La tala de árboles que por estos días tanto ha llamado la atención y ha recibido un sin número de objeciones por parte de habitantes de diferentes zonas de la capital del país, enfrenta un revés jurídico por cuenta del Juzgado 18 Administrativo de Bogotá, que aceptó una acción popular para prevenir el corte de 462 árboles en la localidad de Teusaquillo.

La acción, que fue presentada por el concejal Roberto Hinestrosa y habitantes de la zona, pretende evitar el daño ambiental que puede ocasionar la tala de este número de árboles para adelantar un proyecto de renovación de redes de acueducto y alcantarillado del CAN, que según el Acueducto, dentro de poco tiempo se quedarán obsoletas.

El proceso de tala, autorizada por la Secretaría de Ambiente de Bogotá, en la Avenida-Calle 53, entre las carreras 45 y 68, y la calle 26, frente a El  Tiempo, así como el traslado de otros 115 en la localidad de Teusaquillo, fue frenado por el juez que decidió fallar a favor de los accionantes.

Lea también: Cuál es el modelo de gestión forestal urbana de la actual Administración Distrital

El juzgado ordenó al Ministerio del Ambiente y a la Secretaria Distrital de Ambiente, que en el término de cinco días, presenten informe técnico en el que se indique de manera detallada el impacto o implicaciones ambientales que ocasiona la poda del mencionado número de individuos arbóreos y el traslado de los otros más de 100.

Roberto Hinestrosa, concejal de Cambio Radical, dijo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) habla que debería haber un árbol por cada tres habitantes y así mejorar la calidad del aire, pero según cifras del Observatorio Ambiental, en toda la ciudad solo hay 0,15 árboles por habitante.

La Acción Popular pretende que el juez decrete medidas cautelares para prevenir un daño ambiental y que los habitantes de este sector de la ciudad puedan disfrutar de un ambiente sano en equilibrio ecológico y la conservación de las especies animales y vegetales que allí existen, lo cual, por ahora, se logró.  

Le recomendamos: Descubren red que otorgaba permisos falsos para talar árboles en Bogotá

Hinestrosa dijo que con la acción popular presentada con los vecinos del barrio La Esmeralda, pretenden proteger los árboles, y le pidió a la Empresa de Acueducto de Bogotá usar tecnologías ya existentes para ejecutar la obra y disminuir el impacto ambiental.

Los habitantes de barrios impactados como La Esmeralda, Galerías, Nicolás de Federman, Rafael Núñez y Pablo VI han realizado movilizaciones pacíficas para tratar de evitar lo que ellos denominan sería un crimen ambiental de grandes proporciones.

La Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, por su parte, informó que la red de conducción de aguas en esta zona está cerca de quedar obsoleta, por lo que es necesario realizar la obra.

Le puede interesar: De qué forma contribuye el Plan Nacional de Desarrollo a la sostenibilidad

Frente al tema, la empresa de servicios públicos ha informado que los 115 árboles que están ubicados en el área en donde irán las redes serán reubicados dentro del mismo separador y que solo 12 serán sustituidos por el daño a la infraestructura en el separador de la calle 53 y que podrían afectar a la comunidad. Indicaron, además, que por cada árbol sustituido se sembrarán seis.

La obra contempla la instalación de una tubería de 3,6 kilómetros de largo que permitirá ampliar la capacidad de drenaje sanitario, disminuir el riesgo de inundaciones, el rebosamiento de las aguas residuales y la eliminación de malos olores de un amplio sector en las localidades de Teusaquillo, Chapinero y Engativá.

La inversión para adelantar esta iniciativa es de 32.000 millones de pesos. El proyecto tendrá una segunda fase en el separador central de la calle 26, entre la carrera 68 y 69; los siguientes tramos se realizarán en la calle 53, entre carrera 45 y 60, y la calle 56 entre carrera 30 y 45. Las nuevas redes estarían listas a finales de junio de 2020.