El Ejército Nacional tiene en la mira poner en cintura la explotación ilícita de yacimientos mineros en el país, una actividad que le sirve a la mayoría de los grupos armados organizados para financiar su accionar y que desangra ríos, bosques, suelos, plantas y animales por el uso de sustancias contaminantes.

El más reciente revés para la minería ilegal fue en la vereda Ramada Flores del municipio de Lenguazaque en Cundinamarca, donde la Brigada Contra la Minería Ilegal del Ejército, la Fuerza Aérea y la Fiscalía General de la Nación capturaron en flagrancia a 17 personas por la explotación ilegal de carbón en un yacimiento minero, que abarcaba más de 18 hectáreas.

Además de los capturados, quienes deberán responder por cargos relacionados con daño ambiental, en el operativo fueron intervenidos tres socavones e incautadas 2.865 barras de indugel, 2.500 detonadores eléctricos y nueve taladros, material avaluado en 204 millones de pesos.

En lo corrido de este año, este grupo del Ejército ha realizado 37 operativos para ponerle tatequieto a la minería ilegal en departamentos como Córdoba, Chocó, Antioquia, Caldas, Tolima, Cundinamarca, Guainía y Cauca. Foto: Ejército Nacional.

Según la Brigada Contra la Minería Ilegal, con estas capturas fueron afectadas las finanzas de los grupos delincuenciales de la zona, quienes obtenían cerca de 3.700 millones de pesos anuales por la actividad minera. “Neutralizamos los impactos ambientales ocasionados en las 18 hectáreas del yacimiento, como la contaminación de las aguas subterráneas y suelos. El costo de recuperación del daño ambiental asciende a los 1.800 millones de pesos”.

En lo corrido de este año, este grupo del Ejército ha realizado 37 operativos para ponerle tatequieto a la minería ilegal en departamentos como Córdoba, Chocó, Antioquia, Caldas, Tolima, Cundinamarca, Guainía y Cauca, en los cuales 99 personas fueron capturadas y cerca de 3.069 hectáreas intervenidas. Con estas acciones, que también abarcan la destrucción de 84 dragas, 54 motobombas y 40 maquinarias amarillas, los grupos delincuenciales dejaron de percibir más de 29.700 millones de pesos.

Le sugerimos: Amazonia en peligro: expansión de carreteras y ferrocarril preocupa a conservacionistas e indígenas

Entre 2016 y 2019, el balance contra la minería ilegal abarca 198 capturas y 95 operativos en Cesar, Córdoba, Antioquia, Chocó, Caldas, Tolima, Cundinamarca, Cauca, Nariño, Putumayo, Caquetá, Amazonas y Guainía. 257 dragas, 151 motores, 97 motobombas y 237 maquinarias amarillas fueron desmanteladas, material avaluado en 355.000 millones de pesos.

“Con estos operativos, las mafias fueron afectadas al dejar de recibir aproximadamente $104.500 millones de pesos”, informó la Brigada.

Más garrote

La Dirección de Carabineros y Seguridad Rural de la Policía Nacional también dio su parte sobre las actividades que ha puesto en marcha para mitigar las afectaciones a los recursos naturales colombianos.

Con la intervención de 60 minas, de acuerdo con cifras de Carabineros, la economía criminal dejó de percibir 2.000 millones de pesos en sólo una semana. Foto: Ejército Nacional.

Jimmy Alexánder Gómez, jefe del área ambiental de Carabineros, informó que las labores investigativas y operativas han arrojado este año la captura de 215 personas por delitos relacionados con el ilícito aprovechamiento de los recursos naturales renovables.

“Sólo entre el 20 y 26 de mayo de 2019, realizamos cerca de 110 acciones operativas a nivel nacional con labores de inteligencia e investigación criminal, logrando la captura de 51 personas por el aprovechamiento de los recursos naturales y explotación ilícita de yacimientos mineros”.

Le puede interesar: El proyecto que reforestará las zonas más críticas del Parque Natural La Macarena

Con la intervención de 60 minas, de acuerdo con cifras de Carabineros, la economía criminal dejó de percibir 2.000 millones de pesos en sólo una semana. “También incautamos 505 metros cúbicos de madera (equivalente a la carga de 30 camiones) y destruimos 50 dragas mineras, 17 motores, 15 motobombas y cuatro retroexcavadoras”, dijo Gómez.