Un operativo realizado en 103 países del mundo contra el tráfico de especies dio lugar a casi 700 detenciones y a la incautación de miles de pájaros, reptiles, un cachorro de león y chimpancés vivos, informó este lunes la Interpol.

"Se prevén nuevas detenciones y procesamientos a medida que avancen las investigaciones mundiales en curso", como resultado de la Operación Trueno, dijo la Organización Internacional de Policía Criminal en un comunicado.

En México, las fuerzas del orden rescataron a una tigresa blanca adulta, un jaguar y un cachorro de león de cuatro meses de edad en Sinaloa, mientras que en Camerún los oficiales de aduanas decomisaron 187 colmillos de elefantes en un camión que venía de Gabón, indicó el organismo con Sede en Lyon.

El tráfico de especies silvestres es una práctica que se fortalece en algunos países. Foto: Paula Ruiz

La policía de Zimbabue frustró, por su parte, el traslado de 32 chimpancés vivos de República Democrática del Congo.

En total se recuperaron más de 45.500 especímenes de animales y plantas, entre ellos 1.400 tortugas y 6.000 huevos de tortuga, 1.160 pájaros y 1.800 reptiles.

Le recomendamos: Pidieron un gato y recibieron un tigre: tráfico de fauna crece por Internet

También se incautaron más de una tonelada de escamas de pangolín, que representan aproximadamente 1.700 pangolines muertos, 56.200 kilogramos de productos marinos, 950 toneladas de madera y 15.878 kilogramos de plantas.

"Los delitos contra la fauna y la flora silvestres y los bosques constituyen el cuarto mayor comercio ilegal del mundo, un lucrativo negocio ilegal con consecuencias de gran alcance y devastadoras no sólo para el medio ambiente, sino también para la sociedad, la salud pública y la economía mundial", declaró Jürgen Stock, Secretario General de Interpol, en el comunicado.

"Suelen ir de la mano de la evasión fiscal, la corrupción, el blanqueo de capitales e incluso el asesinato, perpetrados por grupos que utilizan las mismas rutas para el contrabando de especies silvestres protegidas que para el de personas, armas, drogas y otros productos ilegales", añadió Stock.

Le sugerimos: Tráfico de fauna silvestre favorece nuevas enfermedades infecciosas

Transmisión de enfermedades infecciosas 

Una de las grandes problemáticas que genera el tráfico de animales silvestres, además de causarles enormes daños a su salud y a su integridad, es la transferencia de virus que pueden terminar en la generación de enfermedades como el coronavirus, según han indicado diversos estudios científicos. 

El pangolín es un animal altamente traficado en países asiáticos. Foto: Getty Images

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), en su informe anual sobre la delincuencia, indicó recientemente que los delitos relacionados con la vida silvestre y la explotación de la naturaleza aumentan el riesgo de transmisión de enfermedades como el nuevo coronavirus, causadas por patógenos que se propagan de los animales a los seres humanos. 

Le sugerimos: Condenados a cadena perpetua: así es la vida de muchos animales silvestres

Los pangolines, identificados como posibles vectores del coronavirus, son los mamíferos silvestres más amenazados por cazadores furtivos, por ejemplo. Las incautaciones de sus escamas se multiplicaron por diez entre 2014 y 2018y ahora estas nuevas cifras evidencian que el hombre sigue atacando a los ejemplares de esta especie.

La actual pandemia podría conducir a un aumento del tráfico, adviertió la ONUDD, en su momento, ya que los productos derivados de la fauna y la flora pueden presentarse como "remedios" al coronavirus, en particular la bilis de oso, utilizada en la medicina china tradicional.

*Con información de AFP