Cerca de 27 horas completa ya el bumangués David Guerrero aferrado a un árbol situado en frente a la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (Anla), en el centro de Bogotá. 

El joven de 31 años, estudiante de derecho, asegura que permanecerá allí el tiempo que sea necesario hasta tanto no sea escuchado su reclamo y el de, según él, todos los santandereanos: que el Gobierno nacional niegue la licencia ambiental a la multinacional minera Minesa, empresa árabe que desde 2015 viene trabajando en un proyecto para explotar una mina subterránea entre los municipios de California y Suratá (Santander), en inmediaciones al Páramo de Santurbán.

Le sugerimos: Crece polémica por minería y nueva delimitación de Santurbán

"Permanecí toda la noche en medio de dos ramas, amarrado con dos cuerdas sobre un cojín y arropado con una cobija. No pude dormir bien, de hecho he tenido microsueños. A veces sentía que me iba a caer. Realmente no sé cómo logré pasar la madrugada, pero bueno, aquí estoy y pienso continuar", dijo Guerrero, quien hace honor a su apellido al seguir en pie de lucha pese al cansancio que le representó haber viajado en bicicleta desde Bucaramanga hasta Bogotá. 


David Guerrero adelanta también una huelga de hambre. Foto: cortesía Rosa Juliana Herrera Pinto @juliherrerap

Sostuvo que ayer se acercaron algunos representantes de la Anla y le propusieron ingresar a la instalaciones de esa entidad para adelantar una mesa de diálogo. "Eran personas que no tenían poder de decisión así que no se justificaba que yo me bajara del árbol. La idea es hablar con el director de Anla o el Ministro de Ambiente. Incluso hay que apuntarle a la máxima autoridad que es el presidente Duque porque él fue a Santander y dijo que iba a proteger el páramo, así que debe cumplir", expresó.  

Aseguró que para él esta es la protesta más importante de su vida porque se trata del páramo de Santurbán que provee del agua a cerca de tres millones de personas. El estudiante aseguró que la entrada en funcionamiento de la mina afectaría siete quebradas y el río Suratá. Además indicó que serían talados más de 19.000 árboles y el subsuelo de este ecosistema se perjudicaría con la utilización de cerca de 31.000 toneladas de explosivos que se usarían para abrir los socavones.  

Guerrero ya es experto en este tipo de protestas, pues en el departamento de Santander ha participado en varias y de la misma manera. "En 2016 me amarré a un árbol que iba a ser talado en Bucaramanga, luego a otro en el colegio Normal Superior, así como en el parque de Floridablanca y frente a la alcaldía de Bucaramanga. Muchas de estas protestas han dado resultado positivos, pues hemos logrado salvar muchos árboles. Hacemos mucha pedagogía con los estudiantes y la comunidad", manifestó.  

Le recomendamos: Sigue el pulso por el páramo de Santurbán

El joven asegura que como, adicionalmente, está haciendo huelga de hambre no ha requerido sino de agua para resistir. "Cuando se piensan en hacer este tipo de protestas son muchos los riesgos que se corren, pero como ya he hecho esto antes, la experiencia me ayuda tener mucho cuidado, a saber dónde poner los pies, a asegurarme a una buena soga y un buen árbol. Estoy tomando las precauciones necesarias para que la protesta llegue a buen término", comentó.  


Varios colectivos ambientalistas y personas del común se han unido a la protesta de David. Foto: cortesía Rosa Juliana Herrera Pinto @juliherrerap

El estudiante informó que están solicitando la realización de una audiencia pública en Bucaramanga. "Es posible que esta se dé por allá hasta agosto, pero no podemos quedarnos con los brazos cruzados. Teníamos prevista una marcha masiva para el  16 de marzo, pero entendemos que por temas de prevención frente al coronavirus tuvo que ser cancelada. Sin embargo, no podemos sentarnos a esperar a que simplemente nos digan que Minesa fue autorizada para explotar el páramo", señaló. 

"La Anla como autoridad ambiental debe ser fiel a sus principios de conservación y no dar la licencia a Minesa, que se nos lleva el oro y nos jode el agua", puntualizó. 

Lea también: Colombia intenta proteger de la minería al páramo de Santurbán en estrados internacionales

Desde la Anla, por su parte, aseguraron que están abiertos al diálogo con David Guerrero, con quien, aseguran, ya se han reunido en dos oportunidades más. 

Respecto al trámite de la licencia ambiental que solicitó Minesa, la entidad indicó que esperan adelantar una audiencia pública y luego de esto tomar una decisión de fondo, tras el análisis los documentos y las objeciones de las comunidades. 

Varias organizaciones ambientalistas han decidido unirse al protesta de este joven. 


La Alcaldía de Bogotá y funcionarios de la Anla le han solictado al joven bajar y dialogar, pero el joven persiste en su lucha. Foto: cortesía Rosa Juliana Herrera Pinto @juliherrerap