Comer carne clonada de vaca no está tan lejos de volverse realidad. Este alimento que provenine de los tejidos de las reses, podría empezar a comercializarse dentro de tres años en algunos restaurantes. 

Esa por lo menos es la idea que tiene el científico holandés Mark Post, quien desde el 2013 viene realizando experimentos en la producción de carne bovina cultivada en laboratorio. El presidente de Fisiología y Vicedecano de Tecnología Biomédica en la Universidad de Maastricht afirmó que este tipo de carne conserva las mismas características de sabor y propiedades nutricionales del alimento natural. 

"El método es simple. La carne sintética se hace tomando pequeñas moléculas de los tejidos de las vacas que luego son llevadas a un laboratorio para producir músculos. De ahí salen las muestras", comentó Post en su visita al país durante la realización de SingularityU Colombia Summit en Bogotá.  

Le puede interesar: Con la comida que se bota en Colombia en un año se podría alimentar Bogotá durante 365 días

El profesor, de 61 años, explicó que se trataba de la clonación de un músculo específico del animal. "No pude ser cualquier parte", dijo. 

En la actualidad la carne sintética no está en venta en ningún país porque debe cumplir un proceso de regulación muy estricto que dispone cada gobierno. "Nosotros nos encontramos en el proceso de demostrar que es segura para el consumo humano y una vez lo logremos, podremos ponerla a la venta como cualquier otro tipo de carne en el mercado", recalcó.  

Post aseveró que ya se habían hecho pequeñas pruebas con gente sin que se produjeran efectos secundarios en su salud. Por ejemplo, el 5 de agosto de 2013, durante el desarrollo de una conferencia de prensa en Londres, fue presentada al público. Se cocinó y se consumió la primera hamburguesa in vitro del Planeta, la cual tuvo un costo de 250.000 euros. Tras probarla el austriaco Hanni Rützler, científico nutricional, señaló que era igual que la carne, aunque todavía no tan jugosa. 

Puede leer: ¿Es dejar de comer carne de vaca realmente una solución para el cambio climático?

El experto holandés cree que el futuro de la producción de carne de cerdo, vaca, pescado y pollo debería darse en los laboratorios al considerar que la generación de carne, para nueve billones de personas es y sería insostenible medioambientalmente. 

"Por este proyecto he tenido muchos contradictores, especialmente ganaderos y productores de carne en general, porque este es un gremio en Europa muy poderoso, que tiene un gran lobby con los gobiernos, pero considero que este tema con el paso del tiempo va a ser de mucho más interés para la ciudadanía, por lo que los mandatarios no podrán hacer caso omiso a las investigaciones de producción de una carne que beneficia al medio ambiente", comentó. 

Otro de los impedimentos que ha tenido Post, para poder empezar a comercializar la carne sintética, ha sido el alto costo de producción. "En la actualidad el proceso es muy costoso, podría ser hasta de 10 veces más de lo que esperaría para que fuera rentable. Una hamburguesa de esta carne puede llegar a costar hasta 10 dólares. Estoy buscando la manera para que no sea tan caro y poderla llevar así a los supermercados sin problema", apuntó.  

La importancia ambiental del proyecto

La cría y comercialización de ganado para el consumo humano afecta al medioambiente de diferentes formas. La contaminación del agua, la deforestación, el cambio climático y la pérdida de biodiversidad son solo algunos de los impactos negativos en los ecosistemas. 

Post aseguró que con la adopción del consumo de carne sintética se mitigarían varios de los efectos nocivos que trae la ganadería extensiva. El experto afirmó, por ejemplo, que se disminuiría el sacrificio de ganado, lo que conllevaría a un cambio del uso de los suelos. 

Le sugerimos: Así funcionan las mafias del robo de ganado y el tráfico de carne en Colombia

"Se podrían reducir entre un 15 y hasta un 20 por ciento las emisiones de gases efecto invernadero. Además, las aguas subterráneas de los terrenos dejarían de ser contaminadas con los microorganismos, parásitos e incluso restos de medicamentos que le son administrados a las vacas de forma masiva", recalcó. 

En un informe denominado Agricultura y Cambio Climático, realizado por el profesor Pete Smith (Universidad de Aberdeen) para Greenpeace se indicó que "al ingerir los alimentos, los animales producen grandes cantidades de metano, un potente gas de efecto invernadero. De mantenerse el actual aumento de consumo de carne, las emisiones de metano seguirán creciendo y lo harán durante las próximas décadas”.