Los grandes movimientos de migrantes en el mundo muchas veces son vistos como una carga para los Estados a los que llegan, impactando todos los sistemas, tanto laborales como de salud y educación, entre otros. Sin embargo, otro es el análisis que hace la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

La secretaria Ejecutiva de este organismo, Alicia Bárcena, dice que si bien los migrantes pueden acarrear costos, también tienen un impacto social, económico y cultural notoriamente positivo en los países tanto de origen como de destino.

Según lo planteado por Bárcena, los beneficios de la migración para el crecimiento económico son innegables. Indica que en 2015, la contribución de los migrantes al Producto Interno Bruto mundial fue de aproximadamente 6,7 billones de dólares, monto equivalente al 9,4 % del mismo.

Lea también: América Latina se prenden las alarmas en el Día de los refugiados

Destacó el ejemplo de Latinoamérica en donde, según dice, los migrantes juegan un papel determinante en la reproducción demográfica y el mercado laboral en los Estados Unidos.

El 38 % de la escasez de mano de obra en Estados Unidos entre 2000 y 2015 fue cubierto por inmigrantes latinoamericanos, entre los cuales mexicanos y centroamericanos aportaron con más del 80 por ciento”, manifiesta la directiva.

Números al alza

Esta semana se conoció que en el pasado mes de febrero, un total de 76.103 personas cruzaron irregularmente la frontera hacia los el país norteamericano, dato que dobla el registrado en el mismo mes de 2018. Un aspecto preocupante es que 6.800 de estos migrantes eran niños que no tenían compañía.

La cifras del fenómeno migratorio hablan por sí solas. Los últimos datos de la Organización Internacional de la Migración (OIM), indican que en el mundo hay más de 258 millones de inmigrantes, dato que representa más o menos 3,4% del total de la humanidad, concentrándose especialmente en 10 países; que soportan alrededor de 50% de los mismos.

Latinoamérica ha sido históricamente una productora de emigrantes, especialmente México y Centroamérica, según la OIM. Sus estadísticas indican que el número de inmigrantes en la región alcanza unos 8 millones; siendo Argentina el país con mayor número, superando los 2 millones y, seguramente, Colombia ahora se ubicará en uno de los primeros a lugares de ese ranking, dado el creciente ingreso de la llegada de venezolanos.

Datos de Migración Colombia muestran que el número de venezolanos establecidos en Colombia al cierre del año pasado se situó en 1.174.743, censo que incluye a personas tanto en situación legal como irregular.

Le puede interesar: El drama de los refugiados no para

Precisamente sobre el impacto de esta población en la economía del país, la co directora del Banco de la República, Ana Fernanda Maiguashca, dijo recientemente que estudios dados a conocer por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) y el Banco de la República, no evidencian que hasta ahora se haya generado un impacto en materia de empleabilidad en el país.

Sin embargo, en su concepto, la llegada de este tipo de población podría representar nuevas oportunidades para el país y que es importante saberlas aprovechar. “Más gente, más diversidad, más ideas eso siempre es una oportunidad y hay que aprovecharla".

Por su parte, la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, destaca que el Pacto Mundial reconoce la importancia de la dimensión regional de la migración, así como la necesidad de intensificar la cooperación regional, por lo que las comisiones económicas regionales de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) pueden contribuir a la implementación del Pacto y sus procesos regionales de seguimiento.