El año pasado fue catastrófico para los bosques del Caquetá. Con más de 60.000 hectáreas deforestadas, fue considerado como el departamento con mayor pérdida boscosa en el país. 

Sus municipios San Vicente del Caguán y Cartagena del Chairá estuvieron entre los principales núcleos de acaparamiento de tierra, ganadería extensiva, tala ilegal y cultivos ilícitos.

Ante este panorama, el mundo ha puesto sus ojos en este territorio amazónico y se ha comprometido a tomar acciones que eviten su curso hacia la extinción de sus recursos naturales.

A la Cumbre de Gobernadores a nivel mundial por el Clima y los Bosques asistió Álvaro Pacheco Álvarez, gobernador del Caquetá. Foto: Archivo particular. 

En la Décima Cumbre de Gobernadores a nivel mundial por el Clima y los Bosques (GCF Task Force-Governors’ Climate and Forests Task Force), que se realiza actualmente en San Francisco, California (Estados Unidos), Caquetá fue escogido como sede de esta cumbre en 2019, la cual contará con la participación de líderes políticos de 40 países y se realizará en la ciudad de Florencia.

“Caquetá fue declarado como presidente de la próxima cumbre de acción climática. La presencia de estos países es muy importante para seguir afianzado nuestro compromiso con la defensa ambiental y así alcanzar la cifra de cero deforestación en Caquetá y en el país”, dijo Álvaro Pacheco Álvarez, gobernador del Caquetá.

Según el mandatario, en la actual cumbre se firmó un pacto histórico, “ya que los líderes de los 40 países participantes nos comprometimos a trabajar de manera conjunta con las comunidades indígenas y locales para frenar la deforestación. Para ello, se firmaron 13 acuerdos sin precedentes para enfrentar los desafíos del cambio climático”.

Le puede interesar: El bosque o la comida: el dilema de los campesinos del Yarí

En San Francisco, Pacheco le expuso a los gobernadores temas como las alianzas productivas en el departamento, los beneficios del Acuerdo de Paz y el posconflicto, y el fortalecimiento económico a través de una economía ambientalmente sostenible.

Por su parte, el secretario de planeación departamental, Mauricio Zapata Trujillo, dijo que es de suma importancia para el país ser sede de un evento internacional que reúne a gobernantes de diferentes estados del mundo, “además de las instituciones, asociaciones y gremios que se constituyen en donantes e inversionistas para proyectos que propenden por disminuir la desforestación y los índices del calentamiento climático”.

El departamento de Caquetá fue seleccionado para realizar la Cumbre de Gobernadores a nivel mundial por el Clima y los Bosques en 2019. Foto: Archivo particular.

GCF Task Force, reunión anual de los gobernadores sobre el clima y bosques, es un encuentro de gobiernos extranjeros, empresas privadas y asociaciones donantes que invierten en territorios donde se adelantan políticas públicas en defensa del medio ambiente y que propendan por disminuir el aumento de las temperaturas climáticas.

Caquetá en cifras


El acaparamiento de tierras, la ganadería extensiva, los cultivos ilícitos y la tala y minería  ilegal, son los principales frentes de acción de la pérdida del bosque en Colombia, los cuales entre 2016 y 2017 arrasaron con cerca de 399 mil hectáreas boscosas en todo el país.

Caquetá ha sido el protagonista indiscutible de la deforestación nacional en los últimos dos años, periodo en el que perdió más de 86 mil hectáreas de bosques selváticos.

En 2016, la deforestación en Caquetá cubrió 26.544 hectáreas, cifra que en 2017 se disparó a 60.373 hectáreas.

San Vicente del Caguán y Cartagena del Chairá no solo son los dos sitios más apetecidos por las motosierras en el departamento. También son considerados los mayores núcleos de deforestación a nivel nacional.

El año pasado, San Vicente perdió 26.632 hectáreas boscosas y Cartagena del Chairá 22.591 hectáreas.


Le sugerimos: 
Ocho años después de ser descubierto, el mono Tití del Caquetá ya está en peligro de extinción por cuenta de la deforestación

En lo corrido de 2018, la deforestación en el territorio caqueteño ha estado al acecho. En el primer trimestre fue el segundo departamento con mayor cantidad de alertas tempranas (24,6%), y en su área se ubicaron tres núcleos cercanos a los ríos Yarí, Caguán y Caquetá.

Por la temporada de lluvias, en el segundo trimestre (entre abril y junio), Caquetá solo concentró el 4% de las alertas y no albergó ninguno de los principales núcleos.

En 2016, la deforestación en Caquetá cubrió 26.544 hectáreas, cifra que en 2017 se disparó a 60.373 hectáreas. Foto: Archivo particular.


Sin embargo, el representante a la Cámara por Caquetá, Harry González, denunció esta semana un ecocidio en el sur del departamento, en jurisdicción del municipio de San José del Fragua.

En un video difundido en redes sociales, González captó varios árboles caídos por cuenta de motosierras en una de las vías principales del municipio, además de varios parches de vegetación quemada.


Le recomendamos: 
La paradoja de la paz: cuatro historias de destrucción ambiental tras el acuerdo con las Farc

“Denunciamos la falta de presencia de la fuerza pública, ya que la deforestación ahora no solo está en las zonas más distantes sino al ojo de todo el mundo, en una vía pública. Tenemos conocimiento de que los responsables son personas que avanzan en la brecha del hato ganadero, son fincas que crecen en la zona rural. También hay cultivos ilícitos y minería ilegal”, denunció en el vídeo el representante.

*Este es un producto periodístico de la Gran Alianza contra la Deforestación. Una iniciativa de Semana, el MADS y el Gobierno de Noruega que promueve el interés y seguimiento de la opinión pública nacional y local sobre la problemática de la deforestación y las acciones para controlarla y disminuirla.