Deforestación, contaminación del suelo y del agua, y envenenamiento por mercurio de personas y animales son algunas de las consecuencias que afrontan las cerca de 30 etnias que habitan Los Jaguares de Yuruparí, un macro territorio de más de tres millones de hectáreas que está siendo amenazado por la voracidad de la minería ilegal. 

Ese panorama, precisamente, fue expuesto este miércoles durante el conversatorio ‘Acciones urgentes para salvar la Amazonía’, que se llevó a cabo en las instalaciones de la Procuraduría General de la Nación y en el que se anunciaron acciones legales como la tutela. 

En efecto, comunidades indígenas de las zonas Tiquié del Yaigojé Apaporis, en Vaupés; del Mirití, Amazonas; del Yaigojé y bajo Apaporis; y del Pirá Paraná prepararon y redactaron dicha acción legal, con el respaldo de la Fundación GAIA Amazonas, la Procuraduría General de la Nación y la Clínica Jurídica de Medio Ambiente y Salud Pública de la Universidad de los Andes (Masp). La tutela detalla los hechos y afectaciones que vulneran derechos fundamentales como el de la vida y la salud, y otros como el de la integridad étnica y cultural.

El pescado, alimento por excelencia de los indígenas en esta zona del país, es la fuente principal de envenenamiento con mercurio, según estudios de Ministerio de Salud, Ambiente, Instituto Nacional de Salud, Universidad de Córdoba, de Cartagena y Parques Nacionales Naturales (PNN). Foto: Fundación GAIA

“Con esta acción se espera generar instrumentos de ordenamiento territorial, pensar el territorio desde las comunidades indígenas y lograr que toda esta zona esté libre de minería, bien sea criminal o tradicional”, dijo Felipe Clavijo, asesor de la Procuraduría General de la Nación.

Elba Macuna Barasano, lideresa indígena, denunció que aunque el consumo de pescado es una tradición muy arraigada en su comunidad, se está viendo gravemente afectada por la contaminación con el mercurio que utilizan los mineros.

Le sugerimos leer: Indígenas le ganan pleito jurídico a petrolera en Putumayo

Esa, precisamente, fue la conclusión de un estudio reciente del Ministerio de Salud, de Ambiente, el Instituto Nacional de Salud, la Universidad de Córdoba, de Cartagena y Parques Nacionales Naturales, que establecieron que más del 20 por ciento de la población de esa zona presentó pérdida de la memoria, alteraciones del ánimo reflejadas en una irritabilidad o tristeza sin motivo o razón aparente, problemas en la vida sexual, sensación de vértigo, visión borrosa, dolor de cabeza frecuente; pérdida de piezas dentales, decoloración de las encías, gingivitis, alteración de la agudeza visual y alteraciones en los reflejos, entre otros.

Más del 20 por ciento de las personas han presentado algún sintoma o enfermedad producto del mercurio. Foto: Fundación GAIA

Martín von Hildebrand, presidente de Fundación Gaia Amazonas, dijo que lo importante de este ejercicio es ver cómo a través del diálogo se pueden resolver conflictos entre comunidades indígenas y autoridades, a pesar de tener lenguajes diferentes.  

Le puede interesar: Mujeres indígenas alzarán la voz para reivindicar sus derechos

En la radicación de la tutela estará presente el procurador general de la Nación, Fernando Carrillo, junto a los líderes indígenas y representantes de la Fundación GAIA y del Masp.