A partir del próximo mes de abril, quienes visiten Parques Nacionales Naturales, no podrán ingresar a estos lugares materiales plásticos de un solo uso, una iniciativa que busca preservar estas áreas protegidas y las especies que allí habitan.

Así lo determina la Resolución 1558 del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y Parques Nacionales Naturales de Colombia, emitida en octubre del año pasado, en la cual se especifica que a estos lugares no se podrán ingresar bolsas, envases, empaques, botellas, vasos, platos, bandejas y cubiertos de plástico que sean de un solo uso.

Esta normatividad busca proteger las riquezas naturales del país, para garantizar su conservación y restauración. Esta iniciativa será complementada con acciones dirigidas al manejo de residuos sólidos en las áreas protegidas.

Por esta razón, el llamado es a que las personas que visiten cualquiera de las áreas protegidas del territorio nacional, procuren llevar materiales que puedan ser reutilizados como bolsas de tela, termos o botilos, vajilla de plástico reutilizable, bambú, madera o cartón, pues todos los residuos que se produzcan en su visita a un área protegida deben volver a salir en su maleta.

La norma está dirigida a todos los visitantes y funcionarios que prestan servicios dentro de las 59 áreas protegidas, como el Parque Tayrona, el de Chingaza, el Parque Sierra Nevada de Santa Marta y el Parque Nacional Natural Gorgona. 

Le recomendamos: El reciclaje del plástico no es la solución

También hacen parte de la lista otros ecosistemas como la Isla de la Corota, Galeras, Cueva de los Guácharos, Tayrona, Corales del Rosario y de San Bernardo, Vía Parque Isla de Salamanca, Santuario de Fauna y Flora Los Flamencos, Macuira, Reserva de vida, cultura y tradición del Pueblo Wayú, Old Providence and McBean Lagoon, Sierra Nevada de Santa Marta, Los Colorados, Sierra de la Macarena, El Tuparro y Amacayacu, entre otros.

La contaminación por residuos plásticos es una de las mayores crisis ambientales que enfrentamos en la actualidad. Se estima que más del 75 por ciento de todo el plástico producido en el mundo es basura.

Según el estudio Solución al Plástico: Contaminación Asumiendo Responsabilidades, realizado por WWF, más de 270 especies de animales, incluyendo mamíferos, reptiles, aves y peces han sufrido de asfixia por culpa de este tipo de residuos. Además, éstos afectan gravemente suelos, ríos y océanos que son el hogar de las especies y de los cuales depende numerosos servicios ecosistémicos claves para la vida de los humanos. 

Por esta razón, el propósito de estas normas es la regulación del uso de estos elementos con el fin de asegurar su consumo responsable mediante acciones que desincentiven su utilización y a la vez promover la cooperación entre diferentes actores estratégicos del gobierno, la industria, los recicladores y la academia para fomentar el desarrollo de soluciones innovadoras hacia una mejor gestión del plástico.