Las autoridades indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta dirigieron una carta al Ministerio de Turismo y a las gobernaciones de Magdalena, La Guajira y Cesar, a las alcaldías, las secretarías de turismo y a los operadores turísticos de la región con el fin de que se tomen las medidas necesarias para evitar cualquier contagio del coronavirus en las poblaciones. Pidieron que se restrinja y controle la afluencia de turistas.

“Nos pronunciamos a la población no indígena con el fin de que se restrinjan y controlen la entrada a las comunidades indígenas, (de) las actividades turísticas, migraciones y demás actividades que puedan afectar nuestra salud, dentro del resguardo kogui malayo arhuaco, cuencas de los ríos Ranchería, Tapias, Jerez, Palomino, Garavito, Santa Clara, Rioancho, Buritaca, Guachaca, Mendiguaca, Guatapurí (San José de Maruamake), Tucurinca, Suribaka y río Don Diego, Gaira, Manzanares, Piedra, Toribio, Córdoba, Río Frío, Sevilla,  Fundación, Ariguaní y Aracataca”, dice la carta. 

Le sugerimos: Por la vía jurídica, indígenas de la Sierra Nevada piden protección de sus derechos

La carta la firman Rogelio Mejía Izquierdo, gobernador del cabildo arhuaco de Magdalena y La Guajira; David Gil, delegado wiwa del Magdalena y José de los Santos Sauna Limaco, gobernador del cabilido indígena RKM.

Dada la afluencia de turistas, especialmente extranjeros, los indígenas se encuentran en un alto riesgo de contraer la enfermedad que ya fue declarada pandemia. Un contagio en cualquier indígena puede tener consecuencias no deseadas.

Le recomendamos: No somos de nadie: indígenas de la Sierra a gobernadora

Los gobernadores piden que se cierre la entrada por tres meses. Solicitan también que se hagan controles inmediatos para el ingreso de los turistas al resguardo kogui malayo arhuaco.

Las autoridades de los pueblos ancestrales de la Sierra, cuyo resguardo hace parte de los departamentos de La Guajira, Magdalena y Cesar, hicieron la petición desde la estructura del congreso de Euzama Kadukua y Mamanoa que tiene como fin “organizar en pensamiento, defender, promover y conservar la vida, la naturaleza, los euzamas, los sitios sagrados y la línea negra, para mantener la unidad colectiva, el orden ancestral del territorio, como fue establecido desde la ley de origen y el gobierno propio”.

Actualmente existen cerca de 30.000 indígenas en la Sierra Nevada que hacen parte de los pueblos kogui, arhuaco, wiwa y kankuamo