El calentamiento global sigue generando cambios en el mundo. A la inminente desaparición de países como Kiribati, también ubicado en Oceanía, se suma ahora la posibilidad de que Australia ya no tenga invierno en el año 2050 y que sus habitantes experimenten una nueva estación que se llamaría “nuevo verano”. En este país también se extinguió el primer mamífero como resultado del cambio climático.

Este panorama lo predice una nueva herramienta climática, utilizada por científicos de la School of Art & Design y del Instituto de Cambio Climático de la ANU (Australian National University), la cual toma los datos existentes e informa sobre los impactos del cambio climático con el fin de que el público pueda participar y entenderlos mejor.

Le recomendamos: Qué es el "efecto de la rana hervida" que hace que perdamos interés por el cambio climático

La nueva estación a la que deberán enfrentarse los australianos, representa un periodo del año en el que las temperaturas alcanzarán un pico constante, que en muchas ocasiones pueden situarse por encima de los 40 grados centígrados.

"Observamos las temperaturas promedio históricas de cada temporada y las comparamos con los datos proyectados y lo que encontramos en todas partes es que realmente no hay un período de un invierno sostenido o duradero", dijo el profesor Geoff Hinchliffe, de la School of Art & Design. "Dentro de 30 años, el invierno, tal como lo conocemos, será inexistente. Desaparecerá en todas partes, aparte de unos pocos lugares en Tasmania", dice.

Lea también: La cara del cambio climático

La tecnología, que utiliza datos del Bureau of Meteorology y Scientific Information for Land Owner (SILO), permite determinar cuántos grados aumentará la temperatura promedio en diferentes lugares y cuántos días los habitantes deberán soportar calor superior a 30 o 40 grados en un lugar determinado en el año 2050, en comparación con el clima de hoy.

"Además de los datos, también nos enfocamos en desarrollar las formas visuales más efectivas para transmitir cómo el cambio climático afectará a ubicaciones específicas", señala Hinchliffe.

"Eso significaba usar color, forma y tamaño alrededor de una composición de cuadrante que muestra los valores de temperatura de un año entero en una sola instantánea. Lo hace visualmente rico e interesante y da muchos detalles de una manera que se conecta emocionalmente con las personas al ubicarlo en su propia ciudad", indica.

Le puede interesar: El país que el cambio climático está borrando del mapa

La noticia de la desaparición del invierno en Australia, se conoce a menos de un mes de que en este país oceánico también se informara sobre la desaparición del primer mamífero en el mundo por cuenta del cambio climático. Se trata del roedor Melomys rubicola, que en el último listado del Ministerio del Medio Ambiente pasó de la categoría amenazado a extinguido, según reveló la ministra de esta cartera, Melissa Price.

Esta conclusión se sacó luego de que científicos realizaran una búsqueda que no arrojó resultados positivos para identificar individuos de la especie en la única localidad donde existía. Se trataba de un animal nocturno, que solía vivir entre la hierba y los pastizales.

Puede leer: La deuda pendiente del sistema financiero con el medio ambiente

Desde 2009 existía la alerta sobre su peligro extinción dado el mínimo número de ejemplares que existían en la región y desde 2016 no se registra rastro de ninguno. La información apunta a que una de las causas de su desaparición es la falta de vegetación que este roedor utilizaba como alimento, ya que la isla ha sufrido una reducción de sus dimensiones por las constantes inundaciones.

Estos son tan solo dos efectos del cambio climático, que sigue causando estragos y que transformará la vida de la gran mayoría de habitantes del planeta en el corto y mediano plazo.