Semana Sostenible: La deforestación sigue en aumento, y sin embargo, la meta propuesta en el PND es 0%. Una cifra que toma como base el incremento de 23% en tasa de 2016 a 2017. El sector ambiental ha sido muy crítico frente a ésta y temen que no se cumplan los compromisos nacionales e internacionales de cambio climático ¿Tiene el Ministerio un az bajo la manga?

Ricardo Lozano: Efectivamente como lo informamos desde el mes de agosto del año pasado, y como se lo explicamos a la Corte Constitucional hace unas semanas, nosotros recibimos una dramática tasa de deforestación creciente en los parques nacionales naturales y en áreas protegidas estratégicas del país, como es el caso del Parque Nacional Natural Sierra de La Macarena y Serranía de Chiribiquete, patrimonio de la humanidad, entre otros más.

Este gobierno se ha propuesto como meta detener y controlar la creciente tasa de deforestación de bosques naturales, que entre los años 2015 – 2016 se incrementó en un 43 %. Entre 2016-2017 aumentó en un 23 %, y seguramente esa misma tendencia se presentó en 2018.  Es decir, aproximadamente, 260.000 has/año, de acuerdo a los últimos análisis del Ideam, pese a que el Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018 se propuso reducir esa tasa a 90.000 has/ año, y el resultado fue todo lo contrario. Se incrementó en esos porcentajes anteriormente descritos.

Lea también: Sigue en aumento la deforestación en Colombia

Una vez controlada esta tasa, se propone reducirla anualmente, a medida que se van implementando los cuatro pilares del plan de acción de lucha contra la deforestación: combatir la ilegalidad, implementar alternativas productivas que le permitan a las comunidades vivir sin deforestar, fortalecer la información para la adjudicación de tierras rurales y el monitoreo permanente con predicciones que nos permitan adelantarnos sobre el incremento de este flagelo.

Lo que necesita el país es que nos planteemos metas verdaderas, reales y cumplibles. En años anteriores se propuso reducir la deforestación y pasó todo lo contrario.

Nosotros vamos a reorientar esta política con la definición de metas reales que buscan quebrar esta tendencia ascendente, frenando su crecimiento y reduciéndolo anualmente, a través de inversiones estratégicas locales e intervenciones dirigidas a lograr la meta de reducción que todos los colombianos queremos.

El 70% de la deforestación proviene de actividades ilícitas e ilegales.

En efecto, una de las deudas que teníamos con la sociedad, es evidenciar el grave daño ambiental y social causado por el narcotráfico, la usurpación de tierras y la extracción ilícita de minerales en zonas de parques nacionales naturales, ubicados principalmente en las regiones Pacífico y Amazonía colombiana. 17 de las 59 áreas del sistema de parques nacionales, es decir, casi 30 % están siendo afectadas por la deforestación causada por los cultivos de coca.

En 2017,  se deforestaron por esta causa casi 6,6 % del total nacional. Estaban en parques nacionales. Dentro de los cuales se destacan el Parque Nacional Natural Serranía de la Macarena, el Área Natural Única Nukak, el PNN Paramillo, y muchos otros más.

En el año 2017, la deforestación asociada a cultivos de coca en Colombia, fue de 24 % del total deforestado en el país. Es decir, por cultivos de coca se deforestan 137 hectáreas diariamente de bosque natural colombiano, que equivalen a 161 canchas de fútbol sembradas diariamente con coca.

Entonces, es este gobierno el que evidencia, desde el sistema de monitoreo del Ministerio de Ambiente e Ideam, un crecimiento de 30% de hectáreas deforestadas asociadas a cultivos de coca; pasando de tener 38.391 hectáreas deforestadas en el año 2015 a 47.463 hectáreas en el año 2016, y 49.416 hectáreas en 2017 por esta misma causa.

Todos estos datos nos confirman la realidad que estamos enfrentando. Es por esto que surgen iniciativas como la Gran Alianza contra la Deforestación con la revista Semana y el gobierno de Noruega, para combatir este flagelo.

Le puede interesar: Urge una meta contra la deforestación

Nuestro compromiso será seguir deteniendo y revirtiendo esta tendencia en los próximos tres años para poder demostrar reducciones efectivas en la deforestación. Esa realidad significa incrementar el nivel de acción para llevar los esfuerzos mucho más allá de lo que han sido llevados en el pasado.

Semana Sostenible: Con este contexto ¿Cómo piensan hacer frente a esta grave problemática?

Ricardo Lozano: Nuestra política de lucha contra la deforestación tiene cuatro estrategias:

1. Legalidad: tal como lo hemos denunciado, en la Amazonia colombiana se presenta un fenómeno masivo de usurpación de tierras de la nación, en áreas de parques nacionales o en reservas forestales, con su conversión a grandes potreros improductivos, con ganado de uso ilegal, construcción de vías ilegales y el desarrollo de actividades extractivas ilegales en zonas ambientalmente ricas y valiosas para la humanidad.

Contra estos fenómenos están al frente los ministerios de Defensa, Ambiente, Agricultura, Justicia,  Minas y Energía, las autoridades ambientales, la Fiscalía, la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas de manera coordinada y coherente.

Estamos adoptando el Protocolo Interinstitucional de Lucha contra la Deforestación, que incluye la coordinación de información entre el Ideam, el CTI-Fiscalía, Policía y las Fuerzas Armadas en sus componentes de inteligencia e investigación.

La primera decisión es transformar la instancia de solamente coordinación institucional – CICOD a un esquema más operativo que nos permita asegurar un control territorial más efectivo en áreas forestales y frenar los procesos de deforestación.

Vea también: Deforestación: el principal reto medioambiental del gobierno de Duque en 2019

Para esto hemos propuesto en el Plan Nacional de Desarrollo la creación de un consejo nacional ampliado de esta comisión, que incluya también a la Fiscalía General como uno de sus miembros principales.

2. Emprendimiento: es indispensable que la gente tenga alternativas productivas que le permitan vivir sin deforestar y que la conservación del bosque sea una fuente de valor. Como pilar del Plan Nacional de Desarrollo, en este componente se desarrollan e implementan los programas de enfoque agroambiental, la economía forestal sostenible, los emprendimientos de bioeconomía, asistencia técnica, restauración comunitaria, pagos por servicios ambientales, turismo sostenible, negocios verdes, etc.

Acá vale la pena destacar que con Visión Amazonia hemos apoyado a casi 3.000 familias, a través de proyectos agroambientales que al tiempo conservan casi 100.000 hectáreas de bosques y con más de 5.000 familias indígenas en 50 resguardos, y el trabajo con 1.300 familias en el sistema de áreas protegidas.

3. Tierras: este componente está relacionado con el fortalecimiento de la información y los instrumentos de adjudicación y fomento rural para que actúen a favor de las decisiones de conservación, restauración y uso sostenible del bosque natural. Para ello contamos con el apoyo del gobierno de Reino Unido para el desarrollo de infraestructura sostenible en estos territorios.

4. Información: gracias al sistema de monitoreo del Ideam, creado hace más de 10 años, el país ha conocido esta realidad. Fortaleceremos su capacidad para avanzar hacia modelos predictivos, con información cada vez más precisa para interacciones tanto policivas y judiciales, pero también para el seguimiento de los resultados de incentivos y de los programas de apoyo de alternativas productivas a los campesinos.

Semana Sostenible: El Ministerio preside la comisión intersectorial contra la deforestación en este momento. ¿Qué están haciendo desde ahí, específicamente en la Amazonia? ¿Cómo funciona ese articulado entre Min Defensa, Fiscalía y otras organizaciones? ¿Qué decisiones han tomado?

Ricardo Lozano: En estos meses hemos convocado cuatro veces a la Subcomisión Técnica de Seguridad, donde hemos completado la información y hemos analizado en detalle y acopiado información de monitoreo satelital con sobrevuelos de inteligencia, así como el complemento de información proveniente de los procesos realizados por las autoridades ambientales.

Toda esta información ha permitido que se realicen los operativos efectivos de la Fiscalía y de la Fuerza Pública en los Parques Nacionales Naturales, como lo ha registrado los medios de comunicación. Estas investigaciones en la fiscalía y la preparación de operativos y acopio de pruebas sigue avanzando.  Se han realizado hasta el momento cinco operativos contra la deforestación.

La Fiscalía creó un grupo especializado de fiscales para luchar contra la deforestación en la Amazonia, que actualmente avanza en su labor. Asímismo, la Policía Nacional está creando un grupo especializado de lucha contra la deforestación. La Corporación para el Desarrollo Sostenible del Norte y Oriente Amazónico - CDA ha culminado procesos sancionatorios ambientales muy importantes y ejemplarizantes nunca antes vistos.

Semana Sostenible: Hablémos puntualmente de Chiribiquete, ¿cómo va el plan de manejo de este Parque Nacional?

Ricardo Lozano: Efectivamente, desde el comienzo de este gobierno hemos visibilizado y denunciado ante la Fiscalía General de la Nación, que en el mes de julio de 2017, nuestro programa de monitoreo evidenció la presencia de estas actividades ilegales de deforestación en el Parque. Especialmente, en la zona nor - occidental, cerca de las sabanas del Yarí.

Para contrarrestar esta situación, Parques Nacionales Naturales cuenta con un plan de manejo ambiental que garantiza su conservación, adoptado a mediados del año anterior, que busca el desarrollo de procesos de ordenamiento productivo con comunidades y organizaciones locales, implementando acuerdos con las comunidades campesinas sobre uso y manejo de la Zona de Reserva Forestal contigua, que permite frenar la expansión de la frontera y el desarrollo de acuerdos con los sectores económicos presentes en la zona.

De su interés: Chiribiquete, un tesoro amenazado por la deforestación

Adicionalmente, contamos con un robusto programa de vigilancia y monitoreo de presiones sobre el Parque, apoyado con los sobrevuelos de aeronaves no tripuladas y tripuladas de las Fuerzas Militares (Fuerza Aérea y Ejército) y organizaciones no gubernamentales, que permiten aportar las evidencias para las respectivas investigaciones que son adelantadas por la Fiscalía General, y los insumos técnicos para el alinderamiento, amojonamiento y señalización del área protegida.

Semana Sostenible: Pese a todo esto que usted menciona, hay evidencia de sobrevuelos que muestran cómo el parque está siendo deforestado. Colombia tiene un compromiso con la humanidad de cuidarlo. ¿Qué vamos a decir cuando el mundo vea lo que está pasando con este patrimonio declarado por la Unesco? ¿Qué implicaciones tiene?

Ricardo Lozano: Como lo dijimos anteriormente, fue este gobierno y este ministerio el que visibilizó las actividades ilegales y la realidad en este territorio. Con el apoyo de Parques Nacionales y el IDEAM hemos identificado 1.420 hectáreas deforestadas desde el año 2017, puntualmente, en la zona nor-occidental de la reciente ampliación del PNN Serranía de Chiribiquete, que concentran actualmente toda nuestra preocupación. El resto del área protegida, más de 4.200.000 hectáreas están en muy buenas condiciones de conservación de su biodiversidad y del territorio de los pueblos indígenas no contactados

Dicha información, derivada de nuestros propios sobrevuelos, la cual ha sido procesada, georreferenciada y puesta en conocimiento a la Fiscalía General de la Nación, a través de las respectivas denuncias, y en coordinación con la Fuerza Pública, a través del Ministerio de Defensa para asegurar muy pronto el control definitivo de la deforestación en este territorio.

Colombia como Estado se comprometió a conservar este Patrimonio de la Humanidad y con este nuevo gobierno las instituciones vienen trabajando sin descanso en la implementación de todas estas acciones, necesarias para detener los graves motores de deforestación, tanto en el ámbito técnico, administrativo como el penal, y cuya perdurabilidad seguirá siendo la prioridad de este gobierno.