Un grupo de lugareños de la localidad de Raojan, en el sureste del país, encontraron los restos del delfín del río Ganges, de 1,5 metros, en el río Halda, informó Abdullah al Mamun, trabajador del departamento de Pesca. 

El animal había sido cortado desde el cuello hasta la cola y le habían extraído las capas de grasa, que suelen utilizarse para fabricar aceite para medicinas tradicionales, explicó el funcionario.


En Bangladesh está prohibido matar delfines del Ganges, una especie en peligro de extinción. Foto: @Twitter @ambienteradio1

Este es el segundo delfín hallado muerto en el mismo santuario, desde que el país impuso el confinamiento para frenar la propagación del nuevo coronavirus, señaló por su parte Manzoorul Kibria, coordinador del Laboratorio de Investigación del Río Halda (HRRL, por sus siglas en inglés).
En Bangladesh está prohibido matar delfines del Ganges, una especie en peligro de extinción incluido en la a Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza).

Según un funcionario local, que pidió no revelar su identidad, dijo que muchos ciudadanos aprovechan que la policía está ocupada controlando que la gente cumple con el confinamiento para rastrear el río Halda en busca de pesca. "Intentan ganarse la vida pescando ilegalmente", apuntó Yasin Nawaz, director del departamento forestal local.

Puede leer: Delfines se toman la bahía de Cartagena en épocas de cuarentena

El delfín del Ganges se encuentra en los ríos de Nepal, Bangladés e India y tiene una población de entre 1.200 y 1.800 individuos, según el Fondo Mundial para la Naturaleza. En el río Halda habría unos 170 delfines, según el HRRL.