La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) inició una investigación a la agencia de viajes Expeditions Fish Colombia S.A.S. por incumplir presuntamente la prohibición de ingreso de turistas a áreas protegidas ordenada por Parques Nacionales Naturales de Colombia dentro del paquete de medidas que dictó el gobierno para enfrentar el coronavirus. En este caso específico se trata de la norma que tiene como objetivo evitar el contagio en las comunidades indígenas que residen en áreas protegidas.

La Superindustria respaldó su decisión en un informe elaborado por la Dirección Territorial Orinoquía del Parque Nacional Natural El Tuparro, a través del cual se denunció el ingreso de visitantes por parte de la mencionada agencia en plena cuarentena, así como procesos de pesca en territorios prohibidos. 

Le puede interesar: ¿Por qué ardió El Tuparro?

Para la entidad, fueron puestos en riesgo tanto las personas que ingresaron, como los pueblos indígenas que habitan en la zona. A través de un comunicado de prensa la Superintencia explicó que le requirió a la agencia información acerca de las soluciones que les dio a los consumidores que habían adquirido planes turísticos y no pudieron usarlos dadas las medidas derivadas de la emergencia decretada en Colombia.

El comunicado de la SIC agrega que en vista de que el plazo otorgado para atender el requerimiento venció y la agencia no emitió ninguna respuesta, se abrió la investigación. 


La agencia ofrece servicios de ecoturismo y pesca deportiva, especialmente a extranjeros. Foto: Sebastián Mora/PNN.

Alberto Mejía, dueño de la agencia de viajes Expeditions Fish Colombia S.A.S., dijo que no han sido notificados por la SIC, ni de forma virtual ni de forma física. "Creo que no ha habido un debido proceso, pareciera que se tratara de una persecución", comentó. 

Le sugerimos: Avistamiento de Jaguar en el Parque Nacional Natural El Tuparro

El directivo aclaró que los paquetes que la agencia les vendió a los turistas iniciaron en Puerto Carreño. "A esta capital llegaron ocho turistas (cinco de Estados Unidos y tres de Rusia) el 16 de marzo y regresaron a Bogotá el 20".

Agregó que "ellos llegaron a Bogotá y volaron luego por Satena sin ningún problema. Aquí (Puerto Carreño) los recibimos con funcionarios de la Secretaría de Salud, quienes los valoraron y luego los llevamos a hacer cuarentena en el campamento Garcitas que queda a más de 40 minutos del parque El Tuparro, lugar al que nunca entraron", aclaró. 


Este parque fue declarado en 1982 como Monumento Nacional y Zona Núcleo de la Reserva de la Biosfera. Foto: Sebastián Mora/PNN.

Mejía aseguró que en ningún momento los extranjeros tuvieron contacto con los indígenas de la zona y que el informe presentado fue hecho sin hablar con la comunidad de la zona para cerciorarse. "La empresa cumplió todos los protocolos de aislamiento y cuarentena que nos indicaron. Hemos intentado llamar el área jurídica de la SIC y no contestan", dijo Mejía, quien explicó que ya se puso en contacto con algunos abogados para determinar el paso a seguir. 

De otro lado, José Alberto Caribán, representante legal del resguardo Awia Tuparro, envió una carta manuscrita dirigia a autoridades competentes, en la que informa que desde el 14 de marzo salieron los turistas que estaban en el resguardo, debido a las restricciones que se establecieron para controlar la pandemia. "El 20 de marzo, a las 6:00 p.m., vino un helicóptero con un altavoz diciendo que se salieran los turistas, pero los turistas ya habían salido antes. La voz era de algunos funcionarios del Parque Nacional Natural El Tuparro", agrega la carta en uno de sus apartes.

Semana Sostenible se comunicó con Parques Nacionales Naturales de Colombia para conocer su versión, pero desde la entidad informaron que no se referirán sobre ese tema.