Si bien el mundo está confinado por cuenta de la pandemia que lo azota, los fenómenos naturales generados como consecuencia del cambio climático no se detienen. El incremento en la temperatura se sigue registrando, los glaciares continúan derritiéndose y los desastres naturales como la erupción de volcanes, temblores, huracanes y tornados, no dan tregua. 

Los científicos alertan sobre las consecuencias que el calentamiento global ha tenido sobre la salud, la alimentación y el futuro de la humanidad. 

Petteri Talas, director de la Organización Metereológica Mundial (OMM), dijo que "si bien la covid-19 ha provocado una grave crisis económica y sanitaria de alcance internacional, el hecho de no hacer frente al cambio climático puede poner en jaque el bienestar de las personas, los ecosistemas y las economías durante siglos. Tenemos que aplanar la curva tanto de la pandemia como del cambio climático"

Para el jefe de esta agencia de las Naciones Unidas, se debe mostrar la misma determinación y unidad contra el cambio climático que contra el coronavirus. "Tenemos que actuar juntos en interés de la salud y la prosperidad de la humanidad, no solo durante las próximas semanas y meses, sino pensando en muchas generaciones futuras", afirmó. Según Noticias de la ONU, el directivo manifestó, además, que los fenómenos meteorológicos extremos han aumentado y no desaparecerán producto del coronavirus. 

Le recomendamos: Lecciones del coronavirus en tiempos de cambio climático

De acuerdo con los pronósticos de la OMM, el cambio climático se ha acelerado en la última década y en los próximos cinco años se producirá de nuevo un récord de temperatura promedio mundial. La concentración de CO2 registrada por las principales estaciones de observación mundial es aproximadamente un 26% mayor al valor de 1970, año en que se celebró por primera vez el Día de la Tierra. Por su parte, la temperatura se ha incrementado 0,86 °C desde ese momento y 1,1 °C desde la era preindustrial.

El calentamiento global es una de las principales preocupaciones de los científicos.

Según las predicciones de la agencia de la ONU, para 2024 es probable que se produzcan nuevos aumentos de la temperatura mundial, en particular en las regiones de latitudes altas y en las zonas terrestres, y que el calentamiento oceánico sea más lento, en especial en el Atlántico Norte y en el océano austral.

No se puede dejar de lado la amergencia climática

Ante esta realidad y frente a la pandemia que hoy enfrenta el mundo, la ONU insiste en que no se puede perder el norte y quedarse haciéndole frente solo a esta problemática sanitaria dejando de lado el cambio climático.

"La biodiversidad está en un pronunciado declive, y las perturbaciones del clima se están acercando a un punto de no retorno”, advirtió el secretario general de la ONU, António Guterres en su mensaje del Día de la Tierra. Tanto para él, como para el jefe de la OMM, "se debe actuar con decisión para proteger al planeta tanto del coronavirus como de la amenaza existencial del cambio climático".

Tienen claro que si bien la pandemia ha generado una reducción transitoria de 6% en las emisiones de gases de efecto invernadero, esto no sustituye una acción climática continuada. 

Le sugerimos: Calentamiento global no se resolverá por el coronavirus, dice secretario de la ONU

Los funcionarios consideran que la pandemia lo que hace es dificultar, por ejemplo, el reto que conlleva la evacuación de las personas para protegerlas de los ciclones tropicales, como ocurrió con Harold, el huracán de categoría 5 que azotó el Pacífico Sur. "Corremos el riesgo de que los sistemas de salud saturados no puedan hacer frente a una carga adicional de pacientes debida, por ejemplo, a olas de calor”, señaló Talas, quien les pidió a los gobiernos redoblar sus esfuerzos para fortalecer los sistemas de alerta y así poder afrontar múltiples riesgos.

Para finales de 2020, las emisiones globales de carbono deben haber disminuido 7,6% y continuar bajando en esa misma proporción cada año durante la próxima década para que se logre mantener el calentamiento global por debajo de 1,5°C a fines de siglo, según el Informe sobre la Brecha de Emisiones 2019 del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.