Cada año, por esta época, se está volviendo costumbre que Medellín entre en una crisis ambiental por culpa de la mala calidad del aire en la ciudad. Tal como ocurrió el en 2017 y 2016, las autoridades decretaron esta semana el estado de contingencia ambiental por cuenta de las elevadas concentraciones de partículas contaminantes el área metropolitana del Valle de Aburrá.

Le recomendamos: Medellín sufre un problema crónico de contaminación

Este miércoles, las 20 estaciones de monitoreo del aire que hay en Medellín y sus municipios aledaños estuvieron con color naranja, lo que significa que los grupos sensibles como los niños y los adultos mayores deben reducir sus actividades al aire libre por cuenta de los altos niveles de contaminación.

Por esa razón, este sábado los carros particulares, los camiones y las volquetas con placas terminadas en número impar (en el caso de las motos será el primer número) tendrán restricción para circular entre las 7 y las 8:30 de la mañana, y entre las 5:30 y las 7 de la noche. El próximo sábado será el turno de los números pares.

Además, las medidas incluyen el pico y placa para las motos cuatro tiempos un día a la semana y para las volquetas y los camiones anteriores a 2009 dos días a la semana de 5:00 a 8:30 a. m. y de 4:30 a 9:00 p. m. Las restricciones se prolongarán inicialmente hasta el 7 de abril.

Le puede interesar: La costosa desidia de Bogotá para limpiar su aire

El Área Metropolitana, la autoridad ambiental en esa zona, afirmó que la disminución de los vientos que se está presentando dificulta la dispersión de los gases contaminantes que emiten los casi 1.4 millones de vehículos que ruedan diariamente por sus calles.

"Por ahora, la ciudad se encuentra en un estado de prevención. "Si pasamos al nivel de alerta se informarán las medidas", dijo la subdirectora ambiental de esa entidad, Maria del Pilar Restrepo, en declaraciones recogidas por el diario El Colombiano.