Los temas ambientales son algo así como la “cenicienta” de muchos medios de comunicación a nivel mundial. A la hora de escoger entre lo político, lo económico, lo deportivo o lo ambiental para una primera plana, lo ambiental es lo primero que se descarta.

Por tradición o jerarquía, pocos medios le apuestan a publicar especiales o investigaciones ambientales, denuncias o iniciativas sobre el tema, salvo cuando la naturaleza se hace sentir. En muchos medios lo ambiental poco “vende” como se dice en la jerga periodística.

Con el propósito de conocer los desafíos y retos que afronta el periodismo ambiental en la época digital, SEMANA, con el apoyo del Proyecto ONU-REDD Colombia, convocó a periodistas de 10 países de Latinoamérica a un conversatorio que estuvo liderado por el reconocido experto colombiano Gustavo Wilches-Chaux.

También puede leer: "El periodista ambiental debe recordar que no es un activista"

Daniela Chiaielli, del diario Valor Económico de Brasil, aseguró que es necesario contar historias que incentiven a la gente a leer. “Tenemos una información valiosa que debemos plasmar y traducir de la mejor forma para que se conozca su importancia. Entre los retos está cambiar el lenguaje técnico para que los lectores no se abrumen y defender nuestro trabajo con una narración directa y clara. Para que el tema cale debemos ver más allá de las cumbres y los encuentros científicos”.

Tatiana Pardo, periodista del diario El Tiempo de Colombia, comparte el pensamiento de su colega. “Nuestro ideal debe ser traducir todo el conocimiento científico para que lo entienda toda la población. De nada sirve informar sobre un proyecto en contra de la deforestación, como Bosques Territorios de Vida, por ejemplo, si no se abordan los testimonios de la gente que allí habita y su relación con la naturaleza”.

Para lograr ese impacto en los lectores y en las mismas salas de redacción, Pardo dijo que es necesario hacer alianzas entre los medios y las diferentes entidades académicas y científicas. “Hacer investigación en Colombia no es fácil. Los medios no cuentan con presupuesto para ello. Es necesario asociarse con agentes externos para realizar grandes especiales de investigación, como lo hicimos recientemente con Canal 13 para un multimedia de biodiversidad y posconflicto. Esta alianza nos permitió ir más allá del descubrimiento de nuevas especies en territorios que fueron afectados por la violencia, ya que lo contamos a través de las personas que lo han vivido”.

Para Adriana Mayo, del diario La República de Lima, el tema ambiental tendría mayor importancia y resonancia si se le imprime un toque social. “Hay que buscar el rostro para que la historia se vuelva interesante. Por ejemplo contar los testimonios de las personas que se han visto afectadas por el calentamiento global, las sequías y la pérdida de los bosques. Se trata de buscarle el lado social y un ángulo interesante que todos entiendan”.

Le puede interesar: Se lanza Parques Cómo Vamos, una iniciativa de la sociedad civil para velar por su protección

Marlene Testa, del periódico La Estrella de Panamá cree que “el tema ambiental no solo se limita a las denuncias, la contaminación y la catástrofe. Recuerdo una nota que titulé ‘Sexo y muerte en el canto de cigarra’, que trataba sobre el canto que le hace el macho a la hembra para reproducirse, a la cual le di un rostro con testimonios científicos y ancestrales. Aunque son relatos que son ‘pordebajeados por la mayoría de los editores, no debemos dejarlos morir. Hay que defender y sustentar nuestro trabajo”.

El experto Gustavo Wilches-Chaux dijo que “los periodistas son los encargados de traducir ese lenguaje hermético de la comunidad científica, el cual evita que los asuntos ambientales tengan mayor resonancia. De igual forma hay que dejar el ‘antropocentrismo’ y comunicarse con actores que no son humanos, es decir entrevistar a los otros seres vivos, escuchar a las quebradas, ríos y montañas. En las comunicaciones está la clave para lograrlo”.

Falta seguimiento

Katiana Murillo, del Latin Clima de Costa Rica, dijo que en América Latina el tema ambiental ha estado fragmentado. “El reto es ir más allá de las fronteras y enfocar a la región en un solo panorama, ya que todos los países padecen por los mismos factores como el calentamiento global, la deforestación y el cambio del uso del suelo”.

Según Murillo, los periodistas que cubren la fuente están en la necesidad de entender, sustentar e interpretar la situación actual. “Nos hace falta capacitarnos y aprender a fondo las temáticas ambientales, al igual que otros campos que van ligados como el derecho y la economía. Solo de esa forma podemos interpretar lo que está sucediendo y generar un cambio en la sociedad”.

"El seguimiento es nulo en el periodismo ambiental. Sin embargo, últimamente se han consolidado nuevas iniciativas independientes digitales confirmadas por experimentados periodistas que abordan temas investigativos trascendentales. Las empresas han empezado a comprender que pintar de verde atrae y vende. Ese es un avance importante", señaló por su parte Sonia González del PNUD.

Por su parte, Solange Márquez, de El Universal del México, dijo que una de las grandes fallas del periodismo ambiental es la falta de seguimiento a los reportajes. “No podemos quedarnos solo en la primera publicación, con la denuncia, hay que continuar con el proceso. Sumado a esto, considero que para posicionar el tema debemos fortalecer y acudir a esas figuras reconocidas que permiten visibilizar las problemáticas ambientales, como lo han hecho Al Gore y Leonardo DiCaprio, entre otros”.

Le sugerimos: Ecofriday, una vitrina para emprendedores verdes

Sumado a esto, Márquez evidencia la necesidad de sembrar conciencia sobre el papel que juega cada ciudadano en los impactos negativos. “La gente no concibe que tiene responsabilidad en las catástrofes ambientales. Las conocen pero no se hacen responsables, por lo cual prefieren no abordarlas ni apropiarse de ellas”.

Plástico, tema ganador

Un menosprecio hacia el medio ambiente es el principal obstáculo que ha afrontado Lorena Guzmán, del diario El Mercurio de Chile. “En las redacciones, los periodistas que cubrimos esta fuente somos vistos como los raros del equipo. Nuestros temas han sido menospreciados por la mayoría de editores, pero últimamente esto ha cambiado en algo”.

Guzmán destaca la iniciativa mundial que prohíbe el uso de bolsas plásticas. “Esta iniciativa ha calado en la mayoría de países. Como ahora toca pagar por las bolsas, los ciudadanos prefieren llevar sus bolsas de tela o canastos, lo que ha generado un cambio de hábitos de consumo. Al afectar el bolsillo el tema trasciende”.

Fátima Romero, del diario La Prensa de Honduras, considera que en los medios de comunicación de su país no se le ha dado la seriedad a factores como el Cambio Climático y la deforestación.

“Este tipo de temas no cuentan con el espacio suficiente en los diarios y no son atractivos para primeras páginas o grandes titulares. Eso se debe a que lo que más consumen los lectores son los temáticas virales, deportivas o de espectáculos. Estamos en la obligación de hacerlo evidente, como lo hicimos con una denuncia de cultivos de palma en un parque protegido”.

Por último, Talí Santos, de la revista Mundo Diners de Ecuador, destacó el papel que desempeñan los periodistas en las Conferencias sobre Cambio Climático. “Ya es evidente el rol transversal del tema ambiental para la economía y la política. La Conferencia de las Partes que se llevó a cabo en 2014 en Lima fue un momento trascendental, ya que nos permitió conocer la diversidad de la información, la necesidad del dato, ver lo que está oculto y las relaciones internacionales. Todas esas herramientas nos sirven para hacer mejor nuestro trabajo”.