19 departamentos, mientras que en 2018 se adelantó a 91 municipios de 22 departamentos. El reto es implementar los sistemas de vigilancia a las localidades cuya población supere los 150.000 habitantes, que deberían contar con monitoreo permanente.

Del total de estaciones, el 88 por ciento cumplieron con la norma, frente a un 65,6% que se reportó en 2016.

Le recomendamos: Los puntos cruciales de la propuesta que presentó Peñalosa para intervenir la Van der Hammen

"Existe recurrencia en puntos de monitoreo por fuera de la norma. Hay seis estaciones del país que superan el máximo permisible anual del material particulado de 10 micras", mencionó Omar Franco, director del Ideam, quien instó a las demás autoridades competentes y sectores a trabajar macomunadamente en la implementeación de medidas que permitan promover el mejoramiento de la caldiad del aire.

Crece la contaminación del aire en Colombia

Las cifras entregadas por el Ideam dan cuenta de que la contaminación del aire en el país ha crecido de forma alarmante.

Según el estudio, el contaminante más monitoreado continúa siendo el material particulado menor a 10 micras, tras ser registrado en 163 estaciones, un 16 por ciento más que en 2016, según el informe.

En la segunda posición se ubica el material particulado menor a 2,5 micras, al reportarse en 89 estaciones, un 89 por ciento más que en 2016.

En lo referente a gases, el ozono ocupa la primera posción luego de haber sido monitoreado en 54 estaciones, un 23 por ciento más que en 2016. Le sigue el dióxido de azufre en 40 estaciones (29 por ciento más que hace dos años), el dióxido de nitrógeno, en 37, y el monóxido de carbono, en 21. Estos dos últimos contaminantes no ampliaron su cobertura en comparación con el 2016.