Todo indica que las partículas de la arena provenientes del desierto del Sahara ya llegaron a la capital del país y empezaron a causar efectos en la calidad del aire. Hoy, la capital amaneció con los cerros orientales nublados y el horizonte con color café claro diferente a la contaminación habitual o la registrada por los incendios de la Orinoquia.

"Al parecer son las arenas del desierto del Sahara que llegaron a Bogotá", dijo Daniel Bernal, experto en calidad de aire, quien explicó que la red de monitoreo oficial de Bogotá muestra una mala calidad del aire en especial por material particulado más grande de lo típico, lo que indicaría que sería arena.

El experto indicó que la red de monitoreo de ciencia ciudadana mostró los sensores en amarillo, a diferencia de los días y semanas anteriores que estuvo en verde. "El mapa satelital de Copernicus muestra a La Guajira y vecinos muy afectados, lo mismo que el mar caribe. Aquí la afectación no es tan grande pero hay una corriente de vientos desde Venezuela que puede traer esta arena. El mapa de incendios tiene muy pocas alertas".

Bernal concluye que son la arenas del Sahara. "Este fenómeno ha afectado mucho a Centroamérica. En la Guajira tenemos un sensor pero lleva 15 días fuera por falta de internet".

Le recomendamos: ¿Qué es el polvo del Sahara, la densa nube que viaja desde África hasta América?

Cada año, entre junio y julio, una nube de polvo se apodera de varias zonas del Caribe en el continente americano. Se trata de la llegada de más de 1.000 millones de toneladas de partículas procedentes del desierto del Sahara, un viaje superior a los 8.000 kilómetros que inicia en el norte de África.

Los vientos alisios son el combustible que impulsa este polvo desértico, un fenómeno natural que tiene la misión de alimentar las playas en el Caribe y fertilizar los suelos de la región Amazónica, el sitio más biodiverso del planeta y que día a día sucumbe a paso galopante por el accionar de la deforestación. El fósforo y otros nutrientes son esenciales para la vegetación del bosque amazónico.

La Secretaría Distrital de Ambiente (SDA) informó que durante los últimos días, diferentes satélites han identificado una gran masa de polvo que está viajando miles de kilómetros desde el continente africano hacia el continente americano. "Esta gran nube de polvo se está dirigiendo principalmente a la región del centro y el norte de América, pero podría incidir negativamente en algunas regiones de Colombia".

La entidad precisó que las concentraciones pronosticadas por el sistema de composición atmosférica de la NASA, GEOS-CF para PM2.5, muestran que el avance de la nube de polvo podría tener un pico en la ciudad entre jueves y viernes de esta semana, aumentando así la concentración de material particulado.

“Para nosotros, en las acciones de vigilancia que realizamos son muy importantes los aportes externos que pueden llegar a incidir en la calidad del aire de la ciudad, por eso estaremos al tanto para tomar las decisiones que sean necesarias”, aseguro el subsecretario de Ambiente, Julio César Pulido.  

La SDA indicó que se prevé que el mayor impacto podría ser para la región Caribe, pero que la zona Andina sentirá el coletazo de este fenómeno. "La red de monitoreo de calidad del aire de Bogotá de momento no registra incrementos atípicos en la concentración del material particulado, pero se espera un incremento de entre 50 y 75 por ciento en las concentraciones diarias comparados con las registradas durante los últimos días".

Le sugerimos: Polvo del desierto del Sahara haría cambiar aire de Bogotá y Medellín

Esta situación la habían previsto varios expertos en una investigación sobre intrusión de polvo sahariano en Colombia publicada en 2018 por la Universidad de Medellín, según dio a conocer Luis Belalcázar, profesor de la Universidad Nacional e investigador de calidad del aire, quien dijo que el polvo del Sahara podría llegar a Bogotá y también a Cali, un fenómeno poco frecuente pero que puede ocurrir y afectar la calidad del aire de ambas ciudades.

El desierto del Sahara es una de las principales fuentes de material particulado en el mundo, que tiene la capacidad de afectar la calidad del aire a miles de kilómetros de la fuente. En este artículo se analiza y determina la posible relación entre las emisiones de polvo del Sahara y un episodio de alta contaminación que se registró en Bogotá y Medellín a finales de junio de 2014”, cita la investigación.

Cambios en varias regiones

A través de redes sociales son varios los usuarios que han dado a conocer fotos de otros lugares del país, en donde el fenómeno del polvo del Sahara ya comienza a generar impactos. En poblaciones de la sabana de Bogotá, los cambios en la atmósfera son evidentes. 

En Boyacá también se han reportado variaciones en la calidad del aire. En general la región Andina se enfrenta a las afectaciones causadas por el material particulado que en esta oportunidad parace no tener nada que ver con incendios, como ha ocurrido en el pasado, sino con la llegada de la arena proveniente del desierto africano.