{code:java} {code};
BBC

Las emisiones de dióxido de carbono por combustibles fósiles volvieron a ser el centro de la discusión sobre el cambio climático durante el último encuentro de la COP 25 (la conferencia del clima de la ONU), en Madrid.

Le sugerimos: Impresionantes imágenes de la ola de calor e incendios en Australia

La conferencia dio lugar a un compromiso entre 200 países para establecer metas más rígidas para la reducción de emisiones del dióxido de carbono, el principal causante del efecto invernadero.

Pero, ¿qué países han emitido más en los últimos 20 años y quién es el mayor emisor de América Latina?

China lejos de su meta de reducción

Los datos muestran que, en 2007, China superó a Estados Unidos y se convirtió en el mayor emisor de dióxido de carbono del planeta, una posición que mantiene hasta ahora.

El salto ocurrió en medio de un período de fuerte crecimiento económico e industrialización del país, impulsada principalmente por la quema de combustibles fósiles como el carb

De hecho, en 2010, China pasó a ser la segunda mayor economía del mundo, superando a Japón.

En la conferencia del clima de 2009 en Copenhague, el país asiático se comprometió que para 2020 habría reducido sus emisiones hasta un 45% en comparación a los niveles de 2005.

Le recomendamos: El mundo vivió el segundo noviembre más cálido de los últimos 140 años

Sin embargo, los datos recopilados por el Global Carbon Project muestran que el país parece estar lejos de alcanzar ese objetivo.

Estados Unidos tampoco consiguió reducir sus emisiones, a pesar de haber cerrado un número récord de plantas de carbón durante 2018.

El segundo mayor emisor de CO2 ratificó su salida del Acuerdo de París en noviembre de 2019. A la vez, el presidente Donald Trump relajó las normas de regulación de los límites de emisión de los gases de efecto invernadero.

Gráfico de comparación de emisiones de China con México y Brasil

¿Y cómo lo está haciendo América Latina?

En 2018, toda América Latina emitió cerca de 17% del total de China, el mayor emisor del planeta.

México y Brasil, las dos mayores economías de América Latina, fueron los principales responsables de esas emisiones.

Cada uno de los países emitió casi un 5% de lo que China lanzó a la atmósfera el año pasado.

En el Acuerdo de París, firmado en 2015, México se comprometió a que en 2030 sus emisiones de gases de efecto invernadero serían un 22% menores a lo que se esperaría sin planes de reducción.

Le puede intersar: COP25: con más pena que gloria

Otro compromiso fue reducir las emisiones del sector industrial, generando cerca de 35% de energía limpia hasta 2024.

Sin embargo, expertos dicen que una reciente apuesta por la industria petrolera en el país puede hacer que sea más difícil cumplir la meta.

Algo semejante pasa en Brasil, que se había comprometido a reducir sus emisiones en 43% hasta 2030, en comparación a 2005.

Usina de carbónSegún la ONU, los países deben quintuplicar sus compromisos de reducción de emisiones de CO2 si se quiere evitar un calentamiento mayor de 1,5 grados respecto a la era preindustrial. GETTY IMAGES vía BBC.

El gobierno dice que va a llegar a su objetivo, pero críticos afirman que el aumento de la deforestación en los últimos años puede impedir avances.

La mayor concentración de CO2 en toda la historia humana

Desde la era preindustrial, cuando los niveles de CO2 eran de 228 partes por millón (o ppm), las concentraciones promedio alcanzaron en 2018 un nivel de 407,8 ppm.

El pasado mes de mayo, según científicos, los niveles atmosféricos de dióxido de carbono, pasaron 415 ppm por primera vez en toda la historia de los seres humanos.

Lea también: “Colombia debe llevar a cero la deforestación”

"Es significativo porque la última vez que la Tierra experimentó concentraciones de CO2 de este nivel fue probablemente hace 2,6 o incluso 3 millones de años. Es decir, antes de la evolución de la especie humana", le dijo a BBC Mundo James Dyke, profesor de Sistemas Globales del Departamento de Geografía de la Universidad de Exeter, en Reino Unido.

Según el informe más reciente de la ONU sobre el Medio Ambiente, los países deben quintuplicar sus compromisos de reducción de emisiones de CO2 si se quiere evitar un calentamiento mayor de 1,5 grados respecto a la era preindustrial.