Varias imágenes macabras fueron reveladas hoy a través de las redes sociales. Un grupo de personas le abrían con cuchillos el vientre a un tiburón gris hembra, animal que yacía muerto en una de las playas del sur de la isla de San Andrés.

Al lado de la hembra cercenada estaban cinco crías también fallecidas, sacadas del vientre de la madre posiblemente para venderlas en el mercado negro. Las aletas de los animales completaban el dantesco cuadro.

Al conocer las imágenes, la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina (Coralina), aseguró que la presunta captura ilegal revelada en redes sociales se trata de un tiburón hembra de la familia Carcharinidae del género Carcharhinus, especie mejor conocida como tiburón gris y de arrecifes.

Le puede interesar: San Andrés encontró una alternativa para reducir su mar de basura

La corporación ambiental repudia este hecho en el archipiélago, ya que esta fauna marina se encuentra protegida por la Resolución 1633 de de 2007 del Ministerio de Ambiente, que prohíbe el aleteo del tiburón, y por la resolución 3333 de 2008 del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), que prohíbe el ejercicio de la pesca industrial o artesanal dirigida a la captura de tiburón en San Andrés, Providencia y Santa Catalina”, informó Coralina en un comunicado de prensa.

Según la entidad, el tiburón gris es una especie en vía de extinción clasificada como vulnerable por MinAmbiente, y además hace parte del Libro Rojo del mar de los siete colores.

Le puede interesar: Incendio en basurero de San Andrés afecta a 125 familias

Coralina no recibió denuncias oficiales a través de los canales institucionales, lo que impidió una reacción inmediata y oportuna para atender el presunto delito ambiental”, precisó la corporación.

La publicación está siendo investigada por expertos de Coralina. “Se convocó a las diferentes autoridades como Secretaría de Agricultura y Pesca, Guardacostas, Capitanía de Puerto y Policía Nacional, para poder dar con los presuntos responsables”. 

La Subdirección de Mares y Costas de la entidad está recopilando todas las pruebas del caso, con el fin de adoptar las sanciones necesarias. “Hacemos un llamado a la comunidad para que denuncie los hechos que atentan contra el medioambiente a la línea de emergencia de la Policía Nacional 123 para activar la ruta de atención”.