El Centro de Biodiversidad y Medio Ambiente de la University College London realizó un estudio sobre los efectos del cambio climático en la biodiversidad, cuyos resultados no son nada alentadores.

Por el contrario, señalan que, por ejemplo, si la crisis climática no se controla podría afectar en esta década algunas especies, debido a que cruzan los umbrales de temperatura, lo que ocasionaría una serie de colapsos repentinos, pues, según los autores del estudio, que fue publicado en la revista Naturela mayoría de los animales pueden hacer frente a las altas temperaturas por un tiempo, pero cuando pasan un cierto límite, una gran proporción se enfrenta a condiciones que no han experimentado antes. 

Le puede interesar: S.O.S por estas cinco especies que están en grave riesgo de extinción

La investigación también advierte que los ecosistemas oceánicos se verán más afectados y serán los primeros en sufrir el golpe antes de 2030, debido a que se han venido calentando abruptamente y tienden a empeorar los problemas que ya se registran, como la falta de oxígeno y el aumento del acidificación. Adicionalmente, señala que para la década de 2040, es probable que se presente un colapso, el cual se extenderá por toda la Tierra, causando devastación entre especies clave en lugares el Amazonas, Indonesia, la India, el África subsahariana, la selva del Congo y el norte de Australia. 


Las altas temperaturas causarán la devastación de especies clave en lugares como la Amazonia. Foto: Pixabay.  

Para adelantar este estudio los investigadores crearon unas proyecciones dinámicas en el tiempo que van de 1850 a 2100, además, dividieron el globo terráqueo en celdas cuadradas de 100 kilómetros por 100 kilómetros, y dentro de esas celdas estudiaron los rangos geográficos de más de 30,000 especies de aves, mamíferos, reptiles, anfibios, peces y otros animales y plantas, para responder a dos escenarios posibles. En primer lugar el que ocurriría si se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero, y en segundo lugar lo que pasaría si no se toman acciones eficaces. 

Le sugerimos: Tres especies de osos hormigueros con escamas están muy cerca de la extinción

De acuerdo con la investigación, si no se actúa desde ya se presentará un colapso en los ecosistemas y los océanos, y para 2050, el efecto se expandirá hacia los bosques y a latitudes más altas. Previene, además, que si el calentamiento global aumenta 4ºC, por encima de los niveles preindustriales para 2100, como lo harán si las emisiones de gases de efecto invernadero continúan aumentando, el 15% de las comunidades estarán expuestas a condiciones drásticas y muchas especies no sobrevivirán.  


Si las emisiones de gases de efecto invernadero continúan aumentando, el 15% de las comunidades estarán expuestas a condiciones drásticas de temperatura y contaminación en 2040. Foto: GETTY IMAGES.

El documento explica, entre tanto, que si se logra mantener el aumento en 2°C, el límite establecido en el acuerdo de París, solo el 2% de los ecosistemas pasarán por un cambio tan abrupto, lo que permitirá salvar a muchas de las especies que hoy se encuentran en riesgo por las temperaturas, esto significa que se deben tomar medidas urgentes para reducir las tendencias. 

"No es demasiado tarde para detener las extinciones por el cambio climático. Nuestra investigación muestra que la acción rápida para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en esta década efectivamente aplastará la curva de especies en riesgo. Similar a la pandemia de covid-19, la acción temprana para limitar el riesgo vale la pena en gran medida. No elimina todos los riesgos del cambio climático, pero reduce la cantidad de especies y ecosistemas expuestos en una cantidad masiva ”, asegura Christopher Trisos, investigador de la Universidad de Ciudad del Cabo, coautor de este estudio en el diario británico The Guardian. 

Le recomendamos: Científicos tratan de evitar la extinción del pingüino de Galápagos

Alex Pigot, autor principal de este trabajo, manifiesta que el estudio adelantado les permitió cuantificar cómo los riesgos para la biodiversidad del cambio climático cambiarán con el tiempo en resoluciones anuales. "A pesar de muchos cientos de estudios que analizan los impactos en la biodiversidad del cambio climático, este patrón abrupto [de colapso] no se ha detectado previamente, porque la mayoría de las investigaciones se han centrado en las proyecciones para una, o algunas, instantáneas del futuro, por ejemplo, el año 2070 o 2100 ", explica Pigot.


El cambio en los ecosistemas y la falta de recursos para subsistir harán que muchas especies mueran. Foto: PASCAL POCHARD-CASABIANCA / AFP

Tras el estudio, ue tardó tres años, se logró establecer que en promedio, el 73% de las especies que enfrentan temperaturas sin precedentes antes de 2100, cruzarán ese umbral simultáneamente

Pigot cree que no es demasiado tarde para retrasar este impacto que se ensaña particularmente con los trópicos. Para él, ganar tiempo es la clave y reducir las emisiones de gases a efectos invernadero, la solución. 

Lea también: ¿En qué se basan los científicos para elegir las especies que salvarán de la extinción?

Opinión que comparte Fernando Valladares, integrante del departamento de Biogeografía y Cambio Global del Museo Nacional de Ciencias Naturales de España, quien aseguró en el diario El País, que, aunque la situación es seria, hay aún márgenes de reacción si se reducen las emisiones. "Es importante dar un espacio de adaptación a las especies frente a las nuevas condiciones térmicas que van a afrontar. Aunque vayas perdiendo el partido, si tienes tiempo, puedes cambiar de estrategia en los dos últimos minutos y ganarlo”, afirma. 

El experto sostiene que los sésiles, organismos que no se pueden mover, son los más amenazados, ya que viven en un mismo lugar que sufrirá transformaciones. "De igual forma, los reptiles y los anfibios también son muy vulnerables por su reducida movilidad en general y por vivir en condiciones muy estables. Los más resistentes son las aves y los mamíferos, con mayor movilidad y una mejor capacidad de reacción y tolerancia térmica", dice. 


Reptiles como las tortugas también son vulnerables a desaparecer ya que su movilidad es reducida y si cambia su hábitat es difícil que logre sobrevivir. Foto: Camila Durán / Fundación Omacha.

“Es cierto que la trayectoria que llevamos es terrible: vamos hacia un colapso de los ecosistemas, a una pérdida de miles de especies. Pero, ¿qué ganamos si lo posponemos? Pues que haya suficientes cambios en la evolución y suficiente diversidad genética para que toleren nuevos climas”, añade Valladares. Confía en la evolución de la sociedad y en una tecnología más eficiente en los próximos años que generen una menor huella ambiental.

Mark Wright, director de ciencias de WWF-UK, aseveró, por su parte, que ya existía evidencia más que suficiente de que el cambio climático está impactando el mundo natural, situación por la que se corre el riesgo de perder hasta un millón de especies. "Sabemos cuáles son las soluciones para detener el cambio climático y la pérdida de biodiversidad. Solo nos queda actuar y encontrar soluciones", sentencia. 

Pigot, entre tanto, se alista para adelantar un diagnóstico similar pero ahora con plantas e insectos