El Fenómeno de El Niño hasta ahora está madurando y ya genera alerta en el país. El rápido descenso del nivel de los ríos inquieta a las autoridades. 

Los casos más preocupantes, según Yolanda González Hernández, directora del Ideam, los registran los afluentes de Guaviare e Inírida que están muy cercanos a los promedios bajos históricos de la época. 

"Esta tendencia se seguirá manteniendo y los niveles más bajos los vamos a tener en febrero", indicó la funcionaria, quien aseveró que los ríos hasta ahora están disminuyendo su caudal y recalcó que ninguno se ha secado como tal. 

"El mensaje es a la prevención. El país se ido preparando para este Niño y lo ha hecho muy bien, pero toca no bajar la guardia", apuntó González.

Le puede interesar: La impresionante biodiversidad del río Bita, la joya del Orinoco

La sequía también ha afectado al río Magdalena que -según el Ideam- ha bajado considerablemente su cota debido a que no ha llovido en esa región y los afluentes que lo abastecen (quebradas, riachuelos, etc.) no le están aportando. 

"Los niveles más bajos se registran entre Barrancabermeja y Puerto Wilches. En este río se ha presentado fluctuaciones con tendencia al descenso durante todo el mes de diciembre y empieza enero en la mismo tónica", dijo la directora del Ideam, para quien es necesario empezar a determinar el tema de la restricción de la navegabilidad. 

Debido a la reducción del nivel del río Magdalena es necesario que la capitanía de puerto establezca las medidas necesarias para la navegabilidad de las embarcaciones. Foto: archivo/Semana.

De otro lado, los ríos Casanare y Meta vienen presentando un descenso lento que se mantendrá por las siguientes semanas de enero. "Actualmente se encuentran en un nivel medio-bajo", comentó. 

"Lo que uno podría llegar a pensar es que los acueductos que dependen de quebradas y ríos, en la medida que se vaya intensificando y extendiendo el verano, podrían llegar a registrar tendencia a la escasez", dijo González. 

La funcionaria afirmó que El Niño está avanzando, entró con fuerza y sus impactos se podrían extender hasta la primera temporada de lluvias del país, es decir, marzo-abril. 

Le sugerimos: Tres Bocas, una de las maravillas del Catatumbo oculta por la violencia

"Las lluvias no se eliminarán, pero sí podrían reducirse considerablemente", explicó González, quien destacó el hecho de que con este fenómeno al sur del país seguía lloviendo. Esto ha permitido que el caudal del río Amazonas ascienda. 

Sin embargo, la directora del Ideam aclaró que en toda la región amazónica también bajaron los promedios las precipitaciones. 

"Seguiremos monitoreando para seguir dando resultados precisos", manifestó.  

En Colombia existen actualmente 391 municipios susceptibles a sufrir de desabastecimiento de agua. En el Fenómeno de El Niño de 2015 y 2016, 313 municipios reportaron desabastecimiento de agua y 656 más estuvieron en riesgo, razón por la cual tuvieron que activar planes de contingencia.