| 2020/03/28

Condenados a cadena perpetua: así es la vida de muchos animales silvestres

Por estos días de aislamiento obligatorio para evitar el contagio del coronavirus, muchos han experimentado lo mismo que sienten los animales silvestres que han sido condenados a vivir en jaulas. Ansiedad, estrés y problemas físicos son algunos de los males que sufren estas especies.

Los primates son unas de las especies que más sufren con el encierro ya que están acostumbrados a vivir en manadas. Foto: archivo/Semana. Los primates son unas de las especies que más sufren con el encierro ya que están acostumbrados a vivir en manadas. Foto: archivo/Semana.

El encierro obligatorio que por estos días se cumple en varias ciudades del mundo por cuenta del coronavirus, ha despertado la ansiedad y el instinto libertario de muchos ciudadanos. 

A través de redes sociales, algunos se han mostrado hasta desesperados por tener que permanecer en sus casas o apartar amentos por varias semanas, mientras se reduce el riesgo de contagio o se controla la emergencia sanitaria. 

Esa misma sensación la sienten los animales silvestres que son convertidos en mascotas para satisfacer el gusto de unos pocos. Las aves son el mejor ejemplo. Luego de ser cazadas, son condenadas a vivir en jaulas en las que volar les es imposible. Poco a poco van perdiendo su instinto y terminan enfermando, entre otras causas, por estrés. 

Le puede interesar: El coronavirus podría ser una bendición para los animales salvajes

"Lo que ocurre con las aves es el mejor ejemplo de crueldad, pues están acostumbradas a volar y hacer migraciones. Las águilas recorren cientos de kilómetros y no poder volar más de tres metros dentro de una jaula es realmente un tormento", manifiesta Fernando Trujillo, director de la Fundación Omacha, quien sostuvo que esta situación termina afectando su estructura muscular. 

El biólogo y doctor en zoología en la Universidad de Aberdeen (Escocia) asegura que el encierro también les genera a los animales impactos comportamentales enormes. "Uno lo evidencia muy fácil en los felinos, pues adquieren comportamientos estereotipados y atípicos como ir de un lado para el otro y repetir movimientos en la misma dirección. Para un jaguar, que puede necesitar más de 30 kilómetros de área como hábitat para encontrar sus presas y hallar posibilidades de reproducción, es dramático estar limitado a una jaula de 10 metros por tres", afirma. 

Le sugerimos: Redes sociales incrementan el tráfico ilegal de fauna silvestre

Lo mismo ocurre con las orcas en los oceanarios. "Estos son animales que están acostumbrados a moverse por cientos de kilómetros a lo largo del océano y por eso confinarlos es condenarlos a muerte. En muchos acuarios, de hecho, solamente tienen orcas hembras por la sencilla razón de que las orcas machos tienen aletas dorsales que pueden llegar a medir dos metros de altura y al estar encerrados, como no se pueden mover mucho, los músculos que sostienen la aleta terminan necrosándose, por lo que debe ser amputada", expresa.


Las aves son los animales silvestres que más sufren en confinamiento, según los expertos. Además son las especies más traficadas ilegalmente, de acuerdo con la Policía. Foto: archivo/Semana. 

Trujillo considera que, aunque los zoológicos se constituyen en muchas ocasiones en la única manera para salvar a un animal que ha sido confiscado del tráfico ilegal de fauna, tras no haber podido ser rehabilitado y liberado, nada puede reemplazar la libertad.

"El encierro en los animales es un tema muy complicado, es un tema que exige creatividad y responsabilidad para poder tenerlos en las mejores condiciones posibles. En este aspecto la dieta juega un rol fundamental para evitarles problemas, ya que, por ejemplo, los felinos sufren mucho de temas hepáticos, entonces una mala alimentación los puede matar en corto tiempo en cautiverio", dice. 

Le recomendamos:  Animales silvestres como mascotas, la amenaza para la fauna en Colombia

Para él, el confinamiento, así sea en un lugar generoso, repercute en la salud no solo física del animal y, más aún, si éstos están acostumbrados a vivir en manadas como los cetáceos o los primates. 


El comportamiento y la salud de los animales se afecta al estar encerrados. Foto: archivo/Semana. 

El instinto es algo que también se les altera a las especies silvestres en cautiverio. Así lo confirma Sandra Bessudo, bióloga y directora Fundación Malpelo, quien sostiene que la libertad es fundamental para todo ser viviente, incluido los animales. 

"Yo me pongo en los zapatos del animal y pienso que lo que uno siente y vive, es lo que puede estar sintiendo ese otro ser", comenta Bessudo.

Puede leer: Pasos de fauna, una apuesta por la vida silvestre

La experta cree que la manera como se esté confinado, así como el lugar y la alimentación, también repercuten en el nivel de estrés que puedan sentir las especies silvestres encerradas. "El instinto se les pierde a esos animales que nacieron en cautiverio porque lamentablemente solo aprenden lo que se les enseñe y no lo que su entorno natural dictamine", apunta. Bessudo hace la salvedad sobre los perros y los gatos, que son animales domésticos. 

Ahora que sabe lo que sufren los animales silvestres en encierro, si se le presenta la oportunidad, evite comprar y denuncie el tráfico ilegal.  

En 2018 fueron incautados 34.794 ejemplares de fauna silvestre, mientras que en 2019 la cifra llegó a 18.409 en todo el país, según la Dirección de Protección y Servicios Especiales de la Policía. En lo corrido de 2020 se han registrado 3.534 incautaciones. 

Putumayo, Sucre, Córdoba, Montería, Cesar, Amazonas, Bolívar y Magdalena son los departamentos en los cuales se evidencia mayor tráfico de fauna silvestre. 

Lea también: Encomiendas: nueva modalidad utilizada para traficar fauna silvestre

Las especies más traficadas en Colombia, según la Policía, son las tortugas hicotea y morrocoy, al igual que las iguanas, el periquito bronceado, la lora común, la cotorra cheja, las ardilla, el mono tití gris, el mico maicero, las ranas, los canarios y el perico real. El país al que más se envía fauna silvestre colombiana de manera ilegal es China. 

Para la vigencia 2018 se adelantaron 3.277 capturas por tráfico ilegal de fauna silvestre y para el año 2019, un total de 2.639.

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com