Con la idea de implementar actividades de turismo de naturaleza que promuevan la conservación de la biodiversidad en el país y complementar esfuerzos para el desarrollo económico sostenible de algunos corredores específicos, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) y Procolombia firmaron un acuerdo por la conservación.

El memorando de entendimiento, establecido por Usaid a través de su programa Riqueza Natural, incluye capacitaciones dirigidas a los guías de naturaleza, vinculando a las comunidades locales y generando fuentes de ingreso y condiciones de vida de los pobladores como una forma de ayudar a proteger los ecosistemas.

También ayudará técnicamente en el proceso de superación de cuellos de botella normativos frente a los obstáculos que pueden limitar las actividades de turismo de naturaleza responsable y sostenible.

Lea también: La naturaleza una de las grandes apuestas del turismo en el país

“Vamos a implementar proyectos en Montes de María, entre Bolívar y Sucre, Casanare y Camino Teyuna en la Sierra Nevada de Santa Marta, alineados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y con la estrategia del Gobierno de promover un turismo responsable con parámetros sostenibles que protejan el medioambiente y que generen prosperidad en las comunidades locales”, señaló Flavia Santoro, presidenta de ProColombia.

En las zonas escogidas por Riqueza Natural el propósito es implementar planes estratégicos de conservación, pues es allí donde se encuentran los ecosistemas de bosque seco tropical y las sabanas inundables, los hábitats más amenazados del país.

Ricardo Sánchez, director del Programa Riqueza Natural de Usaid, dicen que el programa está comprometido en aunar esfuerzos con ProColombia para apostarle a la integración de la producción sostenible, la conservación de la biodiversidad y la consolidación del turismo de naturaleza como una oportunidad de generación de ingresos para las comunidades.

En medio de este panorama, Parques Nacionales y Cormacarena informaron que este viernes Caño Cristales, uno de los ecosistemas más biodiversos del país,  abrirá nuevamente las puertas al turismo con una capacidad diaria de 120 visitantes.

Negocio con potencial

Cifras de Adventure Travel Trade Association (ATTA), indican que el turista de naturaleza deja 3.000 dólares en una estadía promedio de ocho días, razón por la cual fortalecer esta actividad es una de las prioridades del gobierno, pues tiene un gran potencial en mercados como Canadá, Estados Unidos, España, Francia, Alemania y el Reino Unido.

Una de las actividades que tiene mayor demanda es el avistamiento de aves. Con más de 1.920 especies, el país es número uno en estas especies en el mundo, lo cual quedó demostrado en mayo de 2019 al ocupar el primer puesto, por tercer año consecutivo, en el Global Big Day 2019, organizado por el Laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell.

Actualmente existen 23 empresas colombianas que ofrecen rutas para practicar este tipo de turismo en todas las regiones del país. Solo en el Pacífico habitan 650 especies, muchas de estas endémicas.

Le puede interesar: Cuáles son los límites en la lucha por la conservación de la naturaleza

Otra forma de turismo de naturaleza es el agroturismo en torno a la producción de cafés especiales colombianos, que se ha posicionado en el mercado internacional con experiencias de lujo en regiones más allá del paisaje cultural cafetero, como Huila, Cundinamarca y la Sierra Nevada de Santa Marta.

De acuerdo con la ATTA, el turismo en bicicleta es la segunda actividad turística más popular entre los viajeros de aventura y en Colombia 13 empresas están exportando este producto.

Las entidades que promueven el turismo en el país esperan que esta modalidad se desarrolle y atraiga un importante número de viajeros interesados en conocer y vivir una experiencia diferente.