Las redes sociales han servido como el principal canal de difusión de las muestras de la naturaleza durante la cuarentena obligatoria por el nuevo coronavirus. Fotos y videos con imágenes de playas cristalinas, zarigüellas en las calles, zorros en conjuntos residenciales y hasta pumas en áreas urbanas, han sido divulgadas por la ciudadanía desde su confinamiento.

Hace pocos días, un habitante de Bogotá grabó una familia de patos canadienses caminando a paso rápido por una calle del norte de la capital, en una zona conocida como Mora Verde en la localidad de Suba. @CART2005 le bajó la velocidad a su vehículo y captó el avistamiento en su celular.

Se trataba de una hembra pato con ocho de sus crías, las cuales seguían obedientemente a su madre pegados al andén de la calle transitando con calma por encima de la hojarasca. “Miren lo que me encontré por Mora Verde. Esto es una maravilla, quién sabe para donde van”, se escucha en el video publicado en la cuenta de Twitter.

Al ver el video, la Fundación Humedales Bogotá, que lleva más de una década estudiando y protegiendo a estos ecosistemas hídricos capitalinos, precisó que en la zona, ubicada entre las calles 212 y 213, hay dos cuerpos de agua no declarados como humedales, llamados Mora Verde.

Los animales siguen aprovechando la baja presencia humana en las calles bogotanas durante la cuarentena. Fotos: video ciudadano.

“En el norte de Bogotá, entre del cerro de La Conejera y el humedal Torca-Guaymaral, existen dos pequeños cuerpos de agua que limitan con el conjunto residencial Mora verde y que abren una posibilidad para nuestros parques públicos y áreas residenciales. Están ubicados cerca de los colegios Clermont y el Gimnasio Los Portales”, afirmó la organización ambiental.

Le puede interesar: Cuatro humedales bogotanos sucumben ante las basuras, cemento, ruido e incendios

Los dos cuerpos de agua tienen un área entre 600 y 700 metros cuadrados, respectivamente, y están separados por las casas del conjunto residencial Mora verde, una zona de 200 metros lineales.

“Ambos espejos de agua están totalmente despejados, con algunas plantas acuáticas y en uno de ellos existen dos tubos oxigenadores. Están rodeados de una malla eslabonada de aproximadamente un metro de alto”, informó la fundación.

Este es uno de los cuerpos de agua ubicados en la zona residencial Mora Verde. Foto: Jorge Escobar (Fundación Humedales Bogotá).

Reportes previos

En septiembre de 2019, los jóvenes ambientalistas de la Fundación Humedales Bogotá hicieron varios recorridos por los dos cuerpos de agua de Mora Verde. En uno de ellos registraron a una hembra de pato canadiense (Spatula discors) en el espejo de agua, un avistamiento que los sorprendió. 

Le puede interesar: ESPECIAL: la resistencia biodiversa de la cuenca media del río Bogotá

“Humedales reconocidos, con mayor tamaño y en inmediaciones de zonas urbanas como Techo en Kennedy, no han registrado la presencia de esta especie durante los últimos años. Esto es un indicador de que estos ecosistemas sirven de refugio a las aves endémicas y migratorias”, dijo Jorge Emmanuel Escobar, director de la fundación.

Pato canadiense hembra registrada en septiembre de 2019 en Mora Verde. Foto: Fundación Humedales Bogotá.

Además del pato canadiense, la organización ha visto en estos cuerpos de agua especies como el pinchaflor (Diglossa humeralis), colibrí chillón (Colibri coruscans) y sirirí (Tyrannus melancholicus), entre otras aves comunes de los parques urbanos. En cuanto al arbolado, hay presencia de alisos, sauces, manos de oso, saucos y arbustos de menor tamaño. 

Le puede interesar: Los raros animales albinos vistos en Bogotá

Para Escobar, la mamá pato con sus crías avistada hace pocos días podría tratarse de la misma que vió a finales de 2019. “En el pasado, toda esa zona era un gran humedal, que fue fragmentado por la construcción de la Autopista Norte. La presencia de patos canadienses en estos pequeños cuerpos de agua indican que los espacios duros, como parques de bolsillo, pueden albergar este tipo de ecosistemas para brindar refugio a la fauna”.

Además de defender los 15 humedales ya declarados en Bogotá, desde hace varios años la fundación trabaja en un inventario de los cuerpos de agua en la capital, el cual ya suma más de 80 identificados tanto en la zona urbana como rural, en sitios como lagunas de los páramos, embalses y humedales en colegios, universidades, clubes, cementerios y parques públicos y privados.


Los cuerpos de agua de Mora Verde hacían parte de un gran humedal en el norte de Bogotá. Foto: Fundación Humedales Bogotá.

Este es un contenido periodístico de la Alianza Grupo Río Bogotá: un proyecto social y ambiental de la Fundación Coca-Cola, el Banco de Bogotá del Grupo Aval, el consorcio PTAR Salitre y la Fundación SEMANA para posicionar en la agenda nacional la importancia y potencial de la cuenca del río Bogotá y  sensibilizar a los ciudadanos en torno a la recuperación y cuidado del río más importante de la sabana.