Con medidas como el pico y placa ambiental y el cierre de aquellas empresas que no demuestren el cumplimiento de los estándares para material particulado, las autoridades ambientales de Medellín y los 10 municipios que conforman el área metroplitana del Valle de Aburrá, buscan reducir los niveles de contaminación del aire.

La restricción vehicular, que comenzará a regir desde hoy y se extenderá hasta el próximo viernes 8 de marzo, se adoptó luego de varios días en que las estaciones que miden el material particulado P.M. 2,5 permanecieran en naranja y rojo. Tras el análisis de los resultados se decretó pasar de estado de prevención a estado de alerta.

“El sábado volvemos otra vez al estado de prevención y el domingo no habrá. Estamos en estaciones naranjas, tendríamos que esperar hasta mañana, si amanecemos con estaciones en rojo, tendríamos que levantar la ciclovía, que aún se mantiene”, explicó el área metropolitana a través de un comunciado de prensa. 

Así las cosas, se fortalecerán las medidas ya adoptadas en el estado previo. El pico y placa de seis dígitos para carros iguales o más viejos de 1996, por ejemplo, se extenderá a nueve horas, de 5:00 a 10:00 de la mañana y de 4:00 de la tarde a 8:00 de la noche, mientras que para los vehículos de modelos anteriores a 2009, el horario iría de 5:00 de la mañana a 9:00 de la noche. 

Las motos, carros y automotores de carga tendrán restricción entre las 5:00 y las 10:00 de la mañana y las 4:00 de la tarde y 8:00 de la noche

Le puede interesar: Tres localidades de Bogotá en alerta amarilla ambiental por calidad del aire

Factores como la cobertura parcial de nubes que se viene registrando en el Valle de Aburrá impide el ingreso eficiente de radiación solar. Debido a esta circunstancia, la atmósfera no alcanza a recibir la cantidad de energía suficiente, favoreciendo la acumulación de contaminantes. Esto quiere decir que se registra un índice de calidad del aire dañino para grupos sensibles, situación que se extenderá, por lo menos, durante las dos primeras semanas de marzo mientras transcurre el cambio de la temporada seca a la de lluvias.

Una investigación denominada "Cuantificación física y económica del impacto de la contaminación atmosférica en la salud de la población de Medellín" realizada durante los años 2017 a 2018, entre la Contraloría General de Medellín y el Centro de Investigación, Estudios y Análisis CEA con la Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín-Instituto Estudios Ambientales-, con el propósito de evaluar el principio de la valoración de los costos ambientales, determinó, entre otras cosas, que la emisión total de emisiones de PM2.5-material particulado fino- en el Valle de Aburrá era de 1.230 toneladas por año, correspondiente a las emisiones provenientes de las fuentes móviles y fijas, que tienen una participación del 70% y 30%, respectivamente.

Le sugerimos: Más de 600.000 niños mueren cada año por causa de la contaminación atmosférica

El informe destacó, que en los demás municipios de Antioquia no se disponía de esta información y, por tanto, se desconocía qué tanto pudiera estar afectando la salud de la población, pues no existen registros confiables.

El estudio también indicó que el total de casos de ERA (enfermedades respiratorias agudas) atendidos en los tres servicios (consulta externa, hospitalización y urgencias), ocurridos durante el periodo del 2011 al 2016 fue de 3.642.809-, es decir, 607.134 casos promedio año- y que el número de muertes por esta enfermedad, en las comunas de Medellín (2012-2016) serían de 7.285. Estas cifras dan cuenta de la magnitud del problema de calidad del aire que registra en la capital antioqueña.  

Santander se une a la campaña

Pero no solo en Antioquia se extreman las medidas. En Santander, el grupo ambiental del Área Metropolitana de Bucaramanga (AMB) dio a conocer que fue declarado el estado de prevención en esa ciudad, así como en los municipios de Piedecuesta, Girón y Floridablanca como consecuencia de los bajos niveles de calidad del aire. 

"Una de las causas es el fenómeno de El Niño y otra de las causas, desde luego, es nuestro parque automotor porque este factor incide mucho en las condiciones de incremento de la calidad del aire en estos municipios. Las emisiones de los vehículos quedan en el aire y es por eso que se reporta y evidencia en las mediciones de las recientes semanas", señaló Guillermo Cardozo, subdirector del Área Metropolitana de Bucaramanga. 

Puede leer: Calidad del aire, un reto para los centros urbanos cada vez más poblados

El estado de prevención obliga a las autoridades municipales a adoptar un plan de choque o estrategias de prevención para contrarrestar la problemática en la calidad del aire. Se advirtió que si las medidas implementadas no surten efecto, se podría llegar instaurar el pico y placa ambiental.

"La medida del pico y placa no es prioritaria, lo que hemos hecho es que le avisamos a los Comités de Riesgo de estos municipios para que adopten medidas de prevención y que con estos estudios de la calidad del aire, ellos puedan tomar una decisión sobre el caso", explicó Cardozo.