Dos de las grandes amenazas con las que debe librar la humanidad en la actualidad son la desertificación y la sequía. Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), cada año el mundo pierde 24.000 millones de toneladas de suelo fértil y la degradación de las tierras en zonas secas reduce el producto interno nacional de los países en desarrollo hasta en un 8% cada año. 

Para generar conciencia y combatir la pérdida de biodiversidad y ecosistemas, desde 1995, todos los 17 de junio, se conmemora el Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía, a través del cual también se busca promover el uso sostenible de la naturaleza, detener la degradación de los terrenos y frenar la pérdida de diversidad biológica.

Le sugerimos: Cada año el mundo pierde 24.000 millones de toneladas de suelo fértil, según la ONU

La ONU señala que la desertificación de la tierra en zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas, que cubren un tercio de la superficie del planeta, es causada fundamentalmente por la actividad humana y las variaciones climáticas como consecuencia de la sobrexplotación y el uso inadecuado de la tierra. "La pobreza, la inestabilidad política, la deforestación, el sobrepastoreo y las malas prácticas de riego afectan, de igual forma, negativamente a la productividad del suelo", sostiene ese organismo.  

Agrega que esta fecha brinda una oportunidad para recordar que se puede neutralizar la degradación de las tierras mediante la búsqueda de soluciones, con una firme participación de la comunidad y cooperación a todos los niveles.


El inadecuado uso del suelo provoca la degradación de los ecosistemas y la pérdida de biodiversidad. Foto: archivo/Semana.  

No obstante, el panorama no es nada esperanzador. Algunas cifras que maneja la Convención contra la Desertificación de Naciones Unidas (UNCCD) dan cuenta que, por ejemplo, que más del 70% de la superficie terrestre ha sido transformada, un porcentaje que podría alcanzar el 90% para 2050. A esto hay que agregarle que para 2030, la producción de alimentos requeriría otros 300 millones de hectáreas adicionales y que la degradación de la tierra afecta directamente al 74% de personas pobres en el mundo. 

La ONU advierte, adicionalmente, que el 52% de la tierra utilizada para la agricultura se ve afectada por la degradación del suelo, situación que impacta directamente a 2.600 millones de personas que dependen de la agricultura para subsistir, así como que alrededor de 1.600 millones de personas (70 millones de indígenas) dependen de los bosques.

Le recomendamos: Colombia, en riesgo de convertirse en desierto

El organismo multilateral también es enfático al indicar que la tierra se está transformando y degradando a un ritmo insostenible, lo que daña la producción, los ecosistemas y la biodiversidad, y que este tema requiere de una mayor atención considerando la situación que plantea la pandemia por la covid-19. "Se requieren acciones basadas en la comprensión clara de los derechos, recompensas y responsabilidades en la gestión de la tierra para abordar las consecuencias de la pandemia. Hoy, el lema ‘Suelo sano=gente sana‘, promovido por la Convención para Combatir la Desertificación, es más cierto que nunca", reitera.  


La sobrexplotación y el uso inadecuado de la tierra genera problemas de sequía y, por ende, de abastecimiento de agua para las comunidades. Foto: archivo/Semana. 

Por esa razón, para este año el lema es “Alimentos. Forrajes. Fibra.”. A partir de allí se aspira a educar a las personas sobre la manera de reducir su impacto individual en el medioambiente, mediante cambios en el comportamiento de los consumidores y las empresas, y la adopción de una planificación más eficiente del uso de la tierra y de prácticas más sostenibles, que conlleven a disponer de terrenos suficientes para satisfacer la demanda. 

Y es que para poder contar con tierras productivas suficientes para satisfacer la demanda de 10.000 millones de personas en 2050, es necesario modificar el estilo de vida de las personas, según la ONU. "

"Los alimentos, los forrajes y las fibras también están contribuyendo al cambio climático: un tercio de las emisiones de gases de efecto invernadero proceden de la agricultura, la silvicultura y otros usos de la tierra. La producción de ropa y calzado ocasiona el 8% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, una cifra que, según las previsiones, ascenderá 50% para 2030", indicó la ONU. 

El panorama en Colombia

Mientras en el mundo se conmemora el Día de Lucha contra la Desertificación y la Sequía, en Colombia se celebra el Día Nacional del Suelo.  

Sobre el particular, el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (Igac) señala que en el 28,6% del territorio nacional se hace un uso inadecuado del suelo, es decir, se destinan los terrenos a ganadería o agricultura cuando la vocación y capacidad de la tierra indican que no son aptos para dicha actividad.

Puede leer: "Pondré la lupa en la erosión del suelo y la contaminación de las aguas": directora del Ideam

Esa entidad advierte, además, que de este total, casi 16% ya cuenta con suelos degradados o sobreutilizados por la actividad agropecuaria.

Cifras que corrobora el último censo del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) que señala que más de 34 millones de hectáreas del territorio nacional son destinadas a la actividad pecuaria, cuando según el Igac, solo 15 millones de hectáreas deberían contar con la presencia de ganado, pues solo esa cantidad cuenta con la capacidad y vocación para soportar el pisoteo constante del ganado sin derivar en la compactación de los suelos.


La deforestación y la ganadería extensiva son dos de las problemáticas que han incidido en la pérdida de productividad de los suelos en Colombia. Foto: Rutas del Conflicto.


Entre tanto, 19,3% del país tiene suelos aptos para cultivar, pero solo se destina el 4,6% para tal fin, mientras que 13% alberga terrenos donde es desaprovechada la verdadera vocación y 15,6% tiene suelos degradados por la actividad agropecuaria, siendo los departamentos de Sucre, Atlántico y Magdalena los más afectados. 

Para intentar contrarrestar esta problemática a finales de 2019 fue creada la Alianza Nacional por los Suelos, a través de la cual diferentes autoridades ambientales y de investigación buscan lograr una gestión sostenible de este recurso natural y luchar contra la desertificación y los riesgos y efectos de producen los pesticidas orgánicos persistentes y altamente tóxicos.

Lea también: Nace alianza para salvar los suelos de Colombia

Además se propende por la rehabilitación y restauración de los suelos que presentan algún grado de degradación, así como contribuir en la implementación de las metas establecidas en la Política para la Gestión Sostenible del Suelo y en el Plan de Acción Nacional de Lucha contra la Desertificación y la Sequía.

De esta coalición hacen parte el Ministerio de Ambiente, el Igac, el Ideam, la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Agrosavia) y la Sociedad Colombiana de Ciencia del Suelo.