;
AFP

El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, advirtió que si bien la epidemia global del nuevo coronavirus puede haber causado una caída temporal en las emisiones que provocan el calentamiento global, ello no terminará con el problema ambiental e incluso podría desviar la atención de la lucha.

"No debemos sobrestimar el hecho de que las emisiones se hayan reducido durante algunos meses. No combatiremos el cambio climático con el virus", declaró a la prensa.

Según Guterres, "es importante que toda la atención que debe prestarse para combatir esta enfermedad no nos distraiga de la necesidad de derrotar el cambio climático".

El jefe de la ONU hizo las declaraciones al comentar un informe de la agencia meteorológica de la ONU divulgado el martes, en el cual que se advierte sobre los riesgos de la crisis climática para el planeta.

Le recomendamos: 2019: el año en que el mundo abrió los ojos ante la emergencia climática

En ese sentido, Guterres exigió acciones urgentes para combatir el cambio climático: "El calentamiento global se acelera. El 2019 fue el segundo año más caliente, y la última década la más caliente en la historia de la humanidad", lamentó.

"No tenemos tiempo que perder si queremos evitar una catástrofe climática. (...) El cambio climático ya está causando calamidades y otras nuevas vendrán", advirtió al comentar el informe.

El informe de la Organización meteorológica mundial (OMM), un ente de la ONU, pasa revista a los efectos visibles del calentamiento del planeta, desde la aceleración en el incremento del nivel del mar al deshielo de los glaciares, pasando por los cambios observados en los ecosistemas terrestres y marinos.

Confirma además conclusiones de diciembre que habían destacado que 2019 fue el segundo año más caliente de la historia.

El planeta continuará calentándose si las emisiones de gas de efecto invernadero siguen aumentando, dijo el secretario general de la OMM, Petteri Taalas.

Le sugerimos: Estos son los 15 países que más CO2 emitieron en los últimos 20 años

Según Taalas, el incremento del nivel de los mares representa "un riesgo creciente de inundaciones y sumersiones" para las regiones costeras y las islas.

"Estamos en un año crítico para actuar. Mientras más esperemos más difícil será el desafío de combatir la crisis climática", dijo en tanto en un comunicado Manuel Pulgar-Vidal, de la ONG World Wide Fund for Nature.